Globalizar la guerra, pesadilla estratégica en la agenda de EEUU y la UE

Ivy Mike (yield 10.4 mt) - an atmospheric nuclear test conducted by the U.S. at Enewetak Atoll on 1 November 1952. It was the world's first successful hydrogen bomb.
140

Mirko C. Trudeau

Una guerra simultánea con China y Rusia es una pesadilla estratégica que incluso algunos estrategas estadounidenses como Henry Kissinger han estado advirtiendo a Washington que evite a toda costa, y también es un tema del que algunos medios de comunicación estadounidenses se han aficionado cada vez más a hablar y fantasear.

Los halcones de Washington y sus socios de la bélica Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) sueñan con globalizar la guerra, llevarla a todo el mundo. Ya la impusieron en el este europeo y en Medio Oriente. En Europa se teme por estos delirios imperiales.

En este marco no dejan de sorprender las declaraciones de la secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, Yellen hace lobby contra China antes de la Cumbre entre EEUU y la UE en  Washington | Actualidad Económicaquien afirmó que la economía de su país “sin duda” puede prestar ayuda financiera a Israel y Ucrania simultáneamente, ya que está en buenas condiciones para seguir actuando de acuerdo con sus intereses nacionales en el extranjero.

“Estados Unidos, sin duda, puede permitirse estar con Israel y apoyar las necesidades militares de Israel, y también podemos y debemos apoyar a Ucrania en su lucha contra Rusia”, declaró la funcionaria, quien agregó: “Tenemos que conseguir fondos, tanto para Israel como para Ucrania. Es una prioridad”, dijo la funcionaria, al instar a la Cámara a designar un nuevo presidente para que pueda aprobar la legislación.

El gasto militar de EEUU representa casi el 40 por ciento del gasto total en defensa del mundo y ha ido creciendo durante varios años, alcanzando en 2023 los 813.300 millones de dólares, más que el PIB de la mayoría de los países.

Washington nunca antes lo había abordado como una agenda política formal, supuestamente consciente de su gravedad y los terribles riesgos que conlleva. Pero la publicación el 12 de octubre de un informe de 145 páginas de un panel bipartidista de 12 miembros seleccionados por el Congreso titulado La postura estratégica de EEUU, cruzó esta «línea roja»

Estados Unidos revela el número de armas nucleares de su arsenalEl punto central del informe es que Estados Unidos debe expandir su poder militar, particularmente sus «armas nucleares» y su programa de modernización», con el fin de prepararse para posibles guerras simultáneas con China y Rusia. El informe difiere completamente de la actual estrategia de seguridad nacional de ganar un conflicto y al mismo tiempo disuadir otro, y de la actual política nuclear de la administración Biden.

Lamentablemente no se trata de una fantasía entre el público estadounidense, sino una evaluación y recomendación estratégica seria al servicio de la formulación de políticas de Estado. La escalofriante «pesadilla estratégica» se está colando en la agenda política.

El informe recomienda que EEUU despliegue más ojivas y produzca más bombarderos, misiles de crucero, submarinos con misiles balísticos, armas nucleares no estratégicas.  y que desplieguen ojivas en misiles balísticos intercontinentales (ICBM) terrestres y que consideren la posibilidad de añadir a su arsenal misiles balísticos intercontinentales móviles por carretera, además de establecer un tercer astillero que pueda construir barcos de propulsión nuclear.

El informe ignora las consecuencias de una carrera armamentista nuclear. Tanto China como Rusia son potencias nucleares, y todo el mundo sabe que provocar una confrontación entre potencias nucleares es una idea descabellada (y marcaría el fin de la humanidad). Incluso promover una carrera de armamentos nucleares bajo la bandera de la «disuasión» es un peligroso paso atrás en la historia y lo saben bien las elites políticas de Washington, que vivieron la Guerra Fría.Si Putin enloquece y decide un ataque nuclear táctico a Ucrania, ¿EE.UU.  puede anticiparlo? | Perfil

Los motivos -¿surrealistas?- detrás de esta exageración de las amenazas y de la creación de una atmósfera bélica son muy sospechosos. El reciente estallido del conflicto palestino-israelí provocó un fuerte aumento de las acciones de la industria de defensa estadounidense, las mayores beneficiarias del conflicto entre Rusia y Ucrania.

El complejo militar-industrial, como una monstruosidad geopolítica, se aferra parasitariamente a la sociedad estadounidense, manipulando cada uno de sus movimientos, empujando a Washington paso a paso para introducir e incluso preparar ideas que antes se consideraban «imposibles». La prosperidad del complejo militar-industrial  se basa en sangre y cadáveres. Servir a los intereses del complejo militar-industrial estadounidense no es ético, sino muy peligroso.

La realidad es que esa retórica se está volviendo cada vez más aceptable políticamente en el Washington de hoy. La idea de «prepararse para posibles guerras simultáneas con Rusia y China», que alguna vez fue una fantasía marginal, se ha ido abriendo camino gradualmente en la agenda de Washington, lo cual es profundamente inquietante.

Global Times señala que si Washington adoptara incluso una pequeña parte de las recomendaciones de este informe, el daño y las amenazas que podría representar para la paz mundial serían inmensurables y, en última instancia, serían contraproducentes para EEUU. Hay un viejo dicho chino: «Quien juega con fuego, en él perecerá».

La guerra en Medio Oriente mostró las primeras fisuras en los aliados transatlánticos y los ucranianos temen asimismo la escasez de munición y dólares. La guerra desencadenada entre Israel y Hamas, si continúa, puede tener consecuencias nefastas también en Europa, como las desencadenadas por la guerra en Ucrania. Se teme que aumenten los precios del petróleo y de gas, crezca el hambre, lleguen nuevas oleadas de migrantes…

La inquietud creció luego que, de cara a las elecciones presidenciales del próximo año, donde los republicanos lo acusan de ser blando con Irán, supuesto patrocinador de Hamas, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo  que está dispuesto a desplegar fuerzas militares adicionales en Medio Oriente. ¿El plan en marcha?

*Politólogo y analista estadounidense, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)