Desigualdad: el camino medio

248

Michael Roberts

La semana pasada asistí al lanzamiento de un libro en la London School of Economics de Liam Byrne, un diputado laborista “blairita”, que ha escrito el libro, Desigualdad de riqueza. Byrne fue un incondicional de los gobiernos laboristas de Blair y Brown en el Reino Unido y se hizo famoso por su broma cuando entregó su informe de gestión en el ministerio de finanzas del gobierno del Reino Unido a los conservadores que habían ganado en 2010 con una nota que decía que “Me temo que no hay dinero”. (ho, ho). Ex empresario tecnológico, Byrne ahora dirige el Comité Selecto de Negocios del parlamento del Reino Unido y probablemente estará en el Gabinete Laborista si el Partido Laborista gana las elecciones a finales de este año.
Byrne considera que la misión social del partido laborista del Reino Unido es luchar por la “igualdad” y la “justicia”, no por ninguna transformación radical de la estructura económica de la economía capitalista, es decir, el socialismo. En este sentido, representa el ala “moderada” del partido, o se podría decir, el actual ala procapitalista dominante.Desigualdad económica en el mundo: consecuencias y mucho por hacer | Ingredientes que SumanEn su misión declarada a favor de la igualdad, nos habla en su libro sobre los impactantes niveles de desigualdad de riqueza (e ingresos) que existen en la Gran Bretaña moderna.

 

Byrne nos presenta muchos datos sobre la desigualdad, algunos de los cuales son confusos e incorrectos, pero no importa, se debe hacer algo, porque “la desigualdad de la riqueza está toxificando nuestra política y nuestra sociedad”. Está destruyendo nuestra economía, y está a punto de empeorar 10 veces”. La sensación es, señala, como la de los últimos días de Roma. “La riqueza promedio de un aristócrata romano era aproximadamente un millón y medio de veces la del ingreso promedio del ciudadano romano. Pero en la lista de ricos del último Sunday Times, la riqueza de los hermanos Hinduja [multimillonarios nacidos en la India y con sede en Londres] fue de aproximadamente 1,2 millones de ganancias promedio en nuestro país”. 

Le preocupan los planes de evasión fiscal de los ricos. “Está mal que alguien que [gracias a las ganancias de capital en las inversiones, así como a su salario] gana 2 millones de libras esterlinas al año, como Rishi Sunak (actual primer ministro del Reino Unido), esté pagando la mitad de la tasa de impuestos que un catedrático“, aunque tiene pocas esperanzas de que un gobierno laborista haga algo al respecto si llega al gobierno a finales de este año.

Cree que la desigualdad va a empeorar. Los “baby boomers” están a punto de morir y cinco billones y medio de libras de riqueza se van a transferir de una generación a otra. “Algunas personas van a heredar millones y otras van a heredar facturas de cuidados. La generación Z está a punto de convertirse en la generación más desigual en medio siglo, y seríamos ingenuos si pensáramos que no va a tener consecuencias políticas. La desigualdad de riqueza está en el corazón del nuevo populismo”. Y el populismo es muy preocupante para Byrne, ya que amenaza la democracia. La creciente desigualdad amenaza con causar una ruptura del orden democrático existente.

En el lanzamiento de la LSE, Byrne dijo que su objetivo era encontrar “un camino medio” para rectificar las cosas, entre la opinión de que no se puede hacer nada y la opinión de que se necesita una transformación revolucionaria de la estructura económica, que el electorado no aceptaría. ¿Cuáles son sus políticas para su “camino medio” hacia una mayor igualdad? Lo que queremos, dijo Byrne, es una “democracia de propietarios de riqueza“, una frase que recuerda la “democracia propietaria” de Thatcher, que en realidad inició el fuerte aumento de la desigualdad en el Reino Unido en la década de 1980. La frase también se hace eco de la posición del actual líder laborista, Keir Starmer, que se compromete a hacer del Partido Laborista “el partido de los propietarios de vivienda”.

En el Reino Unido, el 65 % son propietarios de viviendas y un 38 % tiene hipotecas. Parece que ya tenemos una democracia propietaria que no ha llevado a una reducción de la desigualdad extrema. Sin embargo, aparentemente la respuesta a la reducción de la desigualdad de riqueza es que todos obtengan un hogar que puedan llamar suyo. Como dice el “intelectual” conservador, David Willetts: “Hay un mito de que de alguna manera los jóvenes no son ambiciosos. Si nos fijamos en las ambiciones de las personas, quieren ser dueños de su propia casa, tener un trabajo decente con un salario decente y poder permitirse el lujo de criar a sus hijos, los jóvenes no son marxistas”.

El objetivo de Byrne es que todo el mundo debería subir socialmente y ser dueño de su propia casa (presumiblemente con una hipoteca) y también tener algunos ahorros para invertir en su jubilación. Para hacer eso, el gobierno debe dar a cada joven 10.000 libras esterlinas para comenzar sus carreras; el gobierno debe establecer un fondo soberano para acumular fondos (para qué Byrne no explicó); y debería haber impuestos más justos: por ejemplo, los ingresos de las ganancias de capital deben gravarse con la misma tasa que los ingresos del trabajo. Byrne incluso coquetea con la idea de un impuesto sobre la riqueza para los muy ricos que ingresar miles de millones para la economía y para la redistribución. Pero eso es básicamente todo. Además, todas estas medidas “radicales” para reducir la desigualdad de la riqueza tendrían que introducirse lentamente en “tres legislaturas” (¡15 años!), ¡para que el electorado se acostumbrara gradualmente a estas políticas!

La abarrotada audiencia del LSE junto con los compañeros intervinientes de Byrne (un profesor de sociología y alguien del Rowntree Trust, un instituto de investigación contra la pobreza) no tuvieron ninguna crítica que hacer al programa de Byrne. Así que déjenme hacer unas cuantas.

De lo que Byrne nunca habló es por qué hay tanta desigualdad de riqueza e ingresos en el Reino Unido y en todos los demás países del mundo. ¿Por qué los ricos son ricos y por qué los pobres son pobres? Seguramente, hay algo endémico en las economías capitalistas que explica esta desigualdad permanente. En varias publicaciones y artículos, he discutido las causas subyacentes de la desigualdad; Byrne no lo hace, solo está ahí y es impactante y tenemos que hacer algo al respecto antes de que exploten las revueltas.

Pero ese es el problema político. Si la desigualdad es endémica en el capitalismo, entonces lo que se necesita son políticas antes de la redistribución. No se trata de redistribuir la riqueza excesiva de los ricos al resto a través de los impuestos y/o cerrar los agujeros de la evasión y los paraísos fiscales, etc. Eso podría ayudar un poco, pero las fuerzas subyacente que generan la desigualdad permanecerían intactas. Se necesitan políticas de predistribución. Byrne abogó por una solo: mejores trabajos con mejor salario para los que están en la parte de abajo. No explicó cómo se iba a lograr eso dado el estado de la economía del Reino Unido (y otras economías capitalistas). También pareció sugerir aumentar el nivel mínimo de la seguridad social para sacar a las personas de la pobreza; de nuevo, no se explicó cómo se iba a implementar.

Byrne señaló la disparidad de riqueza entre Londres y las regiones. El último informe del “Estado del norte” de la IPPR Norte encontró que “mientras que la riqueza promedio por persona de Inglaterra creció de alrededor de 226.300 libras esterlinas en 2010 a 290.800 libras esterlinas para 2020, las desigualdades regionales en la riqueza se han ampliado. Por ejemplo, la brecha per cápita entre la riqueza promedio por persona en Inglaterra en general y el Norte se situó en 71.000 libras esterlinas en 2020, casi el doble de la brecha en 2010, alrededor de 37.300 libras esterlinas (ONS 2022a a los precios de 2023). La brecha entre los niveles de riqueza en el norte y las Midlands, y el resto de Inglaterra, está creciendo. En general, en Inglaterra, el 10 por ciento más rico tiene casi la mitad de toda la riqueza. Casi la mitad de la riqueza se encuentra en el sur, donde reside el 40 por ciento de la población, frente a una quinta parte de la riqueza que se encuentra en el norte, donde vive alrededor del 30 por ciento de la población, y el resto en Londres y las Midlands”.

Está claro por qué. Los ricos viven en Londres y en el sur en su mayoría, los medios de producción y financiación más importantes tienen su sede en Londres, y los mejores trabajos que mejor pagan están en Londres. ¿Cuál es la respuesta de Byrne a esto? Dale a los alcaldes regionales más dinero para gastar, quitandole fondos centrales a Londres. Esto resolvería poco, ¡especialmente teniendo en cuenta que algunos de los distritos más pobres de Inglaterra están en Londres!

El punto es que las políticas posteriores a la distribución sirven poco para cambiar la desigualdad subyacente a los ingresos y la riqueza. Eso requeriría un cambio radical en la propiedad y el control de esa riqueza, es decir, la propiedad pública de los bancos y las grandes empresas y la inversión pública dirigida a la necesidad social, no a las ganancias. Pero tales políticas son un anatema para aquellos como Byrne, que buscan el “camino medio”.

Eso también se aplica a políticas como un impuesto sobre el patrimonio o un impuesto mínimo sobre las ganancias corporativas, políticas fuertemente defendidas por los principales economistas de la desigualdad (Thoman Piketty, Emmanuel Saez y Gabriel Zucman) con sede en el Laboratorio de Desigualdad de París. Gabriel Zucman y sus colegas han proporcionado datos de enorme valor sobre la escala de la desigualdad a nivel mundial entre los países y dentro de los países. Zucman es un destacado activista a favor de reducir la desigualdad a nivel mundial.

La semana pasada, fue invitado por la reunión de ministros de finanzas del G20 organizada por Brasil para defender un impuesto mínimo coordinado a los súper ricos. Zucman se dirigió a los ministros y calculó que “había un fuerte apoyo a la idea de que necesitamos nuevas formas de cooperación para gravar a los súper ricos, aumentar la progresividad fiscal y luchar contra la desigualdad. Esto en sí mismo es un desarrollo histórico, durante demasiado tiempo estos problemas han sido ignorados”. Los ministros del G20 encargaron a Zucman que diseñara medidas políticas detalladas para gravar a los súper ricos. Pero, ¿cuáles son las posibilidades de que esto se implemente a través de la cooperación global? Como dijo Zucman: “puede llevar años implementar esas medidas a los súper ricos. Pero nuestro interés colectivo es actuar rápido, porque lo que está en juego no es solo el futuro de la desigualdad global, sino el futuro de la globalización y el futuro de la democracia”.

No estoy atacando los esfuerzos genuinos de Zucman y otros para encontrar formas de reducir la desigualdad. Y el reciente ataque a su análisis de la creciente desigualdad de ingresos en los EEUU por parte de algunos economistas del gobierno de los EEUU ha demostrado ser falso. Pero, ¿alguna vez será adecuada dicha redistribución, incluso si se implementa? ¿Y no se “flexibizarán” tales políticas para dar cabida a los intereses creados (de los ricos) hasta el punto de que sirvan de poco para reducir la desigualdad?

En los últimos 80 años, la desigualdad de ingresos y riqueza en las principales economías no ha hecho más que empeorar.

El Informe Mundial de Desigualdad (WIR) muestra que el mundo se ha vuelto más desigual en riqueza en los últimos 40 años. En 2021, “después de tres décadas de globalización comercial y financiera, las desigualdades globales siguen siendo extremadamente pronunciadas… casi tan grandes hoy como lo fueron en el apogeo del imperialismo occidental a principios del siglo XX”. La concentración global de la riqueza personal es extrema. Según el WIR, el 10 % más rico de los adultos del mundo posee alrededor del 60-80% de la riqueza, mientras que la mitad más pobre tiene menos del 5 %. Según el informe de riqueza global de UBS, el 1 % de todos los adultos en el mundo posee el 44,5 % de toda la riqueza personal, mientras que más del 52 % solo tiene el 1,2 %. El 1 % es de 59 millones, mientras que el 52 % es de 2,9 mil millones.

Si eres dueño de una propiedad para vivir y, después de contraer una deuda hipotecaria, todavía tienes más de 100.000 dólares en activos netos, estás entre el 10% más rico de todos los adultos del mundo. Eso se debe a que la mayoría de los adultos en el mundo no tienen riqueza en absoluto. Y aparte del fenomenal ascenso de China, la riqueza personal y el poder permanecen en el rico bloque de América del Norte, Europa y Japón con añadidos de Australia. Este bloque manda sobre el comercio, el PIB, las finanzas y la tecnología y tiene casi toda la riqueza personal.

En el siglo XXI, la desigualdad de riqueza ha aumentado significativamente. De hecho, la riqueza de las 50 personas más ricas de la tierra aumentó un 9 % al año entre 1995 y 2021, y la riqueza de las 500 personas más ricas aumentó un 7 % al año. La riqueza promedio creció menos de la mitad de esa tasa, con un 3,2 % durante el mismo período. Desde 1995, el 1 % superior se apropió del 38 % de toda la riqueza global adicional en los últimos 25 años, mientras que el 50 % inferior obtuvo solo el 2 % de ella. El aumento del llamado grupo de ingresos de clase media en el siguiente gráfico se debe principalmente a la reducción de los niveles de pobreza en China. El 0,01 % superior de los adultos aumentó su participación en la riqueza personal del 7,5 % en 1995 al 11 % ahora. Y la población multimillonaria aumentó su participación del 1 % al 3,5 %.

Tony Atkinson fue el padre fundador de la investigación moderna sobre la desigualdad, alguien que claramente debería haber recibido un premio Nobel (Riksbank) en economía antes de morir. En un discurso, ¿A dónde se dirige la desigualdad?”, Atkinson señaló que los mayores aumentos de la desigualdad tuvieron lugar antes de que la globalización y la revolución de la automatización se pusieran en marcha en la década de 1990.

Atkinson fijó las causas de la desigualdad en dos. La primera era la fuerte caída en el impuesto directo sobre la renta para los que más ganan bajo las políticas gubernamentales neoliberales a partir de la década de 1980. Pero la segunda era el fuerte aumento de los ingresos de capital (es decir, los ingresos generados por la propiedad del capital en lugar de la venta de la fuerza de trabajo). La creciente participación en los beneficios en la producción del sector capitalista que la mayoría de las economías de la OCDE generaron desde la década de 1980 se tradujo en mayores dividendos, intereses y rentas para el 1-5% superior, que generalmente posee los medios de producción.

La obscena distribución de la riqueza en Estados Unidos – RebelionPiketty, Saez y Zucman, en su último documento sobre la desigualdad de ingresos en EEUU, encuentran que “el estancamiento de los ingresos de los hogares en el 50 por ciento inferior es particularmente notable dado el crecimiento de los que están en el 1 por ciento superior. En 1980, la mitad inferior recibió alrededor del 20 por ciento de los ingresos nacionales; para 2014, su participación había disminuido al 12 por ciento. Para el 1 por ciento superior, el panorama es exactamente lo contrario: en 1980, recibieron el 12 por ciento de la renta nacional; en 2014, recibieron el 20 por ciento”. Y concluyen: “Dados los cambios masivos en la distribución antes de impuestos de los ingresos nacionales desde 1980, hay límites claros a lo que las políticas redistributivas pueden lograr”.

Así es. Marx consideró que cualquier distribución de ingresos y riqueza era solo una consecuencia de la propiedad de la producción. El modo de producción capitalista se basa en el hecho de que las condiciones materiales de producción están en manos de los no trabajadores en forma de propiedad de capital y tierra, mientras que las masas son solo propietarias de su condición personal de producción, como fuerza de trabajo. Los capitalistas acumulan ganancias como capital.

Como ha dicho Ian Wright: “Las empresas ejercen una distribución siguiendo el poder de una ley que se rige por el tamaño. Y el capital se concentra de la misma manera. Un gran número de pequeños capitales explotan a un pequeño grupo de trabajadores, y un pequeño número de grandes capitales explotan a un gran grupo de trabajadores. Las ganancias son más o menos proporcionales al número de trabajadores empleados. Por lo tanto, los ingresos capitalistas también siguen una ley de poder. Cuantos más trabajadores explotes, más beneficios obtienes. Cuantos más beneficios obtengas, más trabajadores puedes explotar”. Esta es la razón del aumento de la desigualdad: la falta de controles sobre la acumulación de capital. Wright lo resume: “la arquitectura social fundamental del capitalismo es la principal causa de la desigualdad económica. No podemos tener capitalismo sin desigualdad: es una consecuencia ineludible y necesaria de las reglas económicas en juego”.

* Habitual colaborador de Sin Permiso, es un economista marxista británico, que ha trabajado 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.