Presidentes latinoamericanos piden a Biden apoyo de EEUU a la Argentina ante el FMI

136

Rubén Armendáriz

La Argentina envió al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, una carta firmada por los Jefes de Estado de Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, México y Paraguay para que interceda ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) en la búsqueda de una salida al “sobreendeudamiento” provocado por el “excepcional préstamo” de 47 mil millones de dólares que el organismo multilateral de crédito otorgó al gobierno de Mauricio Macri.

La misiva firmada, entre otros, por los mandatarios Luiz Inácio Lula da Silva (Brasil), Gustavo Petro (Colombia) y Andrés Manuel López Obrador (México), remarca el “denodado” trabajo que viene realizando el gobierno argentino para hacer frente a la “excepcional deuda” contraída con el FMI.

Además le recuerda al FMI, organismo que preside Kristalina Georgieva, que aquel crédito “muy superior” a la cuota que correspondía a la Argentina contó con el aval de sus principales accionistas” y le reclama “respuestas extraordinarias”, ante las “circunstancias extraordinarias” que atraviesa la Argentina producto de la pandemia, la guerra en Ucrania y la reciente sequía que vivió el país y que complico sus exportaciones agropecuarias.

La carta recuerda también que el crédito otorgado al gobierno neoliberal de Cambiemos (hoy Juntos por el Cambio) “contó con el aval de sus principales accionistas, por un monto superior al 1.000 por ciento de su cuota”, es decir de la cuota parte correspondiente a la Argentina como socia del FMI. Obviamente habla del aval dado por el gobierno estadounidense.

El texto de la misiva

“Señor Presidente:

Agradecemos el compromiso con la búsqueda de una salida al sobreendeudamiento provocado por el préstamo del FMI.

Los países de la región seguimos con atención la situación que atraviesa la Argentina, producto del efecto combinado del sobreendeudamiento en la anterior administración, la pandemia, el impacto de la guerra en Ucrania y las consecuencias de la mayor sequía que el país haya padecido en el último siglo.

El gobierno argentino ha estado trabajando de manera denodada para hacer frente a la excepcional deuda contraída con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Se trata del mayor crédito otorgado en la historia del organismo, que contó con el aval de sus principales accionistas, por un monto superior al mil por ciento de su cuota.

Sin perjuicio de la excepcionalidad antes mencionada, la voluntad de la Argentina por honrar sus compromisos multilaterales ha sido indudable. Desde la aprobación del nuevo programa con el FMI que oportunamente fuera aprobado por el Congreso Nacional, la Argentina cumplió las metas acordadas y consolidó un proceso de crecimiento, generación de empleo y ordenamiento fiscal.

El choque exógeno que supone la sequía -por definición completamente ajeno a la voluntad del gobierno argentino y su pueblo- ha originado una pérdida de divisas superior al 20% de las exportaciones del país, con un efecto severo en las reservas internacionales que ha complicado el normal funcionamiento del mercado cambiario, reducido los recursos tributarios y repercutido en la inflación.

Circunstancias extraordinarias ameritan respuestas extraordinarias, tan extraordinarias como el sobreendeudamiento provocado por el préstamo del FMI, que es una de las principales causas de la situación actual, Buscamos una solución que permita el crecimiento de la Argentina, la generación de empleo y el aumento de sus exportaciones. Todas ellas condiciones necesarias para que país, a su turno, pueda afrontar los vencimientos del mencionado período.

Al excelentísimo señor Presidente de los Estados Unidos de América

La Argentina ha solicitado al FMI una revisión que permita sortear las dificultades que presenta este año atípico y que sirva como puente hasta tanto maduren varios proyectos en curso, en particular los referidos a energía y minería, que tendrá un impacto significativo en la balanza de pagos del país.

Los mandatarios de la región creemos que es posible lograr una sal,ida consensuada que la permita a la Argentina transitar la coyuntura en la que se encuentra. No resulta viable y tampoco deseable que las exigencias que no consideran debidamente el cambio de las circunstancias sumerjan a la Argentina en una crisis innecesaria que interrumpa  la recuperación en curso.  La inflexibilidad del FMI para revisar los parámetros del acuerdo en contexto de la sequía descripta corre el riesgo de convertir un problema de ,liquidez en uno de solvencia.

Por estos motivos le solicitamos con respeto y afecto que apoye a la Argentina en as negociaciones que está llevando adelante con el mencionado organismo. Los principios y compartidos en las Américas, en torno a la democracia, los derechos humanos y la inclusión social debe guiarnos al encuentro de una solución rápida y efectiva para la Argentina.

Contamos con su empatía y compromiso”.

(Firman)

Luiz Inácio Lula da Silva, Presidente de la República Federativa de Brasil

Luis Arce, Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia

Gabriel Boric, Presidente de la República de Chile

Gustavo Petro, Presidente de la República de Colombia

Andrés Manuel López Obrador,. Presidente de los Estados Unidos Mexicanos

Mario Abdo Benítez, Presidente de la República de Paraguay

*Periodista y politólogo, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)