Por qué Brasil buscó inversiones chinas para diversificar su economía manufacturera

67

Celio Hiratuka

Desde principios del siglo XXI, las relaciones económicas entre Brasil y China han crecido significativamente. El principal impulsor de este proceso ha sido la enorme demanda de China de materias primas agrícolas, energéticas y minerales. Por un lado, la fuerte competitividad de Brasil en estos productos ha ayudado al país a consolidar su papel como un importante proveedor de China, aumentando las exportaciones y convirtiendo a China en el principal destino de las exportaciones brasileñas desde 2009. Por otro lado, China, en virtud de su condición de “fábrica del mundo”, la ha consolidado como la principal proveedora de productos manufacturados para Brasil.

No obstante, los académicos brasileños, los grupos de expertos y las empresas manufactureras privadas han expresado su preocupación. Lo han hecho a pesar del gran impulso de los flujos comerciales bilaterales; la balanza comercial favorable para Brasil; y el apalancamiento de negocios en varios sectores brasileños como soja, mineral de hierro y petróleo. Estas preocupaciones están relacionadas con la concentración excesiva de las exportaciones brasileñas en unos pocos productos, los impactos ambientales de estas actividades exportadoras y los efectos de la fuerte competencia manufacturera china en el mercado interno de Brasil.La industria manufacturera de China está en problemas

Estas preocupaciones se vuelven más significativas cuando se considera la creciente importancia de los cambios en la fabricación con la difusión de las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial y la búsqueda de nuevas fuentes de energía renovable y sostenibilidad ambiental. Para Brasil, este asunto refleja la necesidad de avanzar en las relaciones bilaterales más allá de los volúmenes comerciales de exportación existentes y hacia nuevos motores de crecimiento económico más diversificado que ayuden al país a escapar de una especialización en materias primas.

La suerte de la empresa china BYD en Brasil es muy relevante para estas tendencias. BYD es una empresa que se ha diversificado desde la producción de baterías hacia diferentes sectores industriales innovadores, como las energías renovables y los vehículos eléctricos. BYD también se ha estado expandiendo rápidamente en los mercados internacionales, y en ese proceso eligió a Brasil como un mercado importante, donde ha construido fábricas para producir chasis de autobuses eléctricos, paneles fotovoltaicos y baterías para autobuses eléctricos.

La trayectoria de BYD en Brasil ciertamente no ha sido fácil. Por el contrario, la firma ha tenido que adaptarse a las fluctuaciones del mercado y, sobre todo, a los cambios en las políticas económicas del gobierno brasileño, que han hecho que la experiencia de la empresa en el país sea bastante turbulenta. A pesar de esto, BYD sobrevivió sus primeros años en Brasil y, más recientemente, ha mostrado signos de continuar invirtiendo en el mercado brasileño.

El análisis de la experiencia de BYD en Brasil muestra, por un lado, que existen importantes posibilidades para nuevas relaciones económicas con China que van más allá del comercio de productos básicos, con inversiones productivas que potencialmente pueden ayudar a Brasil a incorporar simultáneamente más actividades intensivas en conocimiento e impulsar políticas ambientales positivas. BYD, la gigante china fabricante de vehículos eléctricos, crece en Brasilimpactos mediante la generación de energía renovable y la reducción de las emisiones de carbono. Por otro lado, la historia de BYD también muestra que la transformación de estas posibilidades en beneficios efectivos requiere acciones coordinadas por parte de los hacedores de política brasileños para ofrecer un horizonte de largo plazo para las inversiones chinas.

Con ese espíritu, Brasil debe diseñar una estrategia a largo plazo para su relación económica con China para aumentar las probabilidades de que el compromiso bilateral pueda avanzar en una dirección nueva, más sostenible y mutuamente beneficiosa.

En las dos primeras décadas del siglo XXI, China ha crecido en importancia e influencia para las economías latinoamericanas. Esta tendencia es visible en términos no solo de la expansión de los flujos comerciales, sino también de la inversión directa, los proyectos de infraestructura y el financiamiento de los bancos chinos.

En Brasil, como en otras economías latinoamericanas, las relaciones comerciales han sido el principal impulsor de la profundización de los lazos económicos con China. Si bien el comercio bilateral ha asegurado un fuerte crecimiento en las exportaciones de productos básicos agrícolas, energéticos y minerales, la entrada de productos manufacturados chinos en Brasil también ha sido notable.

Su poderoso mercado interno convierte a Brasil en la "China de América del  Sur"Dado que Brasil tiene el mercado interno más grande y uno de los sectores manufactureros más diversificados de América Latina, esta asimetría en los flujos comerciales ha fomentado un intenso debate sobre los efectos de la integración comercial con China en la especialización económica sectorial y el crecimiento a largo plazo de Brasil.

El aumento de la inversión china y el crecimiento de las empresas chinas en Brasil también han sido ampliamente reconocidos. Si bien varios analistas ven estos desarrollos de manera positiva, otros han resaltado que los sectores de inversión afectados refuerzan los patrones de comercio de productos básicos y grandes proyectos de infraestructura diseñados para asegurar los flujos de exportación, tendencias que también tienen un alto potencial de impacto ambiental y social, ya que ocurren principalmente en zonas sensibles. regiones ecológicas como la Amazonía brasileña y el Cerrado.

Este debate invoca términos como la enfermedad holandesa, la maldición de los recursos naturales y la desindustrialización. La gestión efectiva de los efectos de la profundización de los lazos económicos con China es un desafío importante para Brasil, particularmente a medida que crecen los cambios tecnológicos en todo el mundo asociados con la Cuarta Revolución Industrial y evolucionan los requisitos para la sostenibilidad social y ambiental.

Un análisis agregado que busca resaltar las relaciones comerciales asimétricas o evaluar si China ha provocado la desindustrialización en Brasil es una pieza del rompecabezas, pero también hay otras facetas importantes en estos temas. También es vital estudiar cómo construir un tipo de relación con China que aproveche de manera más efectiva las oportunidades para promover la mejora industrial y tecnológica de Brasil.

Una empresa china con sede en Shenzhen llamada BYD ha tenido operaciones de fabricación en Brasil desde 2015. BYD fue fundada en 1995 y dejó una marca temprana en la producción de baterías, especialmente para la industria de teléfonos móviles. A partir de ahí, el conglomerado se diversificó rápidamente a otras partes de la industria electrónica y, a principios de la década de 2000, pasó a la producción de automóviles. Las baterías Blade de BYD estarán en los coches eléctricos de Tesla, ¿más  que un rumor? - Actualidad - Híbridos y Eléctricos | Coches eléctricos,  híbridos enchufables

Más recientemente, el grupo ha realizado inversiones para integrar diversas actividades relacionadas con la energía, incluida la producción de baterías, paneles solares y productos de movilidad eléctrica, convirtiéndose en un líder mundial en la producción de automóviles eléctricos.

Una mirada más granular a la estrategia de BYD en Brasil puede desbloquear nuevos conocimientos sobre dimensiones que no están completamente capturadas por un análisis macroeconómico más generalizado. Por ejemplo, ¿qué factores, desde la perspectiva de la empresa china, fueron fundamentales para la diversificación de las actividades industriales en Brasil? ¿Cuál fue la influencia de la agenda de políticas públicas del gobierno brasileño? ¿Qué obstáculos enfrentó la empresa que podrían haber sido evitados o mitigados por la política pública? ¿Cómo se podrían mejorar las actividades económicas llevadas a cabo localmente?

La entrada de BYD al mercado brasileño se produjo en condiciones favorables en medio del acercamiento diplomático entre Brasil y China, buenas perspectivas de crecimiento del mercado brasileño y un conjunto de políticas públicas brasileñas que buscaban estimular la producción local. Sin embargo, los cambios constantes en la política económica de Brasil dificultaron que la corporación operara en el país, lo que obligó a la empresa a realizar importantes adaptaciones para sobrevivir, lo que limitó o retrasó los efectos positivos en la modernización industrial.

Si bien las empresas chinas que operan en muchos países del mundo han recurrido a importar equipos de proveedores chinos confiables, el enfoque de BYD en Brasil muestra cómo es posible generar empleo y valor agregado localmente e incorporar algunas actividades intensivas en conocimiento en la producción local, incluso a través de interacciones. con universidades e institutos de investigación cercanos. También muestra que las acciones de las empresas chinas en el exterior varían y no necesariamente siguen un único modelo global o incluso regional.

A medida que la empresa ha aumentado su papel en sectores diversos pero relacionados (incluidos los autobuses eléctricos, los paneles solares y las baterías), ha tenido que sortear las normativas locales y los requisitos de contenido. Luego, la sección enfatiza los factores relevantes para la decisión de la empresa de producir localmente, con énfasis en los aspectos relacionados con las políticas gubernamentales dirigidas a apoyar la producción local. Para BYD, esto significaba que tener una planta de producción local era la clave para convertirse en proveedor de equipos para los proveedores brasileños de energía renovable. BYD entrega la primera flota de autobuses eléctricos puros de Argentina -  BNamericas

Este hecho, combinado con otros incentivos brasileños para la producción local, ha asegurado que BYD seguirá una estrategia de Brasil por Brasil para su entrada al mercado y participación económica en el país. Mientras que las empresas chinas han podido apoyarse en los proveedores chinos, la financiación china, e incluso la mano de obra china en muchos otros países y contextos, el caso brasileño muestra cómo los requisitos de contenido local y otras formas de condicionalidad local podrían remodelar la forma en que las empresas chinas diseñan y llevan a cabo sus operaciones. Sin embargo, los cambios ocurridos a lo largo del tiempo en algunas de estas políticas fueron factores que dificultaron la adaptación de la empresa en Brasil, ya que abrió un camino de cambios y correcciones de rumbo.

China y los imperativos del desarrollo económico de Brasil

Brasil estableció relaciones diplomáticas con la República Popular China en 1974, pero los lazos económicos han seguido cobrando impulso en las últimas décadas. Las relaciones bilaterales han crecido rápidamente, impulsadas inicialmente por el fortalecimiento de las relaciones comerciales, pero luego abarcaron otras dimensiones como la inversión extranjera directa (IED), la infraestructura y el financiamiento de proyectos.

Además del crecimiento acelerado de la economía china una vez que comenzaron las reformas económicas a fines de la década de 1970, el desarrollo industrial del país, la rápida urbanización y la expansión sustancial de la infraestructura han afectado tanto la cantidad de productos básicos que necesita la economía china como los precios que paga China. esos bienes en los mercados globales.

El peso económico de China ha tenido efectos importantes en los mercados de materias primas y los precios de los países de América Latina. Debido al gran tamaño de Brasil y la importancia de las exportaciones de materias primas para su economía, la demanda china se convirtió en un factor especialmente importante, que influyó en los sectores de la agricultura, los minerales y el petróleo mediante la mejora de los flujos comerciales bilaterales.

Números comerciales crecientes pero sesgados

Aumentan exportaciones de Brasil a China mientras los políticos buscan  culpables · Global Voices en EspañolLas exportaciones brasileñas a China crecieron rápidamente de $ 1,1 mil millones en 2000 hasta 2011.8 Después de cierta inestabilidad entre 2012 y 2016, las exportaciones de Brasil a China comenzaron a aumentar nuevamente en 2017 y alcanzaron la notable cifra de $ 67,8 mil millones en 2020. En términos relativos, China pasó de casi 2 porcentaje de participación de las exportaciones brasileñas en 2000 a 32,4 por ciento en 2020. Por el lado de las importaciones, también hubo un crecimiento significativo desde 2000 hasta 2014, ya que China logró avances como un socio económico nuevo pero vital para Brasil. Después de eso, la recesión económica que Brasil atravesó en 2015 y 2016, seguida de un período de bajo crecimiento, hizo que las importaciones de China se estancaran, pero aun así alcanzaron $34.800 millones en 2020, o el 21,9 por ciento del total de las importaciones brasileñas ese año.

Otra forma de ver la creciente importancia de China en el comercio exterior de Brasil es comparar las tasas de crecimiento con el valor total de las exportaciones de Brasil con las de sus otros socios comerciales. Las exportaciones a China crecieron a una tasa promedio del 23 por ciento anual entre 2000 y 2020, mientras que la tasa de crecimiento anual durante este mismo período fue del 4,9 por ciento para todos los demás socios comerciales de Brasil. Para las importaciones, las tasas rondaron el 18,2 por ciento (China) y el 4,1 por ciento (todos los demás socios comerciales), respectivamente.

En pocas palabras, la integración comercial con China ha dado como resultado un salto enorme en el alcance y la escala de las exportaciones brasileñas y un enorme auge para los productores agrícolas, el sector petrolero y otras industrias extractivas de Brasil. En particular, el superávit comercial bilateral favoreció a Brasil durante la mayor parte de este período, contribuyendo a un aumento de las reservas internacionales de Brasil y una reducción de las vulnerabilidades económicas externas del país. Después de 18 meses, en enero China desplazó a Brasil como el principal  socio comercial de Argentina - El Cronista

En 2020, el superávit comercial de Brasil con China fue de $ 33 mil millones, lo que representa aproximadamente dos tercios del superávit comercial total de Brasil de $ 51 mil millones. A pesar de este extraordinario crecimiento en el comercio bilateral, algunos observadores han expresado su preocupación porque las exportaciones brasileñas se han concentrado materias primas, mientras que las importaciones de China han incluido un conjunto diversificado de productos manufacturados.

Brasil cuenta con un fuerte superávit comercial general gracias a sus abundantes exportaciones de productos básicos, principalmente soja, mineral de hierro y petróleo. En 2020, estos bienes fueron responsables de aproximadamente el 75 por ciento de todas las exportaciones brasileñas a China.

Sin embargo, a pesar de este superávit comercial general, Brasil importa mucho más de China de lo que exporta en categorías clave de bienes de alto valor agregado, lo que hace mella en su superávit comercial general. Estos bienes, concentrados en sectores de tecnología media y alta, incluyen una diversa gama de productos industriales como electrónica, equipos industriales, componentes automotrices, productos químicos, textiles y prendas de vestir. Para un país como Brasil que tiene la ambición de desencadenar una transformación industrial y no desea seguir siendo un exportador de materias primas de forma permanente.

El rápido crecimiento de las importaciones de manufacturas de China ha generado preocupaciones locales sobre si los fabricantes brasileños pueden competir y sobrevivir a nivel nacional. Además, las exportaciones chinas corren el riesgo de saturar los mercados de los socios comerciales brasileños cercanos, como las otras tres economías originales del Mercosur de Argentina, Paraguay y Uruguay.

Las asociaciones empresariales, como la Federación de la Industria de São Paulo, comparten estas preocupaciones y han pedido al gobierno brasileño que restrinja la competencia china con medidas antidumping y otras herramientas políticas. Este debate en evolución sobre los efectos de la competencia manufacturera china en la desindustrialización de Brasil es complejo e involucra no solo efectos directos sino también indirectos asociados con, por ejemplo, cómo las exportaciones de materias primas a China influyen en el tipo de cambio de Brasil.

Un informe de 2021 publicado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) sostiene que Brasil comparte estas características de dependencia de los productos básicos con otros países en desarrollo, lo que lleva a un bajo crecimiento, inestabilidad macroeconómica y dificultades para aumentar la productividad y diversificar la composición de la economía del país. economía. Para la UNCTAD y otros actores, la receta es sencilla: Brasil necesita diversificar su producción económica apoyándose más en los sectores industrial y de servicios, incorporando a la economía más productos basados ​​en el conocimiento y con un uso intensivo de tecnología para superar la trampa de la dependencia excesiva de exportaciones de productos básicos.

Boom del maíz en Brasil: proyectan producción y exportaciones récordLas preocupaciones sobre la especialización excesiva en productos básicos han estado presentes desde al menos principios de la década de 2000, cuando el gobierno brasileño buscó reanudar políticas industriales y tecnológicas más activas, precisamente (y no por coincidencia) cuando las relaciones comerciales bilaterales con China se estaban intensificando. Los cambios en esta dirección ocurrieron después de una ola de políticas más liberales que había tenido lugar en la década de 1990, que no solo apostaron por la apertura comercial y financiera y la privatización, sino que también abandonaron las políticas industriales. Sin embargo, a partir de 2004, el gobierno brasileño renovó su enfoque en la política industrial y de innovación.

La política industrial brasileña en ese momento tenía diferentes objetivos, alcances e instrumentos, según el sector en cuestión. No es necesaria una descripción detallada de toda la política aquí, pero se destacarán algunos elementos importantes en la siguiente sección sobre BYD relacionados con los sectores automotriz y de paneles solares. Los esfuerzos del gobierno para revitalizar la política industrial siguieron siendo significativos, especialmente después de la crisis financiera mundial de 2007-2008 y duraron hasta que la expresidenta Dilma Rousseff fue acusada en 2016. Sin embargo, desde entonces, el gobierno brasileño bajo el presidente Michel Temer, y especialmente bajo el presidente Jair Bolsonaro y el ministro de Economía, Paulo Guedes, ha oscilado hacia una visión liberal de la formulación de políticas económicas, ya que han desmantelado algunas de las políticas de sus predecesores.

Las preocupaciones ambientales han agregado otra capa de complejidades a estos debates económicos, ya que la extracción y recolección de productos básicos puede tener un impacto ambiental negativo. La principal preocupación en Brasil ha sido la deforestación provocada por la expansión de la producción de soja y ganadería en ecosistemas importantes como la selva amazónica y el Cerrado. Según un estudio realizado por una institución sin fines de lucro especializada en informes ambientales llamada CDP y un grupo llamado Trase que mide el impacto ambiental de las cadenas de suministro de productos básicos, “en 2017, las importaciones de soja en China se asociaron con 6,5 millones de toneladas de emisiones de CO2 vinculadas a la deforestación. para la expansión de la soja en la Amazonía y el Cerrado. Esto representa el 43 por ciento de todo el riesgo de emisiones de CO2 por la deforestación de soja en estas regiones”.La cosecha de soja es un 10% menor que la campaña anterior - Revista Chacra

Como lo han señalado múltiples estudios, Brasil siempre ha buscado desempeñar un papel estratégico en la agenda mundial de seguridad alimentaria. También ha ocupado un lugar destacado en los debates mundiales sobre la sostenibilidad medioambiental y las energías renovables. Sin embargo, la elección de Bolsonaro influyó negativamente en la imagen del país por sus desastrosas políticas ambientales, que han resultado en la propagación de incendios y deforestación ilegal.

Estos estudios y otros apuntan a la necesidad de que Brasil reconsidere las relaciones comerciales bilaterales con socios externos haciendo de la sostenibilidad ambiental un pilar de sus estrategias económicas y comerciales nacionales, considerando la centralidad del ambientalismo para el multilateralismo global. Puede ser incluso más importante con China, dado el papel que la sostenibilidad juega cada vez más en su propia estrategia de desarrollo a largo plazo. Notablemente, las preocupaciones económicas sobre el desarrollo industrial y tecnológico de Brasil y las dudas sobre la sostenibilidad ambiental y social afectan no solo el comercio con China sino también la inversión china.

En la década de 2010, lo que había sido una relación centrada en el comercio comenzó a cambiar a medida que los dos gobiernos y las empresas brasileñas y chinas comenzaron a poner mayor énfasis en la IED. El apoyo de Beijing a la internacionalización de las empresas chinas, reforzado a partir de 2013 con el lanzamiento del impulso de inversión en infraestructura conocido como Belt and Road Initiative (BRI), se convirtió en un importante motor para que las empresas chinas aumenten su presencia en Brasil. En la década de 2010, lo que había sido una relación centrada en el comercio comenzó a cambiar a medida que los dos gobiernos y las empresas brasileñas y chinas comenzaron a poner mayor énfasis en la IED.

El apoyo de Beijing a la internacionalización de las empresas chinas, reforzado a partir de 2013 con el lanzamiento del impulso de inversión en infraestructura conocido como Belt and Road Initiative (BRI), se convirtió en un importante motor para que las empresas chinas aumenten su presencia en Brasil. En la década de 2010, lo que había sido una relación centrada en el comercio comenzó a cambiar a medida que los dos gobiernos y las empresas brasileñas y chinas comenzaron a poner mayor énfasis en la IED. El apoyo de Beijing a la internacionalización de las empresas chinas, reforzado a partir de 2013 con el lanzamiento del impulso de inversión en infraestructura conocido como Belt and Road Initiative (BRI), se convirtió en un importante motor para que las empresas chinas aumenten su presencia en Brasil.Inversiones chinas en Brasil crecen un 208% en 2021 - AméricaEconomía |  AméricaEconomía

Pero el BRI por sí solo no explica el creciente perfil de las empresas chinas en el mercado interno de Brasil. Esta tendencia también se debe a otros factores, como las oportunidades que brinda el enorme tamaño potencial del mercado de Brasil, su entorno comercial comparativamente abierto con pocas restricciones a las empresas extranjeras y la disponibilidad de importantes activos brasileños para que los adquieran jugadores extranjeros.

Además, antes de que Bolsonaro asumiera el cargo, la política exterior brasileña, especialmente bajo el expresidente Luis Inácio Lula da Silva, conocido coloquialmente como Lula, buscaba una mayor alineación con los países del Sur Global y especialmente con China. Por su parte, el gobierno chino también subrayó la importancia de América Latina durante este período, lanzando una estrategia regional para América Latina por primera vez en 2008,23 que luego actualizó en 2016. Si bien este documento abarcaba toda América Latina, destacó la importancia de Brasil para la formulación de políticas chinas en la región y buscó aprovechar la membresía conjunta de los dos países en el grupo BRICS (junto con Rusia, India y Sudáfrica) para mejorar las relaciones. Esta atención diplomática se complementó luego con diversas estrategias y documentos difundidos bilateralmente,

Los efectos de la inversión china en Brasil

Estas elevadas aspiraciones estratégicas y políticas de ambos lados pronto produjeron un énfasis concomitante en la inversión china en Brasil. Las estadísticas oficiales del Banco Central de Brasil en la tabla 1 muestran que, en 2005, las inversiones chinas en Brasil rondaban los $327 millones, o un diminuto 0,2 por ciento de las inversiones extranjeras totales del país. Para 2010, las acciones de inversión chinas habían aumentado a $ 7,9 mil millones y habían alcanzado el 1,3 por ciento. Sin embargo, el crecimiento más sólido se produjo entre 2010 y 2019, con un stock de IED china que alcanzó los 28 100 millones de dólares, a medida que China escaló en la clasificación de los principales inversores extranjeros de Brasil. Si bien los socios de larga data, incluidos Estados Unidos, países europeos como España y Francia, y Japón siguieron siendo dominantes, China fue uno de los inversores extranjeros de más rápido crecimiento durante esta década.

Sorprendentemente, entre 2005 y 2010, el desglose sectorial en el crecimiento de la inversión china se concentró bastante en los sectores extractivos. Durante este período, las empresas petroleras y mineras chinas fueron responsables de las mayores inversiones en la economía brasileña. China continúa recortando préstamos a América Latina

Entre 2010 y 2019, a pesar de cierta diversificación sectorial, la inversión china todavía estaba bastante concentrada en las industrias extractivas, aunque el sector de generación de electricidad también obtuvo ganancias significativas. El stock de IED china en infraestructura pasó de solo el 0,6 por ciento de la inversión china total en 2010 a más de la mitad del total en 2019, y solo los sectores de electricidad y agua representaron el 50,4 por ciento. Algunos académicos han destacado cómo, en un corto período de tiempo, las empresas chinas se han convertido, a través de grandes adquisiciones, en actores importantes en la generación, transmisión,

Durante este período, el predominio de las fusiones y adquisiciones se hizo evidente no solo en el sector eléctrico. La mayor parte de la inversión china en este momento involucraba acuerdos de este tipo, no inversiones totalmente nuevas. Según una estimación del trabajo anterior del autor, los acuerdos relacionados con fusiones y adquisiciones representaron el 85 % de la inversión china entre 2010 y 2013, una cifra que creció hasta un asombroso 95 % entre 2014 y 2017.

El caso de BYD es solo un ejemplo del compromiso económico de China con socios comerciales de todo el mundo, pero es bastante representativo de una nueva fase de la economía china, que se ha preocupado cada vez más por la sostenibilidad ambiental y avanza hacia una tecnología más basada en el conocimiento. -Sectores intensivos. Esta transición abre nuevas posibilidades de alianzas con Brasil y otros países latinoamericanos que van más allá de los acuerdos de exportación de materias primas que se han consolidado en los últimos veinte años.

Sin embargo, aprovechar de manera efectiva estas oportunidades es una tarea ardua que requiere previsión y planificación organizacional a largo plazo para movilizar y coordinar políticas entre los diferentes niveles de gobierno, incluidos varios ministerios. Además, es vital que tales políticas estén aisladas en el largo plazo de los frecuentes cambios en las mareas políticas de la región, de modo que sea posible consolidar las próximas dos décadas de crecimiento sobre una base mutuamente beneficiosa.

 

*Celio Hiratuka es profesor asociado de la Universidad Estadual de Campinas. Tiene una licenciatura en economía de la Universidad Estadual Júlio de Mesquita Filho de São Paulo y una maestría y un doctorado en economía de la Universidad de Campinas.