Bancos centrales: ¿auge o depresión?

140

Michael Roberts

Tres de los principales bancos centrales se reunieron y aumentaron sus tasas de interés políticas una vez más en la llamada “lucha contra la inflación”. Los niveles de las tasas de interés están ahora en máximos en relación con los últimos 15 años. Pero los mercados financieros reaccionaron a los comentarios de los banqueros centrales como una señal de que sus políticas están funcionando y que la inflación está disminuyendo. Y que ha caido lo suficiente como para que los bancos centrales dejen de subir las tasas pronto y así evitar una crisis económica.

Esto es una espejismo. Los jefes de los bancos han celebrado como un éxito la ligera mejora de los niveles actividad económica en los datos recientes del PIB real. Pero esto, de nuevo, es una ilusión o un engaño.

El FMI no prevé ninguna caída este año y ha elevado sus previsiones de crecimiento (ligeramente). Ahora calcula que el crecimiento global en 2023 será del 2,9 % , con un pronóstico anterior del 2,7 %, pero sigue muy por debajo del 3,4 % que el FMI estimó inicialmemnte para 2022. Y el nuevo pronóstico para 2023 se basa en realidad en una recuperación del crecimiento en China e India, con ambos países proporcionando más del 50 % de la expansión global este año. No se espera que las principales economías capitalistas consigan alcanzar más del 1 %.

Sin embargo, el economista jefe del FMI es uno de los principales defensores de este optimismo. Pierre-Olivier Gourinchas, economista jefe del FMI, ha declarado que 2023 “podría representar un punto de inflexión”, y que las condiciones económicas mejoraran en los próximos años. “Estamos muy lejos de cualquier [señal] de recesión global”, afirma Gourinchas, en fuerte contraste con los comentarios de la directora gerente Kristalina Georgieva el mes pasado de que la recesión afectaría a más de un tercio de la economía mundial.

Los EEUU han declarado una tasa de crecimiento anualizada del 2,9 % en el cuarto trimestre de 2022, y eso ha animado un coro de economistas que descartan firmemente una crisis este año. Pero esta tasa anualizada es engañosa. En el cuarto trimestre de 2022, el PIB de EEUU fue solo del 1 % en comparación con el cuarto trimestre de 2021. Más significativos, los inventarios (es decir, el almacenamiento de bienes) contribuyeron con más de la mitad de la tasa anual del 2,9 % en el cuarto trimestre.

Las ventas a los estadounidenses (consumidores y productores) fueron prácticamente estables, mientras que la inversión empresarial aumentó hasta una tasa inferior al 2 %. El gasto real de los consumidores fue relativamente fuerte, con un 2,1 %, pero fue posible por el gasto de los subsidios fiscales anteriores del gobierno en el último año. El crecimiento del PIB real de EEUU se ha desacelerado, del 5,4 % interanual en el cuarto trimestre de 2021 a solo un 1,0 % interanual en el cuarto trimestre de 2022. La economía de EEUU se dirige hacia una recesión.

El crecimiento del PIB real de EEUU finalmente ha vuelto a su tasa tendencial prepandémica, pero solo después de tres años de recesión y por debajo del crecimiento tendencial. Y ahora podría volver a bajar.

Lo mismo ocurre en la zona euro. La economía de la zona euro creció solo un 0,1 % en el cuarto trimestre de 2022 y si se descuenta la absurda cifra de crecimiento del 13% del PIB de Irlanda, la producción de la zona euro cayó un 0,1 %. La razón por la que la tasa de crecimiento del PIB irlandés es tan alta es porque incluye el registro de las ganancias de las empresas multinacionales en Irlanda como paraíso fiscal.

De hecho, las principales economías de la eurozona como Alemania e Italia se contrajeron en el cuarto trimestre, mientras que Francia se ha escapado por los pelos. Y fuera de la zona euro, tanto Suecia como el Reino Unido se han contraido también.

En cuanto al Reino Unido, la economía está cayendo rápidamente. La economía se contrajo en el tercer trimestre de 2022 y probablemente se estancó en el cuarto trimestre. Pero incluso el BoE admite que es probable que se contraiga este trimestre y posteriormente. De hecho, según el FMI, de las 30 economías analizadas, solo una entrará en recesión este año, y es el Reino Unido.

Es cierto que la preocupación por la inflación en la prensa está disminuyendo en la mayoría de las economías, ya que los precios de los alimentos y la energía que impulsaron las tasas hacia arriba el año pasado han comenzado a retroceder, aunque siguen siendo mucho más altas que a principios de 2021. Vale la pena recordar que la caída de la inflación no significa que los precios hayan caído, solo que la tasa de aumento se ha ralentizado. De hecho, en los EEUU, los precios han aumentado un 15 % en los últimos dos años, mientras que los aumentos salariales han supuesto la mitad de esa tasa.

Una medida del impacto medio en los hogares en las principales economías es el llamado índice de miseria. Se trata de una agregación de la tasa de desempleo y la tasa de inflación, los demonios gemelos para los trabajadores. Las tasas oficiales de desempleo se han mantenido cerca de los mínimos de la posguerra (no discutiré ahora la validez de estos datos), pero el enorme aumento de las tasas de inflación ha llevado el índice de miseria a máximos que no se han visto en 35 años.

Las tasas de inflación pueden estar cayendo, pero lo que se llama la inflación subyacente sigue siendo “pegajosa”. Las tasas de inflación básicas excluyen los precios de los alimentos y la energía y muestran pocas señales de una gran caída.

Esto es lo que preocupa a los bancos centrales. Y lo que también muestra es que los aumentos de las tasas de interés tienen poco efecto en la reducción de la inflación, que aumentó debido a los precios de los alimentos y la energía, algo que los bancos centrales no pueden controlar y ahora están cayendo por razones que no tienen nada que ver con los bancos centrales. En cambio, los aumentos de las tasas de los bancos centrales están subiendo el coste de pedir prestado para consumo de los hogares y para la inversión de las empresas. De hecho, como dijo la jefa del BCE Lagarde en su conferencia de prensa, el endurecimiento monetario estaba siendo “muy eficiente” a la hora de hacer un ajuste en la economía real. Como he argumentado en un artículo anterior, los beneficios se contraen a medida que disminuye la inflación de precios. Y el aumento de las tasas de interés presiona a las empresas en el otro extremo.

Si el gasto de los consumidores y la inversión empresarial se desploman, entonces la inflación central eventualmente caerá, pero solo a medida que las economías caigan en recesión. Incluso entonces, las principales economías pueden experimentar una caída de la producción y un aumento del desempleo este año, pero todavía con tasas de inflación muy por encima de los niveles de hace dos años: el peor de los mundos posibles.

* Colaborador de Sin Permiso, es un economista marxista británico, que ha trabajado 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.