Capitalismo, producción y mercado

180

Michel Mujica Ricardo

Este es el mundo que se está construyendo o mejor dicho se está destruyendo… Quién no tiene un pedazo de pan, toma una piedra para defenderse. No olvidemos que el mundo del trabajo puede prescindir del mundo del capital, pero el mundo del capital no puede prescindir del mundo del trabajo.

 El capitalismo es un sistema que organiza la producción social con vista a la obtención de beneficios para los poseedores de los medios de producción. La producción y circulación de mercancías es el mecanismo a través del cual funciona este proceso, y la explotación de la mercancía fuerza de trabajo Posibilita la obtención de los beneficios privados.

Este proceso nos permite pensar el funcionamiento de la organización capitalista del trabajo.

La lógica del capital no obedece solamente a imperativos tecnológicos ya que el proceso de valorización del capital tiene como ejercicio último garantizar la búsqueda de beneficios y la separación del trabajador de los medios de trabajo, es decir, de los medios de producción. La innovación se garantiza siempre y cuando asegure los beneficios del capital.

Producción de valores de uso, es el primer nivel de la organización capitalista del trabajo, que también debe considerar la relación con los costes y los beneficios y obliga a considerar diversos elementos: precio de la fuerza de trabajo, productividad, de dicho factor, grado de amortización del equipo empleado , coste de las nuevas maquinarias, costes indirectos, del sistema de organización, del trabajo, etc.

Otro nivel del análisis es el grado de resistencia y las relaciones entre el capital y el trabajo. Lo que permite pensar que la organización de la producción y del mundo del trabajo lleva el sello de la organización capitalista del trabajo y lo que genera un conflicto entre los trabajadores y el capital , lo que conduce a la superación del capitalismo o su permanencia..

El proceso de producción capitalista se desarrolla como un proceso de decisión del trabajo y el capital quien tiene la fuerza y capacidad de controlar colectivamente lo que los obreros o el trabajador individual pierde.

El proceso de sometimiento del trabajador al capital, no importa cuáles sean las formas de la organización capitalista del trabajo, se implanta desde los inicios del capitalismo industrial. El taylorismo y el Fordismo permite pensar una organización del trabajo y una orientación del capital hacia la innovación y la competencia del mundo de la producción Donde los beneficios en su mayoría están orientados a fortalecer dicho proceso. Muy diferente es el proceso que se da bajo las formas del capitalismo neoliberal y de la financiarización de la economía.

Véase en tal sentido mi trabajo sobre el americanismo y el Fordismo, y no olvidar que el taylorismo y el Fordismo son formas de la organización capitalista del trabajo para enfrentar determinados problemas, entre los cuales consideramos importantes mencionar los siguientes: primero, aumentar la plusvalía relativa, por medio del aumento de la productividad en la producción de bienes de consumo del trabajador; segundo, aumento de la plusvalía absoluta, a base de conseguir un notable incremento de la intensidad del trabajo y reducir los tiempos muertos, improductivos; tercero, la necesidad, en algunos países, de romper una resistencia del trabajo basada en el control sindical.

Cuarto, la creación de oficinas de planificación y métodos, encargado de organizar la organización capitalista del trabajo, reorganizar los métodos de trabajo, fijar las cantidades a producir, seguimiento de la competencia, etc. Quinto, esta planificación de la organización de la producción implica una observación continua de la actividad realizada por los trabajadores, y también la parcelación extrema de las actividades de cada trabajador, lo que conduce a la aplicación de un nuevo sistema salarial.

El taylorismo, por ejemplo, será el introductor de los sistemas de primas por producto tenido y de los sistemas de valoración individual de los puestos de trabajo.

Estas formas de la organización capitalista del trabajo, permite pensar algunos elementos básicos que ya se encuentran en el taylorismo: parcelización de las tareas, regulación y control de la actividad de los trabajadores y fijación externa del tiempo de producción.

Las innovaciones y la organización capitalista del trabajo se va a realizar desde las oficinas de planificación y también en la estructura jerárquica y de control del trabajador directo, ya que la verificación de los productos obtenidos del trabajo colectivo no están en manos del trabajador si no es un proceso externo a ellos..

La introducción de las nuevas tecnologías Siempre estarán sujetas al dominio del capital desde la década de los sesenta comienza a introducirse una corriente del pensamiento empresarial que plantea reformas de la organización del trabajo, que se conecta con las experiencias de la psicología del trabajo iniciadas a principios del siglo XX.

Los años dorados Denominados en Francia los gloriosos 30 fue un periodo de crecimiento económico, sostenido, con pleno empleo en casi toda Europa, y también fue un momento donde los trabajadores estaban organizados en condiciones favorables para desarrollar su resistencia al capital.

Formas de resistencia del trabajo y de organización distinta del mundo de la producción, se encuentran en el caso de las empresas LIHP en Francia como la resistencias obreras italianas del 68.

Nuevas técnicas tendentes a superar la rigidez de la cadena de producción va a ser sustituida progresivamente Por transformar el trabajador fijo de la cadena en un trabajador que va rotando periódicamente y realiza varios tipos de actividades o en el caso de la gran industria. La organización de equipos de trabajo para realizar una fase de la de su organización.

A veces se promueve canales que permite integrar iniciativas de los trabajadores Esta lógica permite reducir los niveles de absentismo, suavizar las tensiones en la organización Ford Ista del trabajo y reducir los costes del control sobre los trabajadores.

Bajo las formas neoliberales de organización del capitalismo, nos encontramos ante procesos complejos de privatizaciones, deslocalizaciones y desregulaciones y las políticas de flexibilización laboral, que afecta notablemente al mundo del trabajo y la sumisión del mundo de la producción, al de las finanzas y en las organizaciones de producción, la sumisión de las grandes organizaciones económicas, el mundo de los accionistas, reduciendo progresivamente o sometiendo las innovaciones y las relaciones sociales que se encuentran en el mundo de la producción al beneficio de los accionistas.

Lo que reduce notablemente el papel mismo de los grandes directores de la empresa sometidos en definitiva, a las exigencias de beneficio del poder de los propietarios de la empresa que controlan las acciones de ellas.

Resumen de lo dicho, el control de las decisiones básicas sigue estando en manos de los capitalistas, y el criterio fundamental reside en la valorización del capital y la obtención de beneficios privados.

La búsqueda de beneficios es un proceso inherente al funcionamiento del capitalismo y la organización capitalista del trabajo, no importa cuál sea su naturaleza, es un proceso complejo de jerarquización de roles y funciones que tiene como objetivo central la sumisión del trabajador tanto individual como colectivo a la potencia del capital e impedir cualquier tipo de organización del mundo del trabajo que no esté conectado con la obtención de beneficios.

La economía mundial hoy en día está ligada a la guerra. El acceso a los mercados y a los recursos naturales conducen hoy necesariamente a conflictos armados y a la militarización de los estados nacionales. Estamos viviendo un neo mercantilismo y la China es un buen ejemplo de ello, Muy conservadora a las importaciones y muy agresiva hacia las exportaciones. Hay otro factor que está en juego, China desafía y plantea el desplazamiento de los Estados Unidos como poder hegemónico mundial y eso no es tan fácil.

Un ejemplo de ello es la guerra en Ucrania y la extensión de la OTAN y la sumisión neocolonial de la Unión Europea en política exterior y en defensa. La creación de mecanismos alternos al sistema hegemónico capitalista mundial, tales como la ruta de la seda y la creación de los Brics. Asistimos progresivamente al desmoronamiento del sistema financiero internacional que nació después de la Segunda Guerra Mundial.

África es el gran ejército humano de reserva de la Unión Europea… y también de la India. Palestina e Israel han vivido y vivirán bajo la violencia hasta que cese la colonización del estado de Israel sobre Palestina.

Este es el mundo que se está construyendo o mejor dicho se está destruyendo… Quién no tiene un pedazo de pan, toma una piedra para defenderse.No olvidemos que el mundo del trabajo puede prescindir del mundo del capital, pero el mundo del capital no puede prescindir del mundo del trabajo.

*Fue embajador de Venezuela en Argelia de 2005 a 2013 y en Francia de 2013 a 2020, llevando una doble carrera en la enseñanza superior y la diplomacia. Se licenció en Sociología por la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica) y es doctor en Ciencias Sociales y máster en Filosofía de la Historia por la Universidad Central de Venezuela, donde dirigió la Escuela de Sociología. Fue asesor del PNUD, y director de su programa de investigación y formación para mujeres, de 1996 a 1997.