El carbón exportado depende de un reducido número de países

106

Pedro Prieto-Crisis Energética

De la misma manera que hemos hecho recientemente con el petróleo y el gas natural, ahora le toca el turno al análisis del comercio internacional de carbón en el mundo, a partir de los datos del Energy Institute. En un nuevo análisis del equilibrio entre productores e importadores, Pedro Prieto nos desvela cómo queda el comercio de este combustible fósil, el más contaminante y al que ya daban por muerto frente a la ola descarbonizadora que, en teoría, invadía al mundo.

Una de las conclusiones a las que llega Pedro tras analizar los datos del comercio mundial de carbón del año 2022 es que los países con capacidad de exportación son aún menos que en el caso del petróleo y el gas, es decir, los países importadores de carbón gozan de menor “flexibilidad” a la hora de escoger el origen de sus importaciones. Hay en todo el mundo solo 14 países o regiones con capacidad de exportación de carbón. De hecho, los importadores de carbón dependen en un 70% de tan solo tres naciones, y en más de un 90%, de apenas seis países.

El carbón en el mundo

Introducción
Vemos ahora las producciones y consumos de los principales países productores del mundo. Son datos del Energy Institute, que tomó el relevo este año de las estadísticas anuales de la energía en el mundo que antes proporcionaba British Petroleum. El archivo fuente del que se han realizado estas operaciones es el Statistical Review of World Energy 2023. Los datos son de 2022. Es decir, la guerra de Ucrania ya llevaba 9 meses al cierre de estos trabajos y, por tanto, es de esperar cambios significativos, sobre todo en Europa, en los flujos de carbón que salían de Rusia hacia el resto del mundo.

Como en los casos del petróleo y del gas, se ha realizado un análisis sencillo y simplificado de las producciones y los consumos internos (nacionales o domésticos, por su palabra en inglés “domestic” para hablar de lo nacional).

Por tanto, se han deducido a las producciones de cada país sus consumos internos y de ello se ha extrapolado la cantidad aproximada de carbón que esos países pueden exportar. Por supuesto, sabemos que hay países que pueden realizar triangulaciones y eso derivaría algún dato, pero en esencia, pensamos que es un buen indicador del estado del comercio de carbón en el mundo.

Hay algún dato interesante de cómo BP y ahora el Energy Institute han ido cambiando las métricas y los conceptos de los valores energéticos y sus equivalentes y su forma de reportar.

Por ejemplo, BP siempre ha ofrecido los datos de petróleo en millones de barriles de petróleo equivalentes (Mtoe, por sus siglas en inglés) y para el gas, ofrecía y ofrece los datos en miles de millones de metros cúbicos o en billones de pies cúbicos, pero luego establecía un equivalente energético del gas en petróleo; es decir, ponía los datos del gas en Mtoe, para poder comparar las magnitudes energéticas de forma sencilla.

Con el carbón hacía lo mismo. Solía dar el carbón en toneladas métricas, pero luego ofrecía un equivalente energético a petróleo, en Mtoe. Hace años diferenciaba un par de tipos de carbón, los de más calidad o energético y los de menor calidad. Y había también equivalentes energéticos.

BP y ahora el Energy Institute llevan unos pocos años en que están ofreciendo los datos de los principales combustibles fósiles en exajulios (EJ), lo que complica un poco la valoración para los países pequeños, pues que el exajulio es una cantidad enorme de energía.El alto precio del carbón: ¿amenaza u oportunidad?

Según los conversores oficiales, un exajulio es el equivalente de 1,635*108 barriles de petróleo, es decir de 163,5 millones de barriles de petróleo.

En el caso del gas, la utilización del exajulio (EJ) complica también la vida a los que vivimos con las cuentas en metros cúbicos de gas natural. La dominante industria estadounidense suele ofrecer además los datos de gas natural en pies cúbicos (1 metro cúbico de gas natural son 35,3107 pies cúbicos de gas natural).

Los cambios en el mercado europeo nos han llevado también a establecer equivalentes que muchas veces pueden resultar parciales o engañosos, pues cada vez se diferencian más las diferentes calidades y variedades de los combustibles fósiles, lo que no impide a la industria, por ejemplo, en los mercados llamados liberalizados, ofrecer, por ejemplo, el gas en kWh equivalentes.

En el caso del gas, un solo exajulio supone nada menos que unos 27.700 millones de metros cúbicos. Para ponerlo en contexto, eso es poco menos que todo el gas que consumió España en el año 2022, unos 33.100 millones de metros cúbicos. Por tanto, esta forma de reportar en exajulios es muy propia de Estados Unidos como gran potencia, pero deja en cifras ridículas a muchas naciones pequeñas, tanto productoras como exportadoras.

Con todo, todavía las tablas del Energy Institute mantienen con bastante regularidad esta equivalencia entre exajulios y miles de millones de metros cúbicos de gas natural, con lo que se pueden pasar sin problemas las tablas del gas natural de una medida a otra.

Pero con el carbón, empezamos a tener algunos problemas. Este año, el Energy Institute ha decidido que ofrece la producción de carbón en millones de toneladas y en exajulios, pero el consumo de carbón solo lo ofrece en exajulios. Y por supuesto, no hay equivalencias a millones de barriles de petróleo como en años anteriores.

Algo que debería ser relativamente sencillo de extrapolar, para utilizar una u otra métrica, pero resulta que las conversiones se vuelven más complicadas y el Energy Institute no se molesta en explicar estas diferencias sustanciales.

Por ejemplo, la conversión equivalente de EJ a millones de toneladas métricas de carbón, ofrecen resultados tan dispares como estos:Colombia exportó más carbón y menos coque en el primer trimestre | EL ESPECTADOR

Canadá: 1 EJ =38,2 Mton carbón
EE.UU.: 1 EJ = 44,6 Mton carbón
Polonia: 1 EJ= 63,2 Mton carbón
Australia: 1 EJ = 38,7 Mton carbón
Indonesia: 1 EJ= 49,27 Mton carbón

No se explica bien el porqué de los diferentes valores energéticos equivalentes para el carbón según los países. Hasta hace poco, se solía distinguir entre los carbones de más calidad de tipo antracitas, ya en caída considerable (hard coal) y los de menor calidad, como los lignitos, más del tipo “brown coal”

En la etiqueta de precios del carbón, aparece ahora una miríada de catalogaciones que tienen muy diferentes precios y eso, con seguridad, se debe a las diferentes calidades energéticas del carbón que se extrae. Por ejemplo, el Northwest Europe se valora a 294 $/Ton y el carbón de tipo US Appalachian se valora a 158 $/Ton, casi la mitad. Obviamente, uno no puede saber con estos datos si esa diferencia se debe a la mayor o menor calidad energética del producto o a los mecanismos internos de precios de los mercados nacionales.

Por tanto, la conclusión es que aquí ofreceremos las producciones, los consumos y los balances de producción menos consumo (es decir, lo que aparentemente queda libre para exportar), directamente en exajulios (EJ).

Situación mundial del carbón
El mundo produjo en 2022, nada menos que 8.803,4 millones de toneladas de carbón. Eso puesto en exajulios, en la única tabla que permite su conversión, fueron 174,56 exajulios de carbón, a razón de 1 EJ = 50,43 Millones de toneladas de carbón a nivel mundial en producción.

La primera sorpresa es que, una vez descontados los consumos nacionales de los productores de carbón a sus producciones nacionales, apenas nos quedan unos 14 países o regiones con capacidad exportadora de carbón. Esto son incluso menos países que los exportadores netos de petróleo y de gas. La tabla de 2022 sería como sigue:

Ante una situación así, uno no sabe si felicitarse porque casi no queden países que puedan ofrecer el contaminante carbón a terceros que lo necesitan o si es que hay un problema de recursos.

Aparentemente, todavía no hemos llegado al cenit de la producción mundial, pues 2022 tuvo una producción superior a la de 2021 en un 0,8%.

Debo mencionar aquí la sorpresa de ver aparecer a China como productor con cierta excedencia de carbón nacional. Produjo 92,22 EJ de carbón y consumió 88,56 EJ (incluyendo el consumo de Hong Kong). China llevaba un historial de importaciones continuadas en los últimos 20 años y este año salta a positivo y da la sorpresa.

Otra cosa sorprendente es que los importadores de carbón de todo el mundo, entre los que se encuentra España, que lleva cuatro años sin producción nacional que el Energy Institute pueda considerar como tal, dependen en un 70% del carbón de solo tres naciones. Y en más de un 90% de apenas seis países.

El carbón que se puede exportar por parte de los países productores/exportadores supone un total de 36,95 EJ. Dado que la producción mundial es de 174,56 EJ, eso significa que solo queda libre para ofrecer a los muchos países importadores de carbón (sean productores que deben todavía importar, además de producir o sean importadores netos, por no producir nada) apenas el 21,17% de todo el carbón que se extrae en el planeta. El resto lo consumen los propios productores

Además, si miramos la lista de productores que además tienen que importar carbón:

Pues viene a resultar que de los 36,95 EJ de carbón que quedan exportables, los productores que todavía importan y consumen un total de 20,53 EJ, si se les ofreciese prioridad para tomar la parte que importan de los exportadores, dejarían al resto del mundo con un 16,4% del carbón mundial.

Aquí llama la atención que un país como Polonia, tradicionalmente gran productor, lleve los últimos cinco años importando carbón, según los balances que resultan de los datos ofrecidos por el Energy Institute.

En esta tabla, quitando el empujón productivo y preocupante de China, que persigue sus objetivos consciente de que debe independizarse energéticamente a marchas forzadas del Occidente que le está preparando un posible boicot (con la única espita de salvación limitada de Rusia) y necesita el carbón desesperadamente para su industria y todavía bastante consumo doméstico, se ve como India, Japón y Corea del Sur, otros tres países que o están muy industrializados o están en vías de querer estarlo, como India, lideran el consumo. Parece cada vez más claro que hay determinadas industrias manufactureras, seguramente relacionadas con el metal y la producción metalúrgica, que no pueden prescindir del carbón. Si Europa necesita menos, es porque ha renunciado en una buena parte a esas producciones, delegando a terceros, precisamente en esos países y China e India, esas producciones. Y parece que ahora se empieza a arrepentir y a darse cuenta de que esa dependencia le impide dictar a esos productores (China como la principal) sus políticas exteriores.

Si considerásemos solo a ese puñado de países todavía productores de carbón, pero además también importadores de Europa (Reino Unido incluido) como un conjunto, aunque sea muy disjunto, esa región todavía demanda importar carbón en unos 5 EJ, tanto como India, con sus 1.430 millones de habitantes. Otros países europeos que solo importan y no producen suman 1,59 EJ de carbón importando más.

Volvemos a la copla de siempre con respecto a las energías fósiles:

Ni contigo ni sin ti
tienen mis males remedio
contigo porque me matas
sin ti porque yo me muero.