Brasil: Lecciones del déficit cero

161

Jeferson Miola

Cuando se presentó, la propuesta de déficit cero para el presupuesto 2024 se peleó fuertemente dentro y fuera del gobierno. La ministra Simone Tebet y el presidente Lula entendieron que a pesar de servir de calmante para el dios del mercado, la propuesta sería poco realista y arriesgada para el gobierno.

En el debate público, muchas voces también cuestionaron el objetivo del ministro Fernando Haddad. Advirtieron que podría convertirse en una trampa, dejando al gobierno obligado a practicar una severa austeridad, con recortes del gasto social y las inversiones esenciales.

Con el agravante de que esto sucede en el año de las elecciones municipales más relevantes y decisivas de la historia de Brasil para enfrentar el fascismo y la extrema derecha. A pesar de la contrariedad del propio Presidente de la República, prevaleció el objetivo defendido por el ministro de Hacienda.

Haddad tenía como uno de los presupuestos para sostener su posición, la expectativa -al menos dudosa-, de que la Cámara eliminaría en gran medida los “drenajes fiscales” ampliados con el golpe de 2016. Se trata de beneficios fiscales para que un puñado de personas y familias ricas, así como grandes corporaciones económicas y conglomerados, indecentemente se apropien de cientos de miles de millones de dólares de presupuesto público año tras año.

Una rutina laica de saqueo que no se cambiará sin un cambio en la correlación de fuerzas en el Congreso. El simulacro de tasación de millonarios y multimillonarios por la Cámara debe haber deshecho la ilusión de Haddad de contener lo que él llama “erosión tributaria”.

Después de que Lula cumpliera con los números del Tesoro que confirman la imposibilidad de cero el déficit para 2024, reaccionó [27/10]: No estableceré una meta que me exija comenzar el año recortando miles de millones en las obras que son prioritarias para este país. Agregó: “Y si Brasil tiene un déficit de 0,5%, de 0,25%, qué es lo que sucede? – Nada”.

Lula da Silva predice un 2024 difícil para la economía mientras los brasileños se hunden en las deudas - InfobaeHaddad se niega a cambiar de rumbo a pesar de que conoce el irrealismo de su objetivo. “Mi objetivo está establecido. No he cambiado de opinión, sigo con la misma idea, porque creo que será la mejor para el país. Ahora necesito apoyo político”, dijo.

Es importante destacar el énfasis de Haddad en el uso repetido en primera persona del   singular “mi meta”, no la meta del gobierno; “no cambié de idea, continúo con la misma idea porque creo que será lo mejor para el país ” (y no el gobierno de Lula), ahora necesito apoyo político”, dijo.

El Gobierno proyecta ahora un déficit del 0,5%. Con esto, se desviará de la trampa creada por un dogma neoliberal que no es obedecido por ningún país del G20. La prensa informa, sin embargo, que el cambio aún no tiene la firma de Haddad.

Cambiando la política fiscal que enyesaría a su gobierno en medio del año electoral, Lula anticipó para el presente las críticas, ataques y daños políticos que lo desgastarían durante las elecciones.

Esta crisis será muy fructífera si, además de evitar la trampa del déficit cero, el gobierno también supiera cómo extraer lecciones sobre los límites de su proceso de toma de decisiones -aislada, con baja capacidad de escucha externa y la opción por el no enfrentamientos conflictivos, incluso en temas cruciales para la gobernanza y la democracia como las finanzas, el ejército y otras cuestiones.

Regresando 11 meses en el tiempo para volver al período de transición, es posible recordar las decisiones equivocadas que condujeron al actual estancamiento del gobierno.Lula rechaza recortes en obras públicas y advierte que el 2024 será "difícil" para Brasil

En la campaña, Lula anunció la revocación del techo de gasto. Con el estallido del techo en casi 800 mil millones de reales para el desastroso gobierno fascista-militar, los neoliberales perdieron legitimidad y credibilidad para imponer cualquier sustituto fiscal.

Sin embargo, en la discusión del PEC de la Transición el gobierno elegido inexplicablemente se comprometió a presentar para agosto de 2023 una propuesta para un nuevo anclaje de impuestos, incluso sin necesidad y desperdiciando la enorme autoridad que le daba la victoria de Lula el 30 de octubre.

En ese momento [noviembre de 2022], el gobierno no escuchó advertencias importantes. El senador Renan Calheiros, por ejemplo, recomendó que, en lugar del PEC, Lula enviara al Congreso una Medida Provisional el primer día de su mandato. Así, evitaría convertirse en rehén de la extorsión encabezada por Arthur Lira.

Sin embargo, el gobierno eligió de nuevo un camino contraproducente y contradictorio para sus propios intereses. Desmantelar la trampa del déficit cero es fundamental para el gobierno de Lula, principalmente ante las elecciones municipales del próximo año. Este episodio también trae otras lecciones que necesitan ser aprendidas.

*Miembro del Instituto de Debates, Estudios y Alternativas de Porto Alegre (Idea), fue coordinador ejecutivo del V Foro Social Mundial. Colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)