¿Expansión de los BRICS?

244

Paulo Nogueira Batista Jr.

 

Los BRICS están discutiendo actualmente dos temas estratégicos: la entrada (o no) de nuevos países al grupo y la creación (o no) de una nueva moneda patrocinada por ellos como parte de los esfuerzos para desdolarizar la economía mundial. Los dos temas estarán, hasta donde sabemos, en la agenda de la cumbre de líderes BRICS que se realizará en Sudáfrica en menos de un mes. Me ocuparé de la primera y dejaré la segunda para otro momento. Daré una respuesta contradictoria a la cuestión de ampliar el número de países. Suena como una buena idea, pero no lo es, ni para Brasil ni para los BRICS en su conjunto.

Los BRIC fueron fundados por cuatro países en 2008: Brasil, Rusia, India y China. Sudáfrica se unió más tarde, en 2011 (con el cambio de acrónimo de BRIC a BRICS). ¿Qué tienen en común los cinco? Entre otras cosas, la dimensión económica, poblacional y geográfica. Este punto, como veremos, es crucial para responder a la pregunta planteada. Los cuatro miembros originales se encuentran entre los gigantes del planeta. Sudáfrica no es comparable en tamaño, pero es una de las naciones más importantes del África del Sur del Sahara. Discutí los orígenes, las características y las iniciativas de los BRICS en mi libro más reciente: Brasil no cabe en el patio trasero de nadie , especialmente en la segunda edición, publicada en 2021.¿Expansión de los BRICS?

El número de países emergentes y en desarrollo que solicitan ser miembros de los BRICS es muy expresivo. Son países de África, Asia, Oriente Medio y América Latina, muestra inequívoca del creciente prestigio del grupo en el llamado Sur Global. Se informa que decenas de países estarían interesados ​​en unirse, incluidos Arabia Saudita, Irán, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Argentina.

¿Los BRICS están interesados ​​en dar la bienvenida a nuevos países? China y Rusia apoyan la idea. Partidarios del grupo en todo el mundo, incluso en Brasil, se han manifestado a favor de la iniciativa, a veces con entusiasmo, viéndola como parte de la consolidación de un mundo multipolar y la superación definitiva de la hegemonía occidental.

Estos apoyos son completamente comprensibles e incluso intuitivos, pero la intuición no es suficiente, particularmente en temas intrincados como este. Un examen de la cuestión revela, en mi opinión, que la expansión no interesa ni a Brasil ni a los BRICS como grupo. Esta ha sido, por cierto, la posición tradicional de Brasil, desde que China puso el tema a discusión en 2017. La posición es, lo admito, un poco antipática: cómo decepcionar, por ejemplo, a nuestros queridos aliados argentinos que están entre aquellos que ¿Ha expresado su interés en unirse? Pero seamos realistas, el miedo a decepcionar a otros países no debe anular el interés estratégico nacional.

A pesar de ser complejo, el tema puede ser explicado, en sus puntos esenciales, de forma relativamente breve. La expansión tiende a perjudicar a los BRICS de dos maneras: a) primero, complicando el funcionamiento del grupo, especialmente si el número de nuevos miembros es grande; yb) segundo, porque existe el riesgo de que entren naciones más pequeñas, potencialmente menos independientes y más vulnerables a las presiones de Estados Unidos y el resto de Occidente.

La ampliación dificulta el funcionamiento del grupo y debilita su cohesión

El primer punto parece obvio. Grupos como BRICS, G7 y G20 operan por consenso. Incluso con solo cinco miembros, siempre ha sido difícil llegar a un entendimiento común sobre los diversos temas puestos sobre la mesa desde 2008. En mi libro citado anteriormente, describí las tortuosas negociaciones entre los cinco para crear el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) y la Junta de Reserva de Acuerdos de Contingencia BRICS (ACR).

Luchamos para establecer y administrar nuestro banco de desarrollo y nuestro fondo monetario. Imagina, lector, cómo funcionará el grupo con, digamos, diez miembros o más. Cualquier ampliación, creo, tendrá que ser equilibrada geográficamente. Por lo tanto, el grupo crecerá a un mínimo de diez, quizás 15 miembros, y cada miembro original patrocinará la entrada de una o más naciones vecinas o políticamente próximas.

El segundo punto es igualmente importante. Pocos países en el mundo, incluso entre los desarrollados, se comparan con los cuatro BRIC originales en términos de tamaño e importancia. Los nuevos miembros casi siempre serán más pequeños, más dependientes y quizás más propensos a recibir la influencia de EE.UU. o Europa. En parte debido a esto, también pueden estar más sujetos a cambios de gobierno e incluso de régimen político, lo que los haría menos o menos confiables como socios estratégicos.

Para dar un ejemplo de nuestra región: la Argentina que se sumaría hoy es la de Alberto Fernández, cercana al punto de vista internacional de Brasil y los demás BRICS. Pero, ¿qué rumbo tomará Argentina, una sociedad profundamente polarizada, después de las elecciones presidenciales de fines de este año? Tendremos un gobierno similar al actual, o uno de extrema derecha, o incluso, ¿una derecha tradicional, aliada con los EE.UU.? Mejor no te arriesgues.

Lo digo con toda modestia, porque los brasileños no tenemos mucha moral para expresar este tipo de preocupaciones. Después de todo, no hace mucho elegimos un Presidente de la República como Jair Bolsonaro. En cualquier caso, con Lula tomamos un camino diferente, más acorde con nuestra pertenencia a los BRICS. Y, más que eso, ahora podemos tener esperanzas bien fundadas de que Bolsonaro fue un caso atípico.

La expansión no interesa a Brasil

Mirando el tema desde una perspectiva exclusivamente brasileña, todavía hay otras razones para rechazar la expansión del grupo. Aumentarlo a diez o 15 miembros diluiría considerablemente el peso de Brasil, reduciendo nuestra influencia. El mismo argumento se aplica a Rusia, India y Sudáfrica.

Para China, no. Una de las razones para rechazar el crecimiento del grupo es precisamente la que hace que la idea sea atractiva para China. No por casualidad, fue ella quien lanzó la propuesta, habiendo sido también patrocinadora de la boleta de Sudáfrica hace 12 años. El riesgo para nosotros es que entre los nuevos integrantes del grupo haya Archivo:BRIC2010.jpgnaciones dependientes de China, cuya influencia hoy alcanza no solo países de Asia, sino también de Medio Oriente, África y América Latina. Muchas economías emergentes y en desarrollo dependen de China para el comercio, la inversión, la financiación del desarrollo e incluso el apoyo de emergencia a la balanza de pagos. En su configuración actual, el grupo ya está desequilibrado, debido al peso relativo de China. La ampliación exacerbaría el problema.

Rusia, que podría oponerse a la expansión del grupo, tiene actualmente otra posición, perfectamente comprensible. Inmersa en una guerra que considera una “amenaza existencial”, Rusia da la bienvenida a todo lo que pueda reforzar a los BRICS como polo representativo del Sur Global frente a Occidente. China tiene una motivación similar, ya que también enfrenta la hostilidad sistemática de EE. UU., que ve su ascenso como una amenaza estratégica.

Brasil debe entender las prioridades de China y Rusia, por supuesto, pero no puede asumirlas como propias. Estamos interesados ​​en preservar cierto equilibrio interno dentro del grupo, evitando que los chinos aumenten aún más su influencia. Y no podemos razonar como los rusos, aceptando que los BRICS se conviertan en un instrumento de lucha contra el imperialismo estadounidense y el resto de Occidente. Para nosotros, es interesante mantener a los BRICS como un grupo de cooperación pro -BRICS y pro -otros países en desarrollo , y no como un grupo anti -Occidente o anti -cualquier otra cosa.

Alternativas a aumentar el número de miembros

El gobierno brasileño puede, en el límite, bloquear todo el proceso de expansión del grupo, impidiendo que se forme un consenso. Sin embargo, para evitar un aislamiento desagradable, sería oportuno proponer otro formato para la expansión de los BRICS. Veo dos posibilidades, ambas interesantes para Brasil y para el grupo: a) acelerar la entrada de nuevos países como socios en el NBD, hoy presidido por la expresidenta Dilma Rousseff; yb) formalizar y ampliar el mecanismo que ya existe desde hace algunos años, denominado BRICS+, que permite la participación de no miembros en las actividades del grupo, incluidas las cumbres anuales.Com presença de Lula, Dilma toma posse como presidente do Banco dos Brics em Xangai

Finalmente, me extenderé sobre estas dos posibilidades, que son no excluyentes e incluso complementarias. Sobre el primero: la expansión del NBD era parte de los planes originales del banco de desarrollo creado por los BRICS, pero avanzó poco en sus primeros ocho años de existencia. El nuevo presidente del NBD apuesta por agilizar el proceso, que es fundamental para que el banco se convierta en una institución de clase mundial, como lo propusimos desde un principio. Se puede suponer que muchos de los países interesados ​​en unirse a la formación política BRICS también quieren convertirse en miembros de la NBD. Los Emiratos Árabes Unidos y Egipto ya se han unido al banco y, como mencioné, quieren unirse a los BRICS.

El funcionamiento de la formación política BRICS -esta es la segunda alternativa interesante- puede adaptarse para dar más espacio a las naciones que quieran acercarse al grupo. BRICS+ ha funcionado bien. En 2014, por ejemplo, bajo la presidencia de Brasil, en la administración de Dilma Rousseff, Brasil invitó a los países de América del Sur a la cumbre en Fortaleza. Todos vinieron y participaron de una reunión con los cinco líderes de los BRICS. Algo similar organizó Sudáfrica en su presidencia de turno en 2013, cuando todos o casi todos los países del continente africano asistieron a la cumbre de los BRICS para dialogar con los cinco líderes. En otras cúpulas siguió un formato más o menos similar. Cada año, sin embargo, la composición del grupo de invitados cambiaba y su participación se restringía básicamente a las cumbres.

Se podría dar un paso adelante creando un grupo permanente de países que formarían un segundo círculo y tendrían acceso a cumbres y reuniones ministeriales o de otro tipo organizadas por cada presidencia BRICS. Sin perjuicio de involucrar a un grupo aún mayor, sería posible extender la invitación a cinco o diez países, con cierto equilibrio geográfico, que se convertirían, de ser aceptados, en miembros de la articulación BRICS sin, sin embargo, convertirse en miembros de pleno derecho.

Desde China |Sergio Massa y el ingreso de Argentina al BRICS | Página|12Sin embargo, estarían representados en las diversas actividades e instancias de cooperación en funcionamiento en los BRICS, sin tener derecho, sin embargo, a participar en reuniones de carácter más estratégico que continuarían con sólo los cinco miembros actuales. Los BRICS se volverían más amplios e influyentes sin amenazar su equilibrio interno,

Eso era lo que quería argumentar, lector masculino o femenino. Espero que el gobierno brasileño no se deje llevar por propuestas simpatizantes, falsamente interesantes, y no ceda a la presión de otros BRICS, cuyas agendas e intereses, naturalmente, no siempre coinciden con los nuestros.

*Economista, fue vicepresidente del New Development Bank, establecido por los BRICS en Shanghai, de 2015 a 2017, y director ejecutivo del FMI para Brasil y otros diez países en Washington, de 2007 a 2015. Lanzado a fines de 2019,  el libro  Brasil no cabe en el patio trasero de nadie: tras bambalinas de la vida de un economista brasileño en el FMI y en los BRICS y otros textos sobre el nacionalismo y nuestro complejo mestizo, Publicado en Rede Estação Democracia