Previsiones económicas 2023: la caída inminente

29

Michael Roberts

Al final de cada año, intento hacer una previsión sobre lo que ocurrirá en la economía mundial en el año siguiente. Por supuesto, las previsiones están envueltas en el error, dadas las muchas variables que intervienen y que impulsan las economías. Las previsiones meteorológicas siguen siendo difíciles de hacer y aquí los meteorólogos se ocupan de acontecimientos físicos y no (al menos directamente) de acciones humanas.

o obstante, las previsiones meteorológicas a tres días vista son bastante precisas. Y las previsiones a más largo plazo sobre el cambio climático se han confirmado ampliamente en las últimas décadas. Así que si consideramos que la economía es una ciencia (aunque una ciencia social), y yo lo hago, entonces hacer predicciones también forma parte de la comprobación de teorías y pruebas en economía.

¿Cómo resultaron las predicciones que hice el año pasado para 2022? En 2022, se esperaba que la economía mundial creciera en torno al 3,5-4,0% en términos reales, lo que suponía una importante ralentización con respecto a 2021 (un 25% menos). En realidad, 2022 parece ser peor que esa previsión de consenso, con sólo un 3,2%. Se esperaba que las economías capitalistas avanzadas crecieran por debajo del 4% en 2022; ahora parece que estas economías sólo alcanzarán el 2,4%.

Se esperaba que las llamadas economías emergentes lograran un aumento medio del 4% en 2022, lo que de nuevo resulta demasiado optimista, ya que el resultado probable es del 3,7%. Así pues, las principales economías lo hicieron mucho peor que en 2021, y peor que las previsiones de consenso. De hecho, la caída del crecimiento en 2022 en comparación con 2021 fue una de las más profundas registradas.

Mi propia previsión de crecimiento del PIB real para 2022 también era demasiado alta. Pero al menos reconocí por qué habría un retroceso significativo. El año pasado, sostuve que «la ‘fiebre del azúcar’ del gasto reprimido de los consumidores, engendrada por los subsidios en efectivo COVID del gasto fiscal de los gobiernos y las enormes inyecciones de dinero crediticio de los bancos centrales habían terminado». Eso era quedarse corto. Como sabemos, a mediados de 2022, los bancos centrales estaban inmersos en una serie de subidas de los tipos de interés que han elevado drásticamente el coste de los préstamos para los consumidores y las empresas. La reversión de la relajación monetaria (QE) al endurecimiento (QT) fue rápida y brusca debido al rápido aumento de las tasas de inflación de los precios de bienes, materias primas y servicios a escala mundial.

He analizado las razones del repunte inflacionista y la reacción de los bancos centrales en numerosos posts este año. La debilidad de las economías de baja productividad, los bloqueos de la cadena de suministro mundial a causa del COVID y la crisis energética, agravada por el conflicto entre Rusia y Ucrania, fueron los motores de la inflación, no la «demanda excesiva», como argumentaban los keynesianos, ni el exceso de «dinero barato», como sostenían los monetaristas. Como resultado, los bancos centrales se han visto impotentes para detener la inflación, salvo destruyendo los ingresos, aumentando los costes de la deuda e intensificando así la probabilidad de una caída en picado de las principales economías en 2023.

De hecho, el año pasado esperaba que se produjera una crisis mundial de la deuda: «tal era el tamaño de la deuda corporativa y el gran número de las llamadas ‘empresas zombis’ que ni siquiera estaban obteniendo beneficios suficientes para cubrir el servicio de sus deudas (a pesar de los bajísimos tipos de interés), que podría producirse un crack financiero». Esto aún no ha sucedido en las economías capitalistas avanzadas, en parte debido a la inflación, que ha reducido la carga «real» de los costes de endeudamiento. La relación deuda/PIB mundial alcanzará el 352% a finales de 2022, según el último Global Debt Monitor del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), con sede en Washington. Esta cifra incluye la deuda del sector financiero, que suele ser interna. Excluyendo eso, la deuda global supera el 250% del PIB mundial, según el BPI.

Pero, como predije, las llamadas economías emergentes se enfrentan a una grave crisis crediticia, con impagos de deuda que ya se están produciendo en Sri Lanka, Zambia, Ghana y otros países como Egipto y Pakistán, al borde del abismo. Un dólar muy fuerte hasta 2022 ha hecho prácticamente imposible el servicio de la deuda en dólares para muchos de los países más pobres. Según el BPI, en las economías emergentes hay unos 65 billones de dólares de deuda en dólares de entidades no bancarias. Aproximadamente la mitad de las Economías de Renta Baja (EBI) corren ahora peligro de impago. La deuda de los «mercados emergentes» en relación con el PIB ha aumentado del 40% al 60% en esta crisis. Hay poco margen para aumentar el gasto público para aliviar el golpe.

Según un informe del Banco Mundial, los países más pobres del mundo deberán pagar este año un 35% más en concepto de intereses de la deuda para cubrir el sobrecoste de la pandemia de Covid-19 y el drástico aumento del precio de las importaciones de alimentos. América Latina se enfrenta a una «crisis prolongada» tras la pandemia. Un informe de la ONU sobre América Latina y el Caribe advierte de que casi el 45% de los jóvenes viven por debajo del nivel de pobreza. El informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) señala que 56,5 millones de personas padecen hambre en la región. Se calcula que el 45,4% de las personas de 18 años o menos en América Latina viven en la pobreza.

Contrasta esto con los enormes beneficios obtenidos por los productores de energía en 2022. Los beneficios de las siete mayores empresas petroleras se dispararon hasta casi 175.000 millones de dólares.

En mi previsión para 2022 dije que «este año podría ser el del desplome financiero o, al menos, el de una severa corrección de los precios de la bolsa y de los bonos, a medida que suban los tipos de interés, llevando finalmente a la quiebra a una capa de corporaciones zombis». Pues bien, aún no hemos tenido el crash ni las quiebras, pero sí la severa corrección de los mercados financieros. Los mercados de acciones y bonos de las principales economías se han desplomado en consonancia con la fuerte reducción del crecimiento y la subida de los tipos de interés.

Hubo dos víctimas notables de este endurecimiento del crédito y la liquidez: la muerte de las criptomonedas y la fuerte caída de las cotizaciones bursátiles de héroes de la especulación «tecnológica» como Tesla y Meta. 2022 ha sido el año de la catástrofe de las criptomonedas. Más de 2 billones de dólares de valor teórico se han desvanecido en el aire, ya que la capitalización total del mercado de criptodivisas se ha desplomado un 70% desde su máximo alcanzado en noviembre de 2021.

Empezando por el escándalo de Tether y terminando en el imperio FTX de Sam Bankman-Fried con su detención por cargos penales, la moda de las criptomonedas tipo Ponzi ha quedado al descubierto. La especulación es inherente al capitalismo, pero aumenta, como otras actividades financieras, en épocas de malestar económico y crisis, es decir, cuando la rentabilidad cae en los sectores productivos y el capital migra a sectores improductivos y financieros donde la tasa de ganancia es más alta. Esta es la razón del surgimiento y auge del mercado de criptomonedas. Lo que la caída de este mercado muestra ahora es lo que ocurre cuando los inversores empiezan a esperar una caída de los beneficios por una inminente desaceleración e incluso recesión de la economía «real».

Y luego está Tesla y su monstruosa cabeza, Elon Musk. La subida del precio de las acciones de este aparente líder mundial en coches eléctricos convirtió a Musk en el multimillonario más rico del mundo. Pero su accidentada compra de Twitter y la importante caída de la producción y las ventas de Tesla han destruido casi la mitad de su riqueza en papel. Tesla valía 1,2 billones de dólares de capitalización bursátil a principios de 2002, pero ahora su valor ha caído hasta los 400.000 millones de dólares, una caída equivalente a la capitalización bursátil actual combinada de más de 80 de las empresas más pequeñas del índice S&P 500.

En mis previsiones para 2022, consideraba que «las elevadas tasas de inflación actuales serán probablemente ‘transitorias’, ya que durante 2022 el crecimiento de la producción, la inversión y la productividad empezarán probablemente a retroceder hasta las tasas de la ‘larga depresión’. Eso significará que la inflación también remitirá, aunque seguirá siendo más alta que antes de la pandemia». Esto se escribió antes de que se desatara la crisis energética y comenzara el conflicto de Ucrania. Así que las tasas de inflación no remitieron en 2022 y, por el contrario, siguieron subiendo hasta alcanzar máximos en noviembre. Eso no parecía tan «transitorio».

Pero ahora las tasas de inflación general están empezando a bajar, a medida que disminuyen las subidas de los precios de la energía y los alimentos (aunque siguen en máximos históricos). Tras haber alcanzado una media superior al 7% en 2022, la inflación mundial podría ralentizarse hasta situarse por debajo del 5% en 2023, aunque seguirá siendo muy superior a la media superior al 3% de la década de 2010. En este sentido, la elevada inflación resultará «transitoria» en 2023 (aunque seguirá siendo más elevada que antes de la pandemia), aunque sólo sea porque la economía mundial se dirige hacia una nueva recesión sólo tres años después de la recesión pandémica, que fue la más profunda y de mayor impacto en la historia del capitalismo (¡unos 200 años!).

Nunca se había esperado tanto una recesión inminente. Tal vez eso signifique que no se producirá, dado el historial de los principales analistas económicos. Pero esta vez el consenso parece estar en lo cierto. Por supuesto, hay algunos analistas en EE.UU. que siguen afirmando que la economía estadounidense, con su tenso mercado laboral, la ralentización de la inflación y la fortaleza del dólar, evitará una recesión. Pero eso no es lo que piensan todos los organismos internacionales de previsión.

Por ejemplo, el FMI. Calcula que el crecimiento real del PIB mundial será de sólo el 2,7% en 2023. Oficialmente, eso no es una recesión en 2023, «pero se sentirá como tal». El crecimiento de EE.UU. se ralentizará hasta el 1%; el del Reino Unido, hasta el 0,5%, junto con el de la eurozona, mientras que Alemania entrará en recesión con un -0,3%. «Los riesgos para las perspectivas siguen siendo inusualmente grandes y a la baja». Y la previsión del FMI es la más optimista. La OCDE calcula que el crecimiento mundial se ralentizará hasta el 2,2% el año que viene. «La economía mundial se enfrenta a retos importantes. El crecimiento ha perdido impulso, la elevada inflación se ha extendido por países y productos, y está resultando persistente. Los riesgos están sesgados a la baja». Por su parte, la UNCTAD, en su último informe sobre Comercio y Desarrollo, también prevé que el crecimiento económico mundial descienda al 2,2% en 2023. «La desaceleración global dejaría el PIB real aún por debajo de su tendencia prepandémica, costando al mundo más de 17 billones de dólares – cerca del 20% de la renta mundial».

La Organización Mundial del Comercio (OMC) se une a los demás organismos internacionales en la previsión de una recesión mundial. Según la OMC, «se prevé que el comercio mundial de mercancías se ralentice bruscamente el próximo año debido al peso de los altos precios de la energía, la subida de los tipos de interés y las perturbaciones relacionadas con la guerra, lo que aumenta el riesgo de recesión mundial». Su previsión de crecimiento económico mundial para 2023 es del 2,3%, y la OMC advierte de una ralentización aún mayor si los bancos centrales suben demasiado los tipos de interés en sus esfuerzos por controlar la elevada inflación.

Por su parte, el Instituto Peterson, una de las principales instituciones del sector privado, prevé una recesión en la eurozona, Estados Unidos, Reino Unido y Brasil el año que viene, con una caída del crecimiento económico mundial hasta un mínimo del 1,8%. Y el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), organismo de investigación financiado por las principales instituciones financieras internacionales, prevé una caída aún mayor del crecimiento mundial el año que viene. «Prevemos una recesión mundial en 2023. Ajustado a los efectos de base – probablemente en torno al +0,3% el próximo año (verde) – el crecimiento mundial será sólo del +1,3%. Esto es tan débil como en 2009, cuando el crecimiento global fue inferior (+0,6%), pero el arrastre fue del -0,7% (amarillo).

Otra «Gran Recesión».

Así pues, parece que la mayoría de los principales analistas están de acuerdo en que en 2023 se producirá un desplome, aunque no se atreven a apostar por la profundidad ni por las regiones. Sin embargo, algunos economistas de la corriente dominante descartan esta previsión de caída alegando que la economía mundial seguirá creciendo en 2023.

«Aunque la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y el Fondo Monetario Internacional esperan que el crecimiento mundial se desplome hasta el 2,2-2,7% en 2023, desde el 6,1% de 2021, eso sigue dejando a la economía mundial con pocas probabilidades de contraerse durante trimestres consecutivos». (Jeffrey Frankel). Pero recuerde, si el PIB real mundial crece en torno al 2% el próximo año (eso para una economía mundial que incluya a EE.UU., India e Indonesia en rápido crecimiento y una China recuperándose de los bloqueos COVID), eso significa que el crecimiento del PIB per cápita será de sólo el 1%, una tasa tan baja como en la Gran Recesión de 2008-9.

¿Puede EE.UU. escapar de la recesión? En diciembre, la actividad empresarial estadounidense se contraía a su ritmo más rápido desde la profundidad de la pandemia en 2020. El PMI compuesto de EE.UU., que sondea la actividad empresarial, cayó a 44,6 en diciembre desde los 46,4 de noviembre; todo lo que esté por debajo de 50 significa contracción y cuanto más baja sea la cifra, más rápida será la caída. Se trata de una clara señal de que la economía estadounidense se encamina hacia una recesión en 2023. Los economistas de JP Morgan informan de que su índice de producción manufacturera mundial cayó en noviembre «a un nivel raramente visto fuera de las recesiones». Esto apunta a un duro aterrizaje de la producción fabril mundial en 2023.

El BCE considera que la economía de la zona euro ya está en recesión, con una contracción de la producción en este trimestre y en el primer trimestre de 2023. Pero espera que la recesión sea «relativamente breve y poco profunda». Aunque así fuera -y lo dudo-, se prevé que el crecimiento real del PIB de la zona euro sea sólo del 0,5% el año próximo y que el crecimiento anual se mantenga por debajo del 2% en un futuro previsible.

Que las principales economías entren en una recesión total en 2023 o que simplemente la eviten es sólo un tema de debate para los economistas. En cualquier caso, tiene consecuencias nefastas para los medios de subsistencia de millones de personas en el Norte Global y de miles de millones en el Sur Global. El Financial Times británico lo resumía así. «A medida que llegamos al final del año, es difícil argumentar que 2022 ha sido bueno para los trabajadores. La escasez de mano de obra ha persistido y el crecimiento salarial ha repuntado con fuerza en algunos países como Estados Unidos y el Reino Unido. Pero los salarios no han seguido el ritmo del aumento de los precios. Como resultado, los salarios mundiales cayeron en términos reales este año por primera vez desde que existen registros comparables, según la Organización Internacional del Trabajo. Según los cálculos de la OIT, la participación de los trabajadores en la renta mundial también ha disminuido, ya que el crecimiento de la productividad ha superado al de los salarios por el mayor margen desde 1999. En el Reino Unido, una década de crecimiento salarial estancado antes de la pandemia va a ir seguida de la mayor caída del nivel de vida de los hogares en seis décadas, según las previsiones oficiales».

En Estados Unidos, el descenso medio de los salarios reales fue ligeramente superior al 2% interanual en el tercer trimestre de 2022. En Europa, Alemania y España registraron descensos aún más pronunciados del poder adquisitivo, con una caída de los ingresos reales de algo más del 4 por ciento y del 5 por ciento, respectivamente, en todo el país. Los salarios reales en la Eurozona han caído un 8% desde el final de la pandemia en 2020. En Alemania, los ingresos reales se han desplomado un 5,7% en el último año, la mayor pérdida salarial real desde que existen estadísticas.

La pregunta que hay que hacerse es por qué las principales economías vuelven a caer en una nueva depresión después de tan poco tiempo desde la depresión COVID. En entradas anteriores, he destacado dos factores (dos hojas de «tijeras» que están a punto de cerrarse y recortar la producción y la inversión). Los dos factores son la ralentización e incluso la caída de los beneficios y el aumento del coste del servicio de una deuda récord.

Como ya he demostrado en entradas anteriores con cierto detalle, contrariamente a lo que afirman los políticos, los gobernadores de los bancos centrales y los economistas de la corriente dominante, no existe una espiral «salarios-precios». Los salarios no están haciendo subir los precios. De hecho, son los beneficios los que han aumentado drásticamente como proporción del valor desde la pandemia. Pero a finales de 2022, el bajo crecimiento de la productividad, el aumento de los precios de las materias primas y los componentes y el incremento de los costes laborales unitarios están reduciendo los márgenes de beneficio. La caída de los márgenes de beneficio acabará provocando una menor rentabilidad e incluso una caída de la masa de beneficios. Y la caída de los beneficios es la fórmula para una eventual caída de la inversión y la producción.

El crecimiento de la productividad sigue cayendo en Estados Unidos. En el tercer trimestre de 2022 se registró una caída interanual del -1,4%, lo que supone tres trimestres consecutivos de descenso interanual, el primer caso de este tipo desde la profunda depresión de 1982. Así pues, aunque los salarios están subiendo a un ritmo ligeramente superior al 3%, frente a una inflación estadounidense del 8% o más, la caída de la productividad está empezando a reducir los beneficios de las empresas, ya que los costes laborales por unidad de producción aumentaron más de un 6% interanual.

En Estados Unidos, los beneficios empresariales cayeron en el tercer trimestre de 2022, según los últimos datos publicados. Los beneficios totales cayeron un 1,1% en comparación con el trimestre anterior. De hecho, los beneficios de las empresas no financieras cayeron casi un 7% en el trimestre. Los beneficios empresariales no financieros se han ralentizado hasta el 6,4% interanual. La contracción de los beneficios se ha iniciado a medida que los salarios, los precios de importación y los costes de los intereses aumentan ahora más deprisa que los precios de venta. Los márgenes de beneficio (por unidad de producción) han tocado techo (en un nivel alto) y los costes unitarios no laborales y los costes salariales por unidad están aumentando a medida que la productividad se estanca. La bonanza de beneficios post-pandémica ha terminado.

Esa es una de las hojas de la tijera de la depresión. La otra hoja es el aumento del coste de los préstamos. Muchas empresas están muy endeudadas y van camino de tener problemas a medida que aumentan los costes de los préstamos y los bancos restringen la liquidez. Recordemos el gran número de las llamadas «empresas zombi», que no obtienen suficientes beneficios ni siquiera para cubrir sus compromisos de servicio de la deuda; y también los «ángeles caídos», aquellas empresas que han pedido demasiados préstamos para invertir en activos de riesgo que ahora se enfrentan a la posibilidad de estallar. Quizá esas quiebras que se aplazaron en 2022 al dispararse la inflación surjan en 2023.

Aunque los bancos centrales y los gobiernos se resisten a admitir que se avecina una recesión, especialmente en Estados Unidos, los inversores financieros no son tan optimistas. Otra señal fuerte y fiable de una recesión inminente ha sido la llamada curva de «rendimiento invertido de los bonos». Una curva de rendimiento de bonos invertida se produce cuando el rendimiento de los bonos a largo plazo (10 años) es inferior a los tipos de interés a corto plazo (3 años o 1 año). En varias entradas he explicado por qué es un buen indicador de una próxima caída. Actualmente, la curva de rendimiento de los bonos estadounidenses está muy, muy invertida, lo que realmente predice una recesión. En las otras cuatro ocasiones en que esta curva rompió por debajo de la línea cero, se produjo una recesión en poco tiempo.

Así que, para variar, parece que el consenso dará la razón y la economía mundial experimentará una fuerte caída del crecimiento real del PIB, con muchas economías importantes entrando en recesión, con todas las nefastas consecuencias para el nivel de vida de muchos. Después de la «crisis del coste de la vida» vendrá la crisis de la calidad de vida.