Los retos del mercado mundial de alimentos en la dialéctica del capitalismo

63

Eduardo Camín

Las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), por las que se rige el comercio de productos agropecuarios, no responden a los retos actuales de los mercados mundiales de alimentos y deben actualizarse, advirtió la Directora General del organismo, Ngozi Okonjo-Iweala , durante un retiro sobre comercio y agricultura celebrado este pasado 24 de octubre.

En un mundo de crisis que se solapan y se agravan, entre rencillas geopolíticas y guerras, de amenazas a la seguridad alimentaria, a la energía, a una inflación elevada, de perturbaciones de las cadenas de suministro, de cambio climático y de los efectos olvidados pero aún visibles de la pandemia, las fortalezas y debilidades del sistema mundial de comercio han pasado a ser el centro de atención.OMC | Noticias - Discursos Ngozi Okonjo-Iweala D.G. - DG Okonjo-Iweala: WTO  can deliver reforms if members “accept we can do things differently”

La Directora señaló que, a pesar de algunos acontecimientos positivos, «con demasiada frecuencia, los mercados para la alimentación y la agricultura siguen funcionando mal. Cada vez está más claro que las normas de la OMC no han seguido el ritmo de los desafíos que enfrentamos hoy, ni de la evolución de los mercados mundiales», declaró.

Y afirmó que los miembros de la organización «tendrán que actualizar el reglamento de la OMC si queremos responder eficazmente a los problemas de los mercados mundiales y garantizar que las disciplinas de la OMC nos ayuden a hacer frente a los desafíos a los que nos enfrentamos tanto hoy como mañana».

Cuestiones como la constitución de existencias públicas con fines de seguridad alimentaria, el acceso a los mercados, el algodón, un mecanismo de salvaguardia especial propuesto y la mejora de la transparencia siguen pendientes en las negociaciones sobre el comercio agrícola, señaló.

La reunión se organizó en respuesta al llamamiento de Okonjo-Iweala a los miembros para que consideraran un nuevo enfoque de las negociaciones sobre la agricultura, a fin de superar las diferencias arraigadas que han obstaculizado el progreso de las conversaciones. Éesta incluyó dos sesiones plenarias abiertas a todos los miembros de la OMC en las que destacados expertos en comercio agrícola y seguridad alimentaria abordaron los diversos desafíos a los que se enfrenta el sector agrícola y las posibles respuestas políticas.

FAO - Noticias: FAO y OMC: La inocuidad alimentaria y el comercio deben  mejorar la nutrición e impulsar el desarrolloLa Directora General señaló que «Si pudiéramos embotellar el espíritu constructivo que tenemos aquí hoy y llevarlo con nosotros, sería una muy buena conclusión. Si somos capaces de hacer esto, entonces realmente tengo la esperanza de que vayamos a algún lugar con la agricultura». Los miembros de la OMC han participado en negociaciones sobre el comercio de productos agropecuarios durante más de dos decenios, desde principios de 2000 bajo el mandato original  del Acuerdo sobre la Agricultura de la OMC.

El Director General Adjunto Jean-Marie Paugam señaló que, con la excepción de la Decisión Ministerial de Nairobi en 2015 sobre la eliminación de las subvenciones a la exportación, «se han alcanzado muy pocos resultados» en las negociaciones hasta la fecha.  La decisión de Nairobi sobre la eliminación de las subvenciones a la exportación dio lugar a una fuerte caída de las subvenciones a la exportación, de casi 7.000 millones de dólares en 1999 a menos de 12 millones de dólares en 2020.

Sin embargo, las distorsiones del comercio y los altos niveles de protección siguen siendo un problema importante.  La persistente falta de inversión en investigación, infraestructura y otros bienes públicos ha dado lugar a una productividad agrícola baja y estancada en muchas regiones. «Esperamos que este retroceso genere ideas que nos permitan romper el estancamiento en las negociaciones, una vez que se reanuden en serio», agregó la OMC.

Además, el apoyo total al sector agrícola ha crecido significativamente, alcanzando 817 mil millones de dólares en 2019-21, de los cuales solo 207 mil millones tomaron la forma de gasto presupuestario en servicios generales o pagos a los consumidores.  Las restricciones a la exportación de alimentos también siguen exacerbando el efecto de los picos de precios en los consumidores pobres de los países importadores de alimentos.

«La OMC debe hacer lo que le corresponde para impulsar el progreso hacia los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas), en particular los ODS sobre la erradicación del hambre, el logro de la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y la promoción de la agricultura sostenible.  La OMC debe tener en cuenta a las personas en sus acuerdos y negociaciones», indicó Okonjo-Iweala.

Los expertos

Los expertos invitados en la sesión plenaria de la mañana subrayaron la necesidad urgente de abordar un sistema alimentario sometido a una mayor presión por la inseguridad hídrica inducida por el clima y la sequía, la degradación ambiental, la guerra en Ucrania y los efectos persistentes de la pandemia de COVID-19.  Los oradores también destacaron la inseguridad alimentaria en África y sus repercusiones mundiales.

Máximo Torero, Economista Jefe y Subdirector General de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ofreció una visión general de la situación actual en términos de seguridad alimentaria. La desnutrición crónica en los últimos dos años aumentó en 150 millones de personas, mientras que alrededor de 2.300 millones de personas en el mundo carecen de acceso a alimentos adecuados y la comunidad internacional está lejos de alcanzar los objetivos mundiales de nutrición, dijo.

«Las cifras no se ven bien, y esto es algo que está sucediendo en todo el mundo», dijo Torero, quien agregó que el comercio bajo un sistema multilateral universal, abierto y no discriminatorio nunca ha sido más crucial para garantizar la seguridad alimentaria y el desarrollo, así como para promover la sostenibilidad ambiental.

Amenazas a la seguridad alimentaria | Centro Universitario de la Costa SurTrudi Hartzenberg, Directora Ejecutiva del Centro de Derecho Comercial para África Meridional (TRALAC), dijo que África enfrenta «una vulnerabilidad fundamental del sistema alimentario que tiene muchas dimensiones. Hay una creciente preocupación no solo por las dimensiones inmediatas de la crisis, sino por una tendencia al deterioro de la seguridad alimentaria en la última década».

«Necesitamos un esfuerzo concertado, nuevos enfoques, enfoques innovadores para abordar la inseguridad alimentaria en África en el contexto de nuestra propia agenda comercial, tanto como necesitamos nuevos enfoques, nuevas ideas, nuevas soluciones a nivel multilateral», añadió.

Johan Rockström, Director del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático, destacó un creciente llamado científico para una transformación del actual sistema de producción de alimentos que no solo aborde la resiliencia y la sostenibilidad de la salud, sino también la estabilidad del comercio mundial. «Esto es urgente», declaró.  «Se requiere mucha atención, sobre todo por parte de una OMC que pueda unir la resiliencia mundial del sistema alimentario para el futuro».

Al observar los riesgos asociados con la escasez de agua y su impacto actual y futuro en la seguridad alimentaria, Escasez de agua - Wikipedia, la enciclopedia libreQuentin Grafton -de la Universidad Nacional de Australia- destacó que las importaciones netas de alimentos aumentarán en las próximas décadas como resultado de mayores situaciones de estrés hídrico «que no van a desaparecer». De hecho, enfatizó, la escasez de agua empeorará con el cambio climático y el aumento de la población.

«A menos que hagamos algo diferente, a menos que nos alejemos de los negocios como de costumbre, no solo en términos de emisiones de CO2, metano y gases de efecto invernadero, sino también en términos de trayectorias agrícolas actuales y extracciones de agua, vamos a estar en serios problemas», dijo Grafton. «Y las personas que más sufrirán son los pobres y vulnerables, particularmente en los países pobres y los grandes países importadores de alimentos».

En la sesión plenaria de la tarde, los oradores abordaron la inseguridad alimentaria y el fortalecimiento de la resiliencia del sistema alimentario de África, el panorama actual de la ayuda agrícola y la reforma de las normas comerciales agrícolas de la OMC a la luz de los desafíos contemporáneos.

David Laborde, investigador principal del Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias, dijo que la seguridad alimentaria tiene que ver «con las desigualdades» y que la apertura de los mercados sin pensar en la transferencia de tecnología no abordará los problemas de sostenibilidad que enfrentan los Miembros de la OMC.

También instó a los miembros a tener presentes los desafíos específicos a los que se enfrentan las pequeñas economías que probablemente empeorarán en el futuro y no sólo a considerar las respuestas a los problemas actuales del comercio de productos agropecuarios, sino también los que tal vez sea necesario abordar en los próximos decenios.

La agricultura sostenible puede mitigar el cambio climático y la migración  involuntaria | Noticias ONUSimplice Nouala Fonkou, de la Comisión de la Unión Africana, informó a los miembros sobre el Programa de Desarrollo Integral de la Agricultura en África (CAADP), una iniciativa que tiene por objeto ayudar a los países africanos a eliminar el hambre y reducir la pobreza mediante el aumento del crecimiento económico y el desarrollo impulsado por la agricultura.

Dadas las limitaciones de recursos naturales, el cambio climático y varias otras crisis, acelerar la implementación del CAADP fue fundamental para fortalecer la resiliencia de los sistemas alimentarios africanos y la seguridad alimentaria en el continente, dijo.

Marion Jansen, Directora de Comercio y Agricultura de la OCDE, compartió algunos hallazgos del informe      anual de monitoreo y evaluación de políticas agrícolas de la organización, publicado en junio de 2022.

«El informe tiene información sobre 54 países de la OCDE y la UE, además de 11 economías emergentes (…),  información cualitativa sobre los cambios de política en esos países, pero también información cuantitativa que muestra cómo se proporciona apoyo agrícola a los productores individuales, a menudo de manera que distorsionan los mercados y el comercio», señaló.

Vangelis Vitalis, Secretario del Ministerio de Relaciones Exteriores y Comercio de Nueva Zelandia y ex Presidente de las negociaciones sobre la agricultura de la OMC, dijo que era urgente que los Miembros se unieran y abordaran los desafíos a los que se enfrentan. «Tenemos una guerra que está afectando el comercio agrícola. Tenemos COVID. Tenemos el riesgo de seguridad alimentaria y hambruna. Y, por supuesto, tenemos una crisis climática. Claramente, cuando miramos hacia el mundo ahora, las reglas se están fragmentando y son menos aplicables de lo que eran”, dijo.

Soluciones frágiles y una diatriba necesaria

Desde una lógica funcionalista, lo que los organismos internacionales no alcancen a producir en materia de gobernabilidad, debe ser completada por el de la política de los estados, cuya función primordial es de alguna forma impedir los desequilibrios, entre lo que manda el sistema y lo que éste ofrece. Esta concepción no es novedosa , lo es en cambio la exacerbación de los contenidos conservadores de la política en sociedades en los que el sistema, es decir el capital, nada está dispuesto a dar frente a la magnitud inédita de necesidades insatisfechas.

Por eso entendemos que a veces en el debate, en la controversia intelectual y política se deja de lado la correlación real existente de fuerzas. El neoliberalismo es dominante mental y culturalmente en el marco de los organismos y en grandes sectores de la sociedad se ha perdido una visión del futuro.; no debemos olvidar que la esencia de estos organismos es actuar en función de los intereses que no se debaten;  la dialéctica impecable del capitalismo.

*Periodista uruguayo acreditado en la ONU- Ginebra. Analista asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)