Malvinas: enojo británico luego de la resolución de la Unión Europea

97

Rubén Armendáriz

El gobierno británico expresó su enojo con la Unión Europea (UE) por haberse referido a las Islas Malvinas con ese nombre -y no con el de Falkland Islands- en la declaración que suscribió el martes último en Bruselas con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en la que se reconoció la existencia de una disputa entre la Argentina y el Reino Unido por la soberanía sobre el archipiélago del Atlántico Sur.

Apenas unas horas después de que los presidentes de ambos bloques reconocieron en un documento por primera vez a las Islas Malvinas como un territorio en disputa de soberanía por parte de Argentina, el gobierno británico reaccionó duramente con un mensaje poco diplomático: «Todos los países deberían reconocer el derecho de los isleños a decidir su propio futuro», expresó Londres.Quién es Rishi Sunak? - Córdoba Global

Voceros del Foreign Office, la cancillería británica, añadieron que «las Islas Falkland (Malvinas) han dejado claro su deseo de seguir siendo británicas y sólo a ellas corresponde decidir su futuro», mientras que el primer ministro de Reino Unido, Rishi Sunak, criticó con dureza el documento de la UE-Celac por haber mencionado a las islas como «Malvinas» ya que ellos las denominan «Falklands».

Sunak sostuvo que es una «elección de palabras lamentable». El portavoz oficial del premier le dijo a la prensa en Londres que en su opinión «habría sido totalmente inaceptable que la UE cuestionara el derecho de los habitantes de las Islas Falkland a decidir su propio futuro.

El documento de la UE rompe con el Tratado de Lisboa que es fundacional de la Unión Europea y que cuando estaba Gran Bretaña incluía a las Malvinas como «territorios de ultramar» de Europa. Pero el Reino Unido se fue de la Unión Europea…

«En cuanto a la cuestión de la soberanía sobre las Islas Malvinas, la Unión Europea ha tomado nota de la posición histórica de la CELAC, basada en la importancia del diálogo y el respeto del Derecho internacional en la solución pacífica de controversias», se cita en el punto 13 del documento firmado por la UE y la CELAC en Bruselas.

Y el punto 14 continúa: «Reafirmamos además nuestra adhesión fundamental a todos los fines y principios de la Carta de las Naciones Unidas, en particular la igualdad soberana de todos los Estados y el respeto de su integridad territorial y su independencia política, así como la solución de controversias por medios pacíficos y de conformidad con los principios de justicia y de Derecho internacional.»

Desde el gobierno argentino celebraron la conquista diplomática luego de largas gestiones. Incluso, denunciaron que hubo presiones de Londres sobre sus vecinos europeos para mantener la postura histórica del bloque frente a esta disputa.

El Foreign Office insistió en que la decisión de los isleños de seguir siendo británicos es una posición respaldada por el derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas, que es vinculante para todos los miembros de la ONU.Lo que olvida decir es que se trata de un territotio ocupado militarmente por sus fuerzas coloniales.

Peter Stano, portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior, declaró que «los Estados miembros de la UE no han cambiado sus opiniones/posiciones respecto a las Falklands/Malvinas. La UE no está en situación de expresar https://static.ukrinform.com/photos/2022_07/thumb_files/1080_600_1657784545-807.jpgninguna posición sobre las Falklands/Malvinas, ya que no ha habido ningún debate o decisión del consejo [de estados miembros] sobre este asunto» y recordó que «la Unión Europea no adopta ninguna posición sobre estas cuestiones sin un mandato del Consejo».

Sin embargo, las expresiones de Stano no tuvieron eco en los presidentes de la UE que respaldaron el documento sellado con la CELAC en Bruselas.

Teslyn Barkman, titular la asamblea legislativa británica en Malvinas, aseguró, en nombre del cuerpo que dirige, estar «muy decepcionados de que se haya decidido, sin la participación de ‘Falkland Islands’ (el nombre con el que el Reino Unido designa a las Malvinas) o del Gobierno del Reino Unido, referirse a nuestras Islas con un nombre que nos ha dado nuestro vecino argentino, agresivo y hostil».

«Instamos a los miembros de la Unión Europea a respetar los deseos de los habitantes de las islas y referirse a nosotros por nuestro nombre propio, como lo han hecho históricamente. Seguimos teniendo claro que las discusiones sobre nuestra soberanía no son negociables. Los isleños tienen claro su deseo de permanecer como territorio británico de ultramar y nuestro compromiso de ser parte de la familia del Reino Unido, viviendo en libertad bajo el gobierno de nuestra elección», concluyó.

Alberto Fernández en Bruselas: firmó acuerdos de cooperación energética y  se prepara para la cumbre entre UE y Celac - Poltica ArgentinaLa declaración fue leída como un gran triunfo de la diplomacia argentina por el gobierno de Alberto Fernández. «Malvinas es una causa nacional. Hemos dado un paso más, una victoria diplomática histórica: un pueblo entero ha llevado Malvinas a una declaración birregional. El compromiso de las y los argentinos con la defensa de los derechos de nuestra patria lo hizo posible», celebró el mandatario en redes sociales.

Desde el gobierno argentino celebraron la conquista diplomática luego de largas gestiones. Incluso, denunciaron que hubo presiones de Londres sobre sus vecinos europeos para mantener la postura histórica del bloque frente a esta disputa, que llevara a la guerra de diez semansa  en el año 1982, por la cual se disputó la soberanía de las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur.

*Periodista y politólogo, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)