Los errores de Lula en la economía

160

Paulo Kliass

Los seres humanos cometemos errores. A pesar de la cierta obviedad contenida en la frase, nunca está de más repetirla cuando se trata de personalidades admiradas y respetadas en diversos segmentos de actividad y en diferentes momentos históricos. Después de todo, incluso el dogma de la infalibilidad papal fue cuestionado con el comienzo del pontificado del Papa Francisco al frente del Vaticano.

Los líderes políticos también están sujetos a cometer errores, pero la diferencia es que las consecuencias de tales actitudes o propuestas acaban provocando consecuencias mucho más graves para la sociedad en su conjunto que aquellas desviaciones cometidas por personas como nosotros.

La característica personal de Lula es una capacidad política impresionante, una manera muy particular de aprehender las realidades en las que se encuentra involucrado y de poder presentar soluciones a los innumerables dilemas vividos. Sin embargo, esto no lo convierte en una persona infalible, alguien incapaz de cometer errores.

Por cierto, su rica experiencia en los dos mandatos al frente del Palacio del Planalto y el seguimiento muy cercano del período de la que él mismo eligió para ser su sucesora – Dilma Roussef, le ofrecieron mucho material para reflexionar y aprender sobre cómo hacer y, principalmente, sobre lo que no se debe hacer como Presidente de la República.

La agenda del puesto es enorme y el volumen de compromisos y responsabilidades debería asustar a cualquier novato que se inicia en el puesto. Este cuadro se vuelve aún más dramático y desafiante en la situación en que el genocidio dejó al Estado ya la sociedad. En otras palabras, todo necesita ser reconstruido y con la urgencia del drama social en el que se encuentra la gran mayoría de la población.

Así, la composición del equipo de gobierno es fundamental para el éxito del cuatrienio: la conformación de un equipo que articule competencia, profesionalismo, confianza y amplitud política. De todos modos, es una tarea muy compleja, sin duda.

Lula no es infalible: comete errores en la economía

Sucede que la sensibilidad y la profundidad de la crisis económica no le permiten a Lula cometer errores en este dominio. Esto no significa ningún enfoque economicista ni ningún supuesto determinismo de la economía sobre otras áreas del conocimiento. El punto a retener aquí es que, en la situación actual, es la madre de todos los demás problemas, se presenta como la condición previa para el éxito de todas las demás agendas de política pública.

Después de todo, desde que se oficializaron los resultados el último domingo de octubre del año pasado, hemos tenido un nudo complejo que involucra temas sensibles como el techo de gasto; aumento de la inflación; la tasa de interés oficial estratosférica; desempleo muy alto; la acentuada desindustrialización; los altos niveles de miseria; el desmantelamiento de las políticas sociales; las bajísimas tasas de inversión pública; el salario mínimo sin reajuste real; entre muchos otros problemas cruciales por resolver.

Lula es plenamente consciente de las inmensas dificultades que tendrá para organizar la casa y atender todas las demandas que recaen sobre su gobierno. Además de la amenaza golpista que se materializó en los actos terroristas del 8 de enero, su gobierno enfrenta una oposición conservadora en ambas cámaras del Congreso Nacional y recibe importantes presiones de los principales medios de comunicación para no avanzar ni un milímetro hacia una agenda progresista y popular. Quizá por eso mismo ya había anunciado, incluso antes de su toma de posesión, la necesidad de una presión de los sectores populares sobre el gobierno.

En un acto ante el equipo de transición, el 22 de diciembre de 2022, afirmó: (…) “Sé que seguirán ayudándonos, haciéndonos preguntas. Esto es importante, no dejes de cargar . Si no cobras, creemos que estamos haciendo lo correcto, y muchas veces nos estamos equivocando y nos seguimos equivocando porque la gente no se queja . Quiero decirlo alto y claro: no necesitamos besos en el culo . Un gobierno no necesita palmaditas en la espalda . Un gobierno tiene que cobrar todos los días, para que podamos mejorar nuestra capacidad de trabajo. Eso es lo que espero de ti. Ellos tapan, tapan y tapan para que hagamos, hagamos y hagamos” (…) [GN]

Los malentendidos comienzan antes de la posesión

Brasil. Relator de Presupuesto y Alckmin proponen "PEC para la Transición" para garantizar fondos para la administración de Lula - Resumen LatinoamericanoEl problema es que los errores en la economía comenzaron incluso antes de la toma de posesión. Dos semanas antes de este discurso anterior en el que Lula pide ser criticado y acusado, el futuro gobierno dio su respaldo a la llamada PEC de Transición. Ahí estaba su primer error. El 8 de diciembre, la PEC 32/2022 inició su trámite en el Congreso Nacional. El asunto era importante para crear condiciones para la gobernabilidad del presupuesto desde el 1 de enero.

Sin embargo, el texto incluía una trampa peligrosa: en lugar de simplemente derogar la EC 95, como prometió durante la campaña, el artículo 6 EC 126 condiciona el fin del tope de gasto a la aprobación de una ley complementaria que establezca un “régimen fiscal sostenible”. Allí estaba plantado el germen de la continuidad de la austeridad en su versión 2.0, ahora bajo la aparentemente inofensiva etiqueta de “nuevo arreglo fiscal”,

El segundo error fue el nombramiento de Simone Tebet para el puesto estratégico del Ministerio de Planificación y Presupuesto. De hecho, la candidata del MDB a las elecciones presidenciales ni siquiera postuló para tal cargo, pues siempre había manifestado su interés en alguna cartera del área social. La solución de Lula fue introducir en el corazón del área económica a alguien que siempre se había posicionado a favor de las propuestas neoliberales y conservadoras del malogrado documento “Puente al futuro”..

Este era el material que el MDB había preparado, aún en octubre de 2015, para fortalecer el movimiento a favor del golpe contra Dilma Roussef y presentar la opción de Michel Temer ante las élites. Al ofrecer al emedebista áreas sensibles como el presupuesto y la planificación, Lula trajo a la cocina del Palacio a alguien con un perfil muy conservador en un asunto tan estratégico para el futuro del gobierno.

El arreglo fiscal podría ser la restauración de la austeridad

El tercer error de Lula se refiere a la aceptación pasiva de la estrategia propuesta por Haddad respecto a la relación con Roberto Campos Neto. Como se sabe, desde que se aprobó la independencia del Banco Central (BC), a través de la Ley Complementaria 179, los nueve miembros del directorio del organismo pasaron a tener mandato fijo. Entonces la mayoría del COPOM actualmente está compuesta por personas nombradas por Paulo Guedes y promueven un verdadero sabotaje al nuevo gobierno.

Lula juega un papel muy importante al criticar todos los días a la exorbitante SELIC y proponer que los líderes sindicales y empresariales hagan lo mismo. Un paso fundamental para acorralar a los responsables de la política monetaria sería determinar que el Consejo Monetario Nacional (CMN, integrado por el Ministerio de Hacienda, Ministerio de Planificación y BC) promueven una revisión de las metas de inflación para 2023. Sin embargo, las reuniones ordinarias mensuales del colegiado no se han venido dando con la regularidad que la coyuntura demanda. En la única reunión celebrada este año, el 16 de febrero de 2023,Fernando Haddad no incluyó este tema en la agenda y ni siquiera se abordó el tema. Haddad vai propor nova regra para gastos obrigatórios do governo - Politica - Estado de Minas

El objetivo oficial actual para nuestra inflación es absolutamente irreal e inalcanzable. Fue fijado por Paulo Guedes en 3,25% en una reunión del CMN de junio de 2020 , justo al comienzo de la pandemia. Tres años después, el panorama de la economía nacional y mundial ha cambiado por completo. Estados Unidos tiene una inflación anualizada del 5% y la media de los países de la Unión Europea se acerca al 6%. Mantener una meta tan baja como la nuestra es el principal argumento para que el COPOM fije la SELIC en un nivel alto. Por ello, cambiar la meta de inflación a niveles cercanos a la realidad es una tarea urgente para el CMN.

Sin embargo, triunfó la tesis -una mezcla de ilusión e ingenuidad- de que el gobierno sería capaz de convencer al presidente de BC de que bajara la SELIC a cambio de demostrar que Haddad estaba haciendo los “deberes” de austeridad fiscal, como afirmó Simone Tebet .en más de una ocasión este año. Ahora, desde que se reconoció la victoria de Lula y su programa de gobierno, hubo 4 reuniones del COPOM y en todas se decidió mantener la SELIC en 13,75%.

Se trata de un golpe contra la república, ya que menos de una decena de tecnócratas al servicio de las finanzas y la extrema derecha impiden la puesta en marcha de un plan de crecimiento y desarrollo, que presupone un entorno con tipos de interés significativamente más bajos. Y, por lo tanto, esta demostración de buen comportamiento no es suficiente para obtener una disminución del 0,25%, 0,5% o incluso 1%. Es imprescindible un cambio de nivel expresivo, que coloque a Brasil muy por debajo de su eterno estatus de líder mundial en términos de tasas de interés reales.

Finalmente, un cuarto error se manifiesta en los repetidos discursos de Lula alabando sus dos primeros mandatos, cuando el gobierno promovió superávits primarios significativos y superiores a los demás países del G20. Al establecer que tales medidas de austeridad fiscal pueden ser consideradas una virtud en lugar de una concesión al poder de las finanzas y al deseo de las élites, el presidente refuerza un enfoque conservador de la macroeconomía, que ya está en desuso incluso en los llamados países desarrollados. .

Además, Lula insiste en una comparación errónea entre la economía familiar y las posibilidades económicas que ofrece un Estado soberano. Al traer la imagen de que aprendió economía de su madre,Lindu, repite a menudo la narrativa de que “no se puede gastar más de lo que se gana” , imagen que incorpora el sentido común para estar de acuerdo con las medidas de austeridad fiscal, que serían así inevitables.

En definitiva, Lula acaba renunciando a medidas de política fiscal, piezas fundamentales de su plan para “desarrollar 40 años 4”. La única posibilidad de hacer crecer nuevamente la economía brasileña a tasas que permitan un cambio en los niveles de desarrollo social y económico es a través de la recuperación del protagonismo del Estado. Es fundamental aumentar los niveles de gasto presupuestario y aumentar la inversión pública. Pero la versión actual de PLP 93 apunta en la dirección opuesta.

El gobierno, que ya es rehén de la política monetaria de una dirigencia BC “independiente”, ahora parece ofrecer voluntariamente sus manos para ser esposado e impedido de activar contundentemente medidas de política fiscal.

A pesar de los avances significativos en otras áreas de gobierno, Lula ha cometido errores en la economía. Y como él mismo pidió que lo acusaran, corresponde a las fuerzas progresistas señalar los errores y señalar las soluciones para corregir el rumbo. Las reformas para mejorar el PLP 93 del marco fiscal, por ejemplo, son un caso muy importante. Tomar represalias o amenazar a los congresistas progresistas que opten por este camino no parece ser una buena solución.

*Magíster en Economía de la Universidad de Sao Paujlo y Doctorado de la UFR – Sciences Économiques – Université de Paris 10 y posdoctorado en Economía de la Université de Paris 13. Integrante de la carrera de Especialistas en Políticas Públicas y Gestión Gubernamental.