Argentina: A pesar de la inflación y la sequía hay soluciones: ¡habrá figuritas del Mundial!

76

 Juan Guahán

Que la Argentina es un país complejo y difícil de gobernar no es ni ningún descubrimiento. Es cierto que los funcionarios no ayudan mucho, máxime cuando todos, gobernantes y gobernados, grandes empresarios, trabajadores y desempleados sueñan con la esperanza de que “de la mano de Messi” Argentina vuelva a ganar el campeonato mundial de fútbol.

Esta semana hubo un ejemplo muy claro. Hay escasez de figuritas para el álbum del Mundial de Fútbol, que ansían no solo los niños. Los chicos se quejan, sus padres también, decenas de miles de quiosqueros hacen lo propio. Hay razones para buscar soluciones. Pero Matías Tombolini, novel Secretario de Comercio, exageró en la difusión que le dio a “una reunión para evaluar la situación del mercado de figuritas del Mundial”.Messi: furor por la versión mejorada de un tiktoker del álbum de figuritas

Cuando los millones observan impávidos que la inflación sigue lo más campante y se encuentran con esta información, un rictus donde se mezclan sonrisa, pena, incredulidad y bronca se dibuja en la cara de muchos de esos argentinos.

El problema es real. Lo de quiosqueros atestiguan que las figuritas salen como agua, con ganancias importantes para ellos. La entrega inicial se agotó rápidamente. No es fácil acelerar nuevas entregas. Han surgido vendedores no tradicionales, por fuera del circuito habitual y a mayores precios, que tienen cabida porque hay una demanda superior, por parte de clientes de mayor edad y que no lo hacían habitualmente. Por temas del mercado, de la propaganda y la voluntad de tener alguna forma de participar en algo…

Cosas de la sociología o la sicología social. En síntesis, no está mal que el Estado intervenga, pero cuidando los modos para evitar provocaciones en esta argentina que ve como la sociedad se descompone ante sus ojos. Más allá de esta macana, bastante menor, aunque hiera la piel de una argentina muy lastimada, pasan otras cosas. Cabe recordar que en el Presupuesto que el Ejecutivo envió al Congreso se estima una inflación anual del 60% para el 2023.

En simultáneo se ha hecho público el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que coordina el Banco Central donde se estima que ella alcanzará el 76,6% en el próximo año. Digamos que el REM (de julio) sintetizaba que la inflación de este año sería del 90,22% y calculaba la del 2024 en el 60%. El crecimiento económico, estimado en el Presupuesto para el 2023, sería del 2%; para el REM sería superior, llegaría al 3,4%.

En materia de sequía e incendios, la situación es muy compleja. En los últimos 3 años, nuestro país atraviesa una sequía que no reconoce antecedentes en las últimas décadas.

El invierno, que acaba de concluir, fue el más seco de los últimos 61años y el 5to consecutivo en registrar déficit de lluvias. Todos los análisis técnicos sobre el tema concluyen en la estrecha vinculación de estos hechos con el fenómeno de “La Niña”, al que se debe relacionar con el cambio climático y un elemento favorable a la propagación de incendios, la bajante de los ríos y la disminución de la producción agropecuaria.

Las estimaciones coincidentes es que, hasta el mes de noviembre, estas condiciones climáticas no tendrán grandes variantes, aunque habría una tendencia hacia una lenta mejoría.

Cuando el miércoles 21 ya habían ingresado los 5 mil millones del “dólar soja”, Massa respiró feliz, había logrado otro objetivo al gusto del FMI. El camino, en la coyuntura, no está sembrado de rosas pero –por lo visto- tampoco todas son espinas. Sobre el destino final de estos manotazos, que son “pan para hoy y hambre para mañana”, nada está dicho.

Mientras Massa se ocupa de seguir el juego que acordó con el FMI y el poder financiero mundial, Cristina hace lo suyo golpeando a la Corte Suprema de Justicia (CSJ), el día anterior a su alegato personal en el juicio de Vialidad. Por 36 votos a 33, el Senado votó a favor de una modificación en el número de integrantes del Supremo Tribunal, de 5 a 15, diluyendo el poder de los 4 actuales.

No será fácil su aprobación en la Cámara de Diputados, pero el voto del Senado demuestra que Cristina mantiene su voluntad de lucha en todos los terrenos posibles.

*Analista político y dirigente social argentino, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)