Estanflación en la Unión Europea

178

 Gabriel Loza Telleria

El último informe de la Comisión Europea sobre las Perspectivas Económicas Europeas, invierno de 2023, concluye que la economía de la UE evitará la recesión, pero persisten los vientos en contra, señalando que “la economía de la UE está preparada para escapar por poco de la recesión que se dibujó en otoño”, pero que las presiones inflacionarias siguen ampliándose”.

El informe técnico tiene cierta dosis de optimismo, pero sus datos son claros y elocuentes. Estrictamente,prevé que la Unión Europea (UE)crecería en 2023 en 0,8% y el Área del Euro (AE) en 0,9%lo que muestra que estaría en una situación de estancamiento,que es cuando la economía, expresada a través del PIB, crece a un ritmo muy lento, casi nulo, o no crece, justamente lo que pasaría en Europa. Cuando una economía está estancada no aumentan el empleo ni los salarios y especialmente no crece la inversión. Por tanto, lo que prevé el informe es que se escaparían de la recesión,pero para caer en el estancamiento.La invasión rusa acelera la estanflación de la UE | Política

Respecto a la inflación, el tono del informe es muy cauto sobre todo por la persistencia de la inflación subyacente, que no toma en cuenta los precios de combustibles y alimentos, aunque sus proyecciones muestran una inflación que podríamos decir moderada, por debajo del 10% que registró en el cuarto trimestre de 2022, para bajar en 2023 al 6,4% en la UE y al 5,4% en el AE, con la esperanza de que en 2024 se acerque a la cifra mágica de la meta de inflación en torno al 2%-3%. Por tanto, entraría a una situación de estancamiento con inflación que no reconoce explícitamente el Informe.

Solamente proyecta que Suecia sería el país con una tasa de crecimiento del PIB del -0,1% que entraría en recesión el 2023. Sin embargo, si analizamos las proyecciones trimestrales para ver si hay recesión técnica, entendida como dos trimestres consecutivos de tasas negativas de crecimiento del PIB, encontramos que dos países del Área del Euro, Austria y Alemania, que ya habían registrado tasas negativas de 0,7% y 0,2% respectivamente en el cuarto trimestre de 2022, entrarían en recesión técnica el primer trimestre de 2023 alproyectar tasas negativas de crecimiento del 0,2%. Igualmente, dos países de la UE los acompañarían en la recesión, Suecia y Dinamarca, al preverse la misma situación.

Por tanto, la economía europea está pagando los costos de la guerra con estancamiento e inflación mientras que la economía de EEUU parece que todavía va bien.

Cómo invertir en momentos de máxima tensión: protegerse frente al fantasma de la estanflación - FinectEl panorama europeo no es alentador en un contexto de manifestaciones sociales y paros laborales, así como “La detención e imputación de cuatro personas relacionadas con una investigación anticorrupción que implica a miembros del Parlamento Europeo y a un Estado del Golfo”, en que está involucrada una de las vicepresidentas del Parlamento Europeo, según Euro News.

Así, la imagen que se tenía de la Unión Europea se fue desvaneciendo sobre todo con su papel tan subordinado a la geopolítica de Estados Unidos en el conflicto de Rusia con Ucrania, metiéndose en problemas internos de los países en desarrollo y, sobre todo,olvidándose  del sueño europeo que empezó, en plena guerra fría,  con la creación de la Comunidad del Carbón y el Acero (CECA) (Tratado de París de 1951),que consistía en que al someter las dos producciones indispensables de la industria Comunidad Europea del Carbón y del Acero (1951-2002). Artículo de la Enciclopedia.armamentística a una única autoridad, los países que participaran en esta organización encontrarían una gran dificultad en el caso de querer iniciar una guerra entre ellos.

La CECA, fue decisiva para la historia de la integración europea, ya que fue el laboratorio de la Comunidad Europea (creada con el Tratado de Roma de 1957) y la «semilla» de la actual Unión Europea (Tratado de Maastricht en 1992), que además tenía entre sus objetivos fundacionales, la creación progresiva de una política común de defensa que podría conducir a la creación de una defensa común, objetivo actualmente olvidado y encomendado de facto a los Estados Unidos.

Así, hemos pasado de una multipolaridad con un papel relevante de Europa, a una bipolaridad militar entre EEUU y China, a un papel subsidiario de Europa, a potenciar militarmente a Ucrania y a una fragmentación geopolítica y económica mundial.

*Ex Presidente del Banco Central de Bolivia, Ministro de Planificación del Desarrollo y Director de la Unidad de Análisis de Políticas Económicas y Sociales (UDAPE). Es economista y Master en Administración de Empresas. Funcionario Internacional de la Comunidad Andina. Consultor de organismos internacionales como PNUD, OIT, FONPLATA