¿Quiénes son los dueños de Argentina? Radiografía de la “casta” empresarial

399

La Izquierda Diario

En los últimos años, los empresarios aumentaron su porción en el reparto de la riqueza producida y lograron apropiar gran parte de las “ganancias” de la inflación. La contracara fue la caída de la participación del salario de los trabajadores. Así, bajo los gobiernos de Cambiemos y del FdT hubo una transferencia millonaria desde los bolsillos de la clase trabajadora a los de las grandes patronales. ¿Quiénes son los dueños del país? Detalle de la cúpula empresarial. La Izquierda Diario conversó con Martín Schorr (Conicet), Pablo Manzanelli (Cifra), Martín Epstein (CEPA) y Christian Castillo (PTS-FITU).

Al compás de la inflación y de una economía estancada, en los últimos años hubo un incremento de la desigualdad. La transferencia de ingresos desde los asalariados al gran capital fue de U$S 70.000 millones durante el actual gobierno del Frente de Todos, más otros U$S 31.000 millones transferidos durante el macrismo (Centro Cifra).

Héctor Magnetto. Foto: Matías Baglietto.

El estudio del comportamiento de los grupos económicos locales o extranjeros es de suma importancia para pensar los problemas actuales. Son fracciones preponderantes dentro de la cúpula empresarial; “su lógica de acumulación” condiciona el “rumbo y la fisonomía estructural de la economía argentina”, como señalan Manzanelli y Basualdo en Los sectores dominantes en la Argentina. ¿Quiénes son los dueños del país? Los jefes de la “casta política”.

Una de las cuestiones que atraviesa el debate político nacional es a quién apoya el poder económico. Este tema también lo abordamos en este especial.

La Izquierda Diario conversó sobre el contexto actual con Martín Schorr, Dr. en Ciencias Sociales e investigador del Conicet, Pablo Manzanelli, Doctor en Ciencias Sociales (UBA), Magíster en Economía Política (FLACSO) e investigador del Conicet, Martín Epstein, politólogo y analista económico, miembro del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) y el recién electo Diputado Nacional del PTS-FITU, sociólogo y docente universitario, Christian Castillo.

Las empresas de peso pesado

En Argentina las 500 empresas más grandes generan el 16 % del PBI, según la última Encuesta Nacional a Grandes Empresas (ENGE) de 2021 del Indec. Apenas 20 compañías controlan el 59,3% del total de las exportaciones que realizan dichas 500 grandes empresas. Tienen un peso decisivo sobre la economía nacional, y un enorme poder de veto sobre los gobiernos.

Según Martín Epstein (CEPA), las 16 familias argentinas más ricas “operan en posiciones estratégicas en cada sector de actividad, lo que les otorga el manejo de los precios del mercado interno y les permite una mayor capacidad de apropiación de la renta.”

La composición por cantidad de la cúpula empresaria (500 grandes empresas) según actividad principal es la siguiente: minas y canteras (41), industria manufacturera (286), electricidad, gas, agua, residuos y saneamiento (46), construcción (11), comercio (37), transporte, correo y almacenamiento (27), servicios de información y comunicaciones (23), otras actividades (29). Es importante destacar que de las 500 grandes empresas 100 corresponden a empresas industriales de alimentos y bebidas, un 22 %.

Horacio Rodríguez Larreta y Luis Pagani, presidente del grupo Arcor.
Horacio Rodríguez Larreta y Luis Pagani, presidente del grupo Arcor.

 Dentro de esta cúpula, hay alrededor de 10 empresas multinacionales y locales que controlan el agronegocio, la principal fuente de generación de divisas del país. Ellas son: Cargill (EEUU), ADM-Agro (EEUU), Bunge (EEUU), Cofco (China), Viterra (Canadá), Molinos (Argentina), ACA (Argentina), AGD (Argentina).

Entre las grandes firmas que operan en el país, tiene un gran el peso el capital extranjero. Estas controlan el 61 % de las principales empresas, el 83% de las exportaciones y el 88% de las ganancias del panel; producto de un proceso de extranjerización en la cúpula empresaria, que cobró impulso durante los años 90 y siguió avanzando hasta nuestros días. El capital de origen local se ubica como socio menor de multinacionales en el reparto de los negocios. Entre 2015 y 2021, último dato disponible (ENGE), la cúpula de las firmas más grandes multiplicó por diez sus activos y sus patrimonios.

Negocios concentrado en pocas manos privadas

En un contexto de elevada inflación hay una carrera entre las patronales por preservar los márgenes de rentabilidad, y son los grupos económicos que cuentan con mayor concentración en la producción y comercialización de las mercancías quienes cuentan con más espalda para ganar. Ellos tienen capacidad de incidir en la fijación de los precios y sacar así ventajas. La concentración en las esferas de la producción y comercialización es un factor que amplifica el aumento acelerado de precios que se observa en los últimos años. Pablo Manzanelli y Martín Schorr, alertan sobre el peso de la concentración económica en la industria que se profundizó en la posconvertibilidad, y que aprovechan su capacidad para fijar precios al interior de las cadenas productivas.

En el libro Los sectores dominantes en la Argentina de Eduardo Basualdo y Pablo Manzanelli analizan el nivel de concentración considerando el grupo económico como unidad económica. Bajo este análisis en 2018 detallan 28 grupos económicos. Los primeros cinco grupos económicos concentran el 48,7% de las ventas, y los 10 primeros grupos concentran el 71,7% de la facturación de los grupos que integran la cúpula.

Imagen: Micaela Medina. En tanto en el documento de trabajo de Flacso “Régimen de alta inflación, oligopolios y grupos económicos” de Manzanelli, P. y Amoretti, L. se detalla el predominio de los grupos económicos locales y conglomerados extranjeros. Entre las 37 ramas altamente concentradas que se clasificaron a partir de los precios mayoristas se identificaron ocho que tienen esa condición: 1) la industria aceitera (Aceitera General Deheza, Molinos Agro y Renova, Louis Dreyfus y Bunge); 2) la industria del azúcar con el predominio del grupo Ledesma; 3) la industria de chocolate y golosinas (grupo Arcor y Mondelez (ex Kraft Foods)); 4) la industria del tabaco (Nobleza Piccardo y Massalin Particulares); 5) la industria de cubiertas de caucho (grupo local Madanes (FATE) y el conglomerado Pirelli); 6) la industria siderúrgica (Grupo Techint y Acindar); 7) la del aluminio (Aluar del grupo Madanes); 8) la industria de equipos y aparatos de radio y televisión (BGH, Newsan, Electronic System, Mirgor, etc.).
Los autores sostienen que considerando el promedio ponderado de estas ocho ramas se advierte que el aumento de sus precios mayoristas (204,5%) fue superior al promedio de las ramas altamente concentradas (197,8%) en 3,4% entre el tercer trimestre de 2020 y el mismo período de 2022, y también mayor a los precios mayoristas general (180,2%) y los precios minoristas (169,8%).

Alfredo Coto, saliendo de la Casa Rosada. Foto: Matías Baglietto.
Alfredo Coto, saliendo de la Casa Rosada. Foto: Matías Baglietto.

 Que la tortilla se vuelva

En este sistema la casta empresarial se nutre del robo del trabajo humano para garantizar sus ganancias. Son los trabajadores los creadores de la riqueza social, y los capitalistas los que se apropian de la parte de ese valor no remunerado al obrero, la “plusvalía”. El secreto de la ganancia del capital es que sólo pagan al trabajador una parte del valor total generado en la jornada laboral, aquella que equivale a la cantidad de tiempo de trabajo que necesita para reproducir su vida. Estas horas trabajadas por encima de la cantidad necesaria para producir el equivalente a su salario, son apropiadas por el patrón, sin dar nada a cambio.

El informe Generación del ingreso (Indec) muestra cómo se distribuye la riqueza producida en el país. Los últimos datos indican que en el II trimestre de 2023 el Excedente de Explotación Bruto (EEB) -que es una aproximación a la masa de ganancia de las empresas- explicó el 45,4 % del valor agregado bruto. Mientras la Remuneración al Trabajo Asalariado (RTA) explicó el 44,6 % . La torta de la riqueza se completa con un 12,8 % explicado por el Ingreso Mixto Bruto (IMB), relacionado a los ingresos de los no asalariados y cuentapropistas, subió y explicó el 12,6 % del total. Otros impuestos netos de subsidios a la producción explican la diferencia (-2,8 %) para llegar al 100 %.

En la comparación con igual trimestre de 2016, año de comienzo de la serie, se comprueba que los empresarios aumentaron su porción de la torta en 1,2 puntos porcentuales (p.p.); mientras la tajada de los trabajadores tuvo un notable retroceso de 3,8 p.p. Es decir, entre el macrismo y el frentetodismo (de Alberto, Cristina y Massa) la transferencia de ingresos entre el trabajo y el capital fue abrumadoramente a favor de los capitalistas. La suma estimada por un informe del Centro Cifra-CTA asciende a U$S 101 mil millones.

“Por acción u omisión la política económica del Frente de Todos tendió a favorecer los intereses de los grupos económicos locales sobre los de los sectores populares”, sostiene Pablo Manzanelli. Y agrega que en este contexto inflacionario al no haberse dado un “salto de productividad por incorporación de tecnología en estos años, es muy probable que el principal elemento de la recomposición de las ganancias de las grandes firmas tenga que ver con la transferencia de ingresos que obtienen de la puja distributiva.”

La puja entre capital y trabajo es una constante. El informe Desigualdad Global 2022 sostiene que fue a partir de 2010 cuando se registró un aumento de la participación del 10% más rico del país sobre el total generado, explicado por el contexto de caída generalizada de los salarios.

Vista aérea de la villa 31. Foto: Matías Baglietto.
Vista aérea de la villa 31. Foto: Matías Baglietto.

No es casualidad que el fenómeno estructural de trabajadores pobres -tener un empleo con derechos no garantiza superar el umbral de pobreza- comienza a desarrollarse en aquellos años. Según señala el especialista Luis Campos (Observatorio de Derecho Social de la CTA) “estas tensiones del mercado de trabajo se venían viviendo muy claras, incipientemente, pero muy claras desde el 2012 en el segundo mandato de Kirchner.”

El salario real de los trabajadores informales cayó un 44% con el macrismo y el Frente de Todos (agosto de 2023 respecto a octubre de 2016). Mientras el de los trabajadores privados registrados consolidó una caída de 22,2% y el sector público registrado se hundió un 25,3%, en ambos casos el periodo corresponde al mes de agosto 2023 respecto a octubre de 2015.

En consonancia con lo que sucedió a nivel mundial, durante la pandemia se profundizó la desigualdad. En 2020 la fortuna de las 16 familias más ricas del país se incrementó en un 6,3%, y en 2021 el promedio fue del 22,4%, así lo estimó un informe del Centro CEPA.

Este selecto grupo de mega ricos está compuesto por las familias: Belocopitt, Blaquier, Braun, Brito, Bulgheroni, Caputo, Cavazzani, Cherñajovsky, Coto, Eurnekian, Madanes Quintanilla, Noble-Magnetto, Pagani, Pierri, Rocca y Edith Rodríguez. El informe estima que el valor de sus patrimonios comerciales asciende a más de U$S 36.000 millones.

Paolo Rocca y Sergio Massa
Paolo Rocca y Sergio Massa

La megadevaluación superior al 300 % como salida a la crisis de 2001, hundió categóricamente los salarios. Sobre esta base se generaron las condiciones para una recuperación de la rentabilidad empresarial no vista en décadas, superando los resultados obtenidos en la dictadura y en los noventa. Sin embargo, de la mano de los gobiernos de turno, este incremento inaudito de la rentabilidad no se tradujo en un aumento cualitativo de la tasa de inversión ni en un cambio estructural de la economía.

Los jefes de la casta

Javier Milei y Eduardo Eurnekian. Foto: Federico López Claro/ Clarin
Javier Milei y Eduardo Eurnekian.

“Hay que seguir explorando y reconociendo nuestros recursos para ponerlos en valor”, declaraba Eduardo Eurnekian días atrás.

Entre el fin de la grieta y la profundización del consenso extractivista, pendula el destino económico, social y político del país. La cúpula empresarial corre detrás de este nuevo ciclo de negocios; dentro de los zares del petróleo se encuentran jugadores locales de peso como Rocca, Mindlin, Bulgheroni y Eurnekian.

La Casa Rosada y el letrero de Pampa Energía. Foto: Matías Baglietto.
La Casa Rosada y el letrero de Pampa Energía

Por el lado de la megaminería de litio, fondos como Blackrock, Vanguard Group inc., Global X Management Co, Morgan Stanley son parte de la minera Livent, que opera en Catamarca. Todos ellos poseen bonos de deuda argentina. Mientras los bancos HSBC, Citicorp y BNP Paribas están ligados a este sector por ser accionistas de Sales de Jujuy (empresa minera constituida por Alkem y Toyota Tsusho Corporation).

Para “la concreción ´exitosa´ de ese modelo hay que avanzar todavía más sobre las condiciones de vida y los ingresos de las mayorías populares”, advierte Martín Schorr. Aquí subyace una nueva incógnita o límite, ¿cuánto más se puede ajustar al pueblo trabajador sin encender la mecha?

Milei o Massa, ¿a quiénes votan los dueños del país? Un sector de ellos fogoneó las ideas derechistas reaccionarias del libertariano Javier Milei, que llegó a instalar a la dolarización como solución frente a la escalada inflacionaria. Dolarizar en un país sin dólares, desataría una hiperinflación y megadevaluación que dinamitaría los salarios.

Al respecto el docente universitario y diputado electo por el PTS-FITU, Christian Castillo, resalta que “el conjunto de la clase dominante alentó inicialmente la irrupción de Milei para hacer girar a la derecha la agenda política. Es sabido que su primer patrocinador fue Eduardo Eurnekian, que era su empleador y el conjunto del sistema mediático lo cortejó durante cuatro o cinco años.”

Frente a un Milei golpeado por resultado de las generales, muchos sectores del círculo rojo como empresas pertenecientes a la Copal (grandes alimenticias), banqueros multinacionales, y de la construcción, volvieron al diálogo con Massa. Incluso los Grobo han declarado su apoyo al ministro-candidato, luego de los múltiples beneficios obtenidos con los programas de incremento exportador (dólar soja).

El diputado de izquierda sostiene que este apoyo se debe a dos motivos centrales. El primero, es que la dolarización podría perjudicar a la gran burguesía local, al bajar el precio de sus activos luego de la híper devaluación que implicaría dolarizar. “El segundo, por una cuestión de gobernabilidad. Si Milei gana lo haría con poco peso institucional y temen que desate protestas populares masivas si aplica sus planes”, señala Castillo.Debate presidencial 2023. Foto: Matías Baglietto.

El peronismo gobernante deja 40 % de pobreza, 140 % de inflación interanual, trabajadores pobres, reservas negativas y una devaluación en carpeta. El poder político y el poder económico son responsables de la decadencia del país. Los grandes empresarios, banqueros y terratenientes son quienes tienen el poder de decidir qué y cómo producir y a dónde se destina el excedente económico. Los distintos gobiernos facilitan los negocios de los grandes empresarios a costa de peores condiciones para la vida de millones. Como señaló Karl Marx hace muchos años en el Manifiesto Comunista “el Gobierno del Estado moderno no es más que una junta que administra los negocios comunes de toda la clase burguesa”.

La clase trabajadora, junto al pueblo pobre, tienen el desafío de prepararse para enfrentar el pacto semicolonial con el FMI, que agudiza todos los problemas coyunturales y estructurales del país, al mismo tiempo que garantiza beneficios para las multinacionales a costa de recortes fiscales y contrarreformas antiobreras, y organizarse para imponer una salida de otra clase . “No seguir con el pago de una deuda ilegal, ilegítima y fraudulenta y romper con el FMI. Sin esto no hay salida” afirmó Castillo y agregó: “Junto con esto hay que nacionalizar el sistema bancario y el comercio exterior bajo gestión de los trabajadores, para parar la sangría de dólares y preservar los ahorros de la población”

 

*Realizaron este informe especial de LaIzquierdaDiario Guadalupe Bravo, Mónica Arancibia, Jorge Galmes Aguzzi, Lucía Ortega y Matías Hof.