El espionaje estadounidense pone en marcha el ‘divide y vencerás’ contra los BRICS

129

Pepe Escobar

Los jefes de inteligencia de 24 naciones se reunieron de facto en semisecreto en Shangri-La. Aunque al final, como era de esperar, el evento se filtró debidamente, Occidente lo tuvo que calificar como una reunión “informal”. Entre los 24 estaban los EEUU y los países llamados los “Cinco Ojos”, además de representantes de dos miembros del BRICS, China e India. El resto no fueron identificados con certeza porque prefirieron permanecer en el anonimato, presumiblemente debido a su estado de “suspensión”. Crucialmente, el miembro clave de BRICS, Rusia, no estuvo representado.

Reuters juró que la información sobre la reunión “no tan secreta” provino de cinco fuentes diferentes, no identificadas. Un diplomático del sudeste asiático confirmó de forma independiente la presencia de Australia, Nueva Zelandia, Canadá, Reino Unido y EEUU (los Cinco Ojos). Participaron también China, India y Singapur. El patrocinador de la reunión fue el Ministerio de Defensa de Singapur.

Las cosas se vuelven más y más curiosas cuando examinamos la fuga de información un poco más de cerca. Fuentes, que se corroboran entre sí, apuntan a una filtración concertada prácticamente hecha a nivel oficial. Si la reunión estaba destinado a ser realmente secreta, como en el pasado, con todos los labios sellados. Entonces, ¿por qué filtrarlo?

La estrategia divide y vencerás de Washington

Estas reuniones de espías y contra espías, históricamente, toman mucho tiempo en prepararse, especialmente una que involucra a 24 naciones y con dos superpotencias rivales, EEUU y China, presentes. Una reunión de este tipo implica innumerables sherpas redactando documentos; logística muy complicada; un entorno ultraseguro; y un guion extremadamente detallado que cubre cada intervención.

Todo eso debe haber sido discutido con detalle durante meses, junto con la elaboración de la agenda para el Diálogo de Shangri-La; sin embargo, durante todo ese tiempo no hubo filtraciones.

Y lo que se filtró, después de la reunión, fue justo lo necesario. Con jugadores participantes identificados. Y con absolutamente nada sobre la sustancia del encuentro.

Es increíble que los Cinco Ojos discutan abiertamente los temores y/o procedimientos de seguridad occidentales abiertamente con los chinos, sin mencionar a los otros países menores. Después de todo, el liderazgo de Beijing es plenamente consciente de que EEUU y el Reino Unido están involucrados en una guerra híbrida total contra China, con la inteligencia de los Cinco Ojos y sus mecanismo de contención como el Quad y el AUKUS a cuestas.

La razón principal de la filtración es un claro indicio de lo que está haciendo EEUU: está hablando de seguridad con China e India a espaldas de Rusia. Traducción: EEUU está tratando de socavar los BRICS y la Organización de Cooperación de Shanghái (SCO) desde adentro.

Esta es la interpretación mas factible, porque nadie sabe nada sobre la sustancia de las discusiones. El meollo del asunto no se filtró a propósito.

El claro indicio que la filtración está diseñada para socavar a los BRICS, al menos en la esfera pública occidental, proviene de los sospechosos habituales: los ‘think tanks’ estadounidenses, insertados en lo que Ray McGovern, exanalista de la CIA, bautizó como MICIMATT (Complejo Militar-Industrial-Congresional-Inteligencia-Medios-Academia-Think Tank).

El presidente del Grupo Eurasia lo expuso todo en detalle: la política exterior estadounidense necesita desplegar todo su arsenal de Guerra Híbrida para seducir, coaccionar o someter a los 6 llamados “estados oscilantes” en la arena geopolítica: Brasil, India, Indonesia, Arabia Saudita, Sudáfrica y Turquía.

No es casualidad que tres de ellos sean miembros BRICS (Brasil, India, Sudáfrica) y los otros tres (Indonesia, Arabia Saudita, Turquía) sean los principales candidatos para una inevitable expansión BRICS+, que está a punto de comenzar durante la próximo Cumbre en agosto en Sudáfrica.

Las tácticas estadounidenses siguen siendo predecibles: el clásico Divide y Vencerás; pretenden socavar a los BRICS desde adentro a través de operaciones de relaciones públicas y una vasta 5ª columna; y si todo sale mal, intentos de revolución de color y cambio de régimen.

Recientemente, las tácticas fallaron miserablemente tanto contra Turquía como en Arabia Saudita, y también están fallando en términos de provocar conflictos dentro del trío clave BRICS (Rusia-India-China).

Signos crecientes de la desesperación de EEUU

La filtración fue, una vez más, un juego de sombras: una capa adicional de niebla de guerra, esta vez relacionada con una guerra en curso. Es bastante intrigante que la reunión “secreta” tuviera lugar justo antes que los sospechosos habituales dieran luz verde a Kiev para bombardear la represa Kakhovskaya, y el comienzo de la “contraofensiva” ucraniana.

DNI Pick Avril Haines Testifies In Senate Panel Confirmation Hearing : Biden Transition Updates : NPR
Avril Haines

Que la jefa de la DNI (‘director of national intelligence’) estadounidense, Avril Haines, y su homólogo de Beijing, Chen Wixin, discutan esto en la misma mesa es tan descabellado como parece.

Un escenario más realista tendría a China e India en la misma mesa discutiendo sus problemas fronterizos intratables. Pero no necesitan ir a Singapur para hacer eso; lo hacen en el marco de la OCS, de la que ambos son miembros, con Rusia jugando un papel de mediador.

El giro de EEUU (Think Tankland/MICIMATT), previsiblemente disfrazado de análisis político, nunca llega más allá del nivel de las conjeturas: asumen que China estaba discutiendo la seguridad con la superpotencia que realmente importa, EEUU, mientras abandonaba su asociación estratégica integral con Rusia.

Las tonterías golpean de nuevo: los principales problemas de seguridad relacionados con ambos países se discuten al más alto nivel, por ejemplo, durante la reciente visita a Moscú del Ministro de Defensa de China, Li Shangfu, que concluyó con un encuentro personal con Putin.

Incluso sin ningún aporte sobre el contenido de la reunión, parece justo considerar que todo apunta a Ucrania.

La narrativa de inteligencia estadounidense sería algo así: necesitamos una estrategia de salida, urgente, de inmediato. Así que hagamos que la inteligencia china convenza a los rusos de congelar el campo de batalla tal como está, una especie de alto el fuego. Entonces podemos volver a armar a Kiev, para volver a intentarlo más tarde.

Cualquier persona informada, que haya seguido la interacción de alto nivel entre Rusia y China en los últimos meses, sabe que esto es una absoluta tontería. Beijing puede tener su plan de paz de 12 puntos, que Moscú respeta. Pero los hechos sobre el terreno, impuestos por la arrogancia de EEUU y la OTAN, han diseñado un gran cambio de juego.

Y luego está la pregunta realmente fundamental: cuándo y cómo Rusia decidirá cruzar el Dnieper. Solo después de eso, Moscú estará dispuesto a discutir cualquier posible “paz”, y solo bajo sus propios términos.

Al mismo tiempo, tanto Moscú como Pekín son plenamente conscientes de que la guerra indirecta de EEUU y la OTAN en Ucrania contra Rusia es un ensayo a la Crónica anunciada de una guerra: la real, la que viene a continuación, contra China, con Taiwán como pretexto.

Creer que la inteligencia china se doblegaría voluntariamente a los caprichos de los Cinco Ojos porque sienten que China se encuentra en una posición geopolítica precaria, ni siquiera califica como ridículo. Y, sin embargo, eso también está incorporado en el giro estadounidense y de su mundo de ‘Think Thankland’.

Es tan risible como la narrativa de Beltway, impuesta las 24 horas del día, los 7 días de la semana: “China amenaza con la guerra por Taiwán” cuando es el hegemón el que está usando a Taiwán como una Ucrania remezclada, obligando a Beijing a perder su paciencia taoísta.

Entonces, al final, ¿qué es lo que realmente destaca en esta saga de espía contra espía ? Poco. Excepto otra bocanada de desesperación del Hegemón.

*Periodista y analista geopolítico brasileño. del Asia Times