La lucha por la justicia ambiental en África

168

Nnimmo Bassey

La lucha por la justicia ambiental en África es compleja y amplia. Es la continuación de la lucha por la liberación del continente y por la transformación socio-ecológica. Es un hecho que el medio ambiente es nuestra vida: El suelo, los ríos y el aire no son entidades inanimadas o sin vida. Estamos enraizados y anclados en nuestro entorno.

Nuestras raíces están hundidas en nuestro entorno y de ahí proviene nuestro alimento. No vemos a la Tierra y sus abundantes regalos como artículos que deben ser explotados, transformados, consumidos o desperdiciados. La comprensión de la Tierra como un ente vivo y no como algo muerto advierte que la explotación rapaz que perturba sus poderes regenerativos son actos de crueldad o ecocidio.

Tengamos presente que el colonialismo se erigió sobre el derecho a subyugar, borrar o disminuir el derecho a la vida y el derecho a la libre expresión cultural de los colonizados. En particular, los colonizados fueron deshumanizados y transformados en zombis que trabajaban en beneficio de las potencias coloniales. El saqueo ecológico estaba permitido siempre que beneficiara a los colonizadores. Este ethos ha persistido y se manifiesta de diversas formas.

El gran robo por parte de las fuerzas coloniales fue visto como iniciativa empresarial. El genocidio fue pasado por alto como una mera conquista. La esclavitud era vista como comercio. El extractivismo debía perseguirse implacablemente ya que cualquier elemento que quedara sin explotar se consideraba un desperdicio. Lo que se podía desperdiciar sin escrúpulos era la vida. Así que la mayoría de las cosas tenían que morir. Los civilizadores eran proveedores de muerte. Muerte de individuos. Muerte de los ecosistemas.

Así, hoy en día, la gente todavía se pregunta: ¿Qué haríamos con el crudo o el gas fósil en nuestro suelo si no los explotamos? En otras palabras, ¿cómo podríamos terminar con la pobreza si no destruimos nuestro medio ambiente y nos apropiamos de todo lo que podría verse obligado a ceder? Toleramos la deforestación y la pesca industrial no regulada, y contamos con un sistema de regulación de bioseguridad que promueve la introducción de organismos genéticamente modificados (OGM) innecesarios y, al hacerlo, pone en peligro nuestra biodiversidad y compromete nuestro medio ambiente y sistemas alimentarios.

El saqueo se presenta como ineludible y deseado bajo el manto de la inversión extranjera. Los líderes políticos en las regiones despojadas ofrecen facilidad para hacer negocios, exenciones fiscales, diversas reglas laxas y otras políticas de gobierno neocolonial.Una madre da el pecho a su bebé.

El reinado de la explotación y el consumo sin responsabilidad ha llevado a África y, de hecho, al mundo al borde del abismo. La actual  civilización de la muerte  busca una inversión lista en la destrucción a través de la guerra y el extractivismo en lugar de desarrollar resiliencia y adaptarse a los cambios ambientales que resultan de las desventuras corporativas e imperiales.

Estamos en un reinado en el que la condescendencia es el sello distintivo del multilateralismo. La acción colectiva necesaria para abordar el calentamiento global se ha reducido a insignificantes “contribuciones determinadas a nivel nacional” que no suman nada. En lugar de reconocer y pagar una deuda climática clara, gastamos energía negociando un  régimen de pérdidas y daños  para ser presentado como un gesto humanitario. Por favor, ¿quién negocia lo que se ofrece como caridad?

Hoy, África enfrenta múltiples desafíos ecológicos. Todo esto ha resultado de las acciones de entidades que han visto al continente como una zona de sacrificio. Si bien el mundo ha llegado a la conclusión de que debe haber un cambio urgente de la dependencia de los combustibles fósiles, estamos viendo inversiones masivas para la extracción de recursos petroleros en el continente.

Y debemos decir que esta inversión viene con infraestructura relacionada para la exportación de estos recursos fuera del continente en un patrón colonial burdo. Solo el 1 por ciento de la fuerza laboral en el sector extractivo en África son africanos. Un mero 5 por ciento de la inversión en el sector está en África. Más del 85 por ciento de la infraestructura de gas fósil del continente tiene fines de exportación.

El cambio a la energía renovable trae los mismos viejos desafíos a África. La extracción de minerales críticos para la energía renovable se realiza sin consulta previa ni consentimiento de nuestra gente. El medio ambiente del continente se está degradando al igual que con la extracción de petróleo, gas, oro, diamantes, níquel, cobalto y otros minerales sólidos. El conjunto de paneles solares y turbinas eólicas bien podría convertirse en marcadores de escenas del crimen si no se toman medidas de precaución ahora.En Angola, uno de los grandes productores de petróleo, los niños mueren por hambre

¿Estamos en contra de las energías renovables? No. Brindan el mejor camino para terminar con el déficit de energía en el continente. Sin embargo, esto debe perseguirse a través de esquemas de propiedad discretos, autónomos y socializados.

Si bien el mundo sabe que debemos reconstruir nuestra biodiversidad, lo que vemos es el impulso hacia una mayor deforestación en África y por la agricultura de monocultivo, todo lo cual va en contra de nuestro mejor interés y el del mundo. Un tema delicado, el acaparamiento de tierras no ha desaparecido con las próximas innovaciones.

Como escribe Chinua Achebe en su clásico libro de 1958  Things Fall Apart  sobre Eneke el pájaro, “Dado que los hombres han aprendido a disparar sin fallar, él ha aprendido a volar sin posarse”. Por nosotros, hasta que los expoliadores de nuestro medio ambiente detengan sus actos destructivos, intensificaremos nuestra resistencia y nunca cederemos a sus designios. Creemos que esta conferencia no solo romperá el yugo del colonialismo sino que también romperá el dominio de la colonialidad. Nuestro libro,  Políticas de aguas turbulentas , es una de las herramientas para estos fines.

Cada nación africana debería:

  1. Comprometerse a emitir un Informe del Estado del Medio Ambiente anual para exponer la situación de las cosas en sus territorios.
  2. Terminar con la extracción destructiva sin importar el atractivo del capital.
  3. Exigir deuda climática por siglos de explotación y daño ecológico.
  4. Exigir la remediación, la restauración de todos los territorios degradados y el pago de reparaciones a las víctimas directas oa sus herederos.
  5. Apoyar y promover la soberanía alimentaria, incluso mediante la adopción de la agroecología.
  6. Adoptar y promover herramientas y filosofías culturales africanas para el abordaje holístico de los desafíos ecológicos y para la curación y el bienestar de nuestra gente y comunidades.
  7. Promover y proveer energías renovables de manera democratizada.
  8. Reconocer nuestro derecho al agua, tratarlo como un bien público y detener y revertir su privatización.
  9. Reconocer los derechos de la Madre Tierra y codificar el Ecocidio como un crimen afín al genocidio, crímenes de guerra y otros crímenes inusuales.
  10. Garantizar que todos los africanos disfruten del derecho a vivir en un entorno seguro y satisfactorio adecuado para su progreso, tal como se consagra en la Carta Africana sobre los Pueblos y los Derechos Humanos.

*Director del grupo de expertos ecológicos,  Health of Mother Earth Foundation  (HOMEF), y miembro del comité directivo de  Oilwatch International .