Home » Temas de la semana » Currently Reading:

Uruguay: Cuando el capital capitaliza el descontento del capitalismo

febrero 4, 2018 Temas de la semana No Comments

 

Alfredo Falero | Debe reconocerse que la irrupción de las protestas rurales conmovió la habitual tranquilidad veraniega y colocó un centro de atención en la debilitada agenda pública. El proceso de construcción colectiva alcanzó su máxima visibilidad en Durazno, es decir, en el escasamente desarrollado centro territorial de Uruguay, esperanzado por los empleos que puede generar la posible instalación de una nueva planta de celulosa.

Mucho ya se ha escrito y dicho. De hecho, ninguna convocatoria sobre derechos humanos o defensa de condiciones laborales –por colocar dos ejemplos– que hubiera nucleado el mismo número de personas (entre 10 y 40 mil personas, las dos cifras extremas manejadas) habría alcanzado, seguramente, tal nivel de expansión mediática. Naturalmente, algo tiene que ver con ello el apoyo recibido por parte de la gremial que agrupa a las empresas privadas de radiodifusión y de televisión (Andebu). Su adhesión constituyó para la movilización un recurso social (todo colectivo echa mano de los recursos materiales y simbólicos que puede) no menor: permitió proyectar simbólicamente la convocatoria y contribuir a construir patrones de percepción de la importancia y urgencia de la problemática rural.

Tres tesis sobre los autoconvocados

Más allá de evaluaciones, lo ocurrido con el proceso de generación del colectivo denominado “autoconvocados” -prodcutores rurales- no es algo que deba ser minimizado, sino reflexionado en sus contradicciones y proyecciones posibles. Es un disparador de numerosos temas, no solamente de orden rural y económico. Adicionalmente es la expresión de procesos sociales subterráneos complejos que puede, sin embargo, admitir interpretaciones superficiales de todo tipo. Lo que sigue es una lectura posible en forma de tres tesis sintetizadas, entre otras que puedan plantearse.

Primera tesis: Los hechos en cuestión acompañan un proceso regional en el que sectores del capital buscan marcar límites, controlar alternativas potenciales o promover giros a la derecha del espectro político. Por ejemplo, en Argentina, en 2008 y 2012, durante el llamado “período K”, el aumento de las retenciones aplicadas a las exportaciones (que en Uruguay no existen como carga impositiva) fueron cuestionadas duramente por grupos rurales dominantes y obligaron al gobierno a negociar. Si bien resulta polémico constatarlo, el proyecto socioeconómico argentino de entonces –y las retenciones como parte de un proyecto general– suponía búsquedas alternativas de inserción en la economía-mundo, hoy nuevamente debilitadas. El proyecto progresista del Frente Amplio siempre ha supuesto de fondo una profundización del conocido esquema de ajuste o inserción a los requerimientos globales.

En aquel caso se impusieron límites. En cambio en el uruguayo resulta muy difícil cristalizar el cuestionamiento ruralista de fondo como proyecto alternativo: ¿qué es lo que se propone sino una mayor “apertura”, además de bajar costos? Dicho sea de paso: nada nuevo bajo el sol. Entre las “batallas por la subjetividad” analizadas en 2008,1 se encontraba el intento del gobierno progresista de Tabaré Vázquez de firmar un Tlc con Estados Unidos, aunque con el No al Alca en el ambiente latinoamericano, un contexto muy diferente al actual.

Pero entonces como ahora “apertura” adquiere un carácter casi mágico en el discurso dominante que propone justificar automáticamente cuanto tratado de libre comercio y de protección de inversiones se presente como trampolín al desarrollo. Esta idea –que lleva inscrita la idea opuesta, es decir, “cierre”– construye límites de lo pensable y lo posible, aunque esté claro que visualizar la economía uruguaya como “cerrada” resulta insostenible.

Ese concepto de apertura como consenso práctico atraviesa partidos y gestiones, y se construye simbólicamente como una solución universal y transhistórica de desarrollo, mientras que las contrapartidas locales en múltiples planos o la transferencia de excedentes nunca aparecen en la discusión. Todo ello desvirtúa que continúen existiendo proyectos de sociedad en tensión de la izquierda a la derecha del espectro político. Cuando aparece un conjunto de movilizaciones como las ocurridas, con reclamos para la producción nacional, parecería que la apuesta es escaparse de ese consenso práctico y apostar por otro proyecto de sociedad, más productivo, pero nada de eso está en la agenda de fondo, ya que ello implicaría poner en cuestión la estructura de poder económico actual. Estructura reproducida precisamente por algunas de las gremiales (como la Asociación y la Federación rurales) que acompañan o integran las movilizaciones.

Segunda tesis: Entre los medios sociopolíticos para expandir los intereses del capital en América Latina está el de promover, integrar o desvirtuar movilizaciones que provienen de la sociedad civil y captar una indignación imprecisa. Esto acaba de tener lugar en Uruguay. Habitualmente a estos casos están integrados problemas económicos reales o dificultades de la pequeña producción, pero el punto es otro: si se considera que los principales protagonistas de los cambios emancipatorios en la región no fueron partidos políticos sino movimientos y organizaciones sociales, ¿por qué no pensar que la organización laxa o el método general para lograr presencia pública también puede ser reapropiado, colonizado por sectores del capital?

Esto resulta interesante y exige una atención especial. Nuevos o viejos nucleamientos económicos o gremiales rurales no sólo absorben la “innovación” social de sectores sociales bajos o medio-bajos de insinuar piquetes, cortar parcialmente rutas u ocupar territorio con convocatorias para plantear y visibilizar sus demandas (lo cual se popularizó en América Latina desde los noventa como resistencia al cierre de fábricas y la destrucción de economías regionales). Las movilizaciones del capital también procuran apropiarse y canalizar el descontento que genera la propia gestión del capitalismo actual, cuyos efectos pueden ser socialmente devastadores para determinadas localidades o regiones. La desindustrialización de Paysandú es un ejemplo.

Las sociedades se han vuelto verdaderas fábricas de frustraciones y malestares –también de indiferencias– que pueden encontrar expresiones muy diversas. Cuando aparecen irrupciones colectivas como éstas –contradictorias, complejas, multisectoriales, no sujetas a partidos, pero potencialmente capaces de aglutinar frustraciones diversas– se producen desorientaciones sobre cómo actuar, particularmente en sectores sociales y políticos comprometidos con visiones emancipatorias de sociedad. Las reacciones locales fueron del taxativo reflejo de rechazo por parte del frenteamplismo a la parálisis expectante o el acompañamiento prudente de otros sectores o políticos. Como sea, captar rápida y concretamente el “juego”, sus horizontes, y delinear posicionamientos y trayectorias será cada vez menos fácil.

Tercera tesis: La adición de sectores y demandas configuró (al menos hasta el anuncio de medidas del lunes 29) un colectivo “archipiélago” sólo conectado –más allá de discursos– por una común oposición al gobierno y un rescate vago de lo rural “tradicional”. El abanico de posiciones fue desde posturas erráticas y críticas sobre el funcionamiento social (visibilizadas por Whatsapp) hasta planteos o reclamos con bases razonables en Durazno. Entre las primeras se encuentran percepciones extremadamente simplistas y a veces expresadas con fuerte estigmatización (cargar las tintas por el gasto en los planes sociales y los “pichis”) y por momentos ridículas (el Pit-Cnt es el Isis uruguayo) que deben tenerse en cuenta como indicadores de esquemas de percepción social subterráneos, de esos que la perspectiva políticamente correcta no capta, hasta convergencias formuladas en solicitudes concretas expresadas en las demandas sobre bajas de impuestos, gasoil o tarifas.

La canalización en esto último supone un proceso de construcción de demandas con lógicas de autocensura en el espacio de los autoconvocados. Como ocurre en cualquier colectivo social que quiera expandir su base de apoyo, existen cosas que no se pueden decir, pero están. Esto implica evitar expresar públicamente algunas convicciones, despartidizar los reclamos y venderlos como obvios, naturales y con especial preocupación por la suerte de pequeños productores. Paralelo a esto los grandes grupos potencialmente beneficiarios de algunas medidas solicitadas, como el aumento de la cotización del dólar, deben permanecer oscurecidos o al menos construir un cuadro borroso.

Dadas las características del agrupamiento (hasta el momento sólo parece sintetizar una unidad forzada y transitoria), la fina caracterización de necesidades reales, demandas y sectores no solamente es una cuestión estratégica de cualquier gobierno. Es una necesidad de todo colectivo social que luche por visiones más justas de sociedad.

La construcción colectiva generada también da cuenta de la crisis de las formas de representación o delegación heredadas del siglo XX. Estas crisis no son exclusivas de los autoconvocados ni de Uruguay, sino que aparecen en numerosos espacios sociales y agrupamientos como partidos políticos, gremiales empresariales y movimientos sociales.

Conclusiones posibles: Algunos grandes temas asoman a partir de los eventos generados por los autoconvocados. Primero: se estuvo ante la manifestación pública de un colectivo multisectorial, nucleador de descontentos varios acumulados, que trascendió originalmente a las organizaciones y mediaciones que representan el capital rural. Entre las demandas fue central cómo y en qué gasta el Estado. Pero lo que no se dice es tan relevante como lo que se dice y, por ejemplo, no hubo referencia alguna al gigantesco déficit anual de la Caja Militar –que para el progresismo no fue una gran fuente de preocupación fiscal hasta hace poco– dentro del registro de “derroches”.

En segundo lugar, en cuanto a las posibilidades de maniobra de los gobiernos, existe un margen limitado que puede esbozarse así: los estados se vuelven, cada vez más, centro de los reclamos más antagónicos, mientras paradójicamente su proceso de desnacionalización económica los vuelve cada vez más incapaces de atenderlos y los lleva a callejones sin salida. La acumulación de decepciones con elencos políticos y técnicos configura ilusiones sociales de salidas individuales y colectivas de las más diversas. En ese cuadro, que trasciende a Uruguay, han emergido ofertas neofascistas. Esta tendencia de estados trasnacionalizados del siglo XXI y sus limitaciones –que requeriría una fundamentación imposible de realizar aquí y tampoco procura quitar responsabilidades– debe subrayarse, ya que modifica la capacidad de generar políticas alternativas con relación al siglo XX y genera desorientaciones sociales varias.

En último lugar, lo que muestran Uruguay y América Latina como necesidad más urgente es la reconstrucción de colectivos y competencias sociales que permitan proyectar alternativas de sociedad en sus distintas esferas o planos. Uso alternativo de la tierra y del territorio en general es uno de ellos, pero no el único. Guste o no, asuste o no el conflicto, existe una lucha, por ahora latente, por la capitalización de descontentos presentes y futuros que inevitablemente se generarán con la gestión del capitalismo actual. Resulta paradójico que sea el propio capital el que los capitalice. ¿Sociedad incluyente o sociedad de guetos? Poco o nada de lo ocurrido en enero estaba en la línea de cuestionar la tendencia a lo segundo.

*Doctor en sociología. Docente e investigador de la Universidad de la República.

Comment on this Article:







*

La renta petrolera a partir de Marx ( Alí Rodríguez Araque)

Latinoamérica

Uruguay, déficit fiscal y deuda pública: ¿y la auditoria de la deuda para cuando?

Eduardo Camín| ¡Que difícil nos resulta entender algunas cosas cuando hablamos de economía! …

Recesión o decrecimiento: ¿cómo llamar a nuestro desbarranque económico?

Demián Morassi|El crecimiento no puede ser infinito en un planeta finito. Desde los …

Captura de las élites y desigualdad en Ecuador

Jonathan Báez| Un aumento de la desigualdad se observó en 2018 y una …

Golpe de Estado en Venezuela y capital financiero: Los buitres y el reparto del botín

 Simón Andrés Zúñiga|Apenas dos días después del golpe del 23 de Enero, una …

Cómo se reparte la torta del campo uruguayo

Global

Capitalismo: discurso del miedo, salarios que bajan, y violencia que aumenta

| Eduardo Camín| En nuestros días, el ritmo vertiginoso de transformación, del mundo …

¿Estamos próximos a una recesión en Estados Unidos?

Oscar Ugarteche, Alfredo Ocampo|A lo largo de 2018 la economía mundial se ha …

Serpientes y escaleras en la historia del capitalismo

Alejandro Nadal| La relación entre las fuerzas de mercado y el poder del …

China en 2019: la desaceleración de la economía y la desigualdad imponen nuevas prioridades

Lily Kuo|Para llegar a fin de mes, Xu Yuan, de 33 años, tiene …

Ecología

México: El tren que no es maya

Silvia Ribeiro|Muchas son las interrogantes sobre los megaproyectos anunciados por el gobierno de …

El botín de las transnacionales está en Guatemala

Gorka Castro-CTXT| Empresas canadienses, italianas y, sobre todo, españolas explotan los inmensos recursos …

¿La producción ecológica es peor para el clima que la agricultura intensiva?

 Neus Palou| Cultivar alimentos orgánicos requiere más tierra lo que supone mayores emisiones …

Informe Planeta Vivo 2018: ¿Antropoceno con crecimiento sostenible?

Damián Morassi| Cada dos años podemos ver el avance de la degradación ambiental …

Energía

El petróleo, Rusia y Venezuela

Hernando Kleimans| Un productor de petróleo como Rusia, involucrado en sostener el precio …

Producción, abasto y distribución: Compañías españolas avanzan en el sector eléctrico mexicano

  Armando G. Tejeda-La Jornada| Poco a poco, de forma sostenida y silenciosa …

Recesión o decrecimiento: ¿cómo llamar a nuestro desbarranque económico?

Demián Morassi|El crecimiento no puede ser infinito en un planeta finito. Desde los …

México, débil ante una crisis energética

Ramsés Pech|Inicio aclarando que no pertenezco o tengo afiliación alguna a partidos políticos; …

Documentos

Dossier: A cien años del asesinato de Rosa Luxemburgo

Varios Autores|Son muchos los símbolos que encierra la figura de Rosa Luxemburgo, una …

El modelo macrista (para no imitar)

  Horacio Rovelli|El diccionario castellano define como “modelo económico” al concepto proposicional o …

El impacto de la frontera colombo-venezolana en la crisis económica de Venezuela

  Jorge Forero| En el presente documento se exponen de manera concisa, a …

Los tratados regionales, subregionales y bilaterales de libre comercio y el CIADI

Alejandro Teirblaum|I. Existe una densa trama de convenios y tratados económicos y financieros …

Biblioteca

La cuestión agraria y los gobiernos de izquierda en América Latina

Kay and Vergara-Camus La_cuestion_agraria y los gobiernos de izquierda en AL

Reformas fiscales en América Latina y el Caribe

Últimamente varios países de la región han iniciado proyectos de reformas fiscales de carácter regresivo, que han recibido el rechazo mayoritario de la población. En esta edición, se plantea que las reformas deben apuntar a un mayor desarrollo social y económico de carácter inclusivo, vinculado con la progresividad de los …

Hacia una agenda estratégica entre México y China

Enrique Dussel Peters (París, 1965), director del Centro de Estudios China-México (Cechimenx), ha publicado, en coordinación con Simón Levy-Dabbah, el libro Hacia una agenda estratégica México-China (AgendaAsia, COMEXI y Cechimex, México, 2018). La nueva obra incluye notables aportes de Liljana Arsovska, sinóloga, y Luis Rubio, economista; así como de los …

Evolución de la inversión en América Latina y el Caribe: hechos estilizados, determinantes y desafíos de política

En su edición correspondiente a 2018, el Estudio Económico de América Latina y el Caribe presenta una síntesis del desempeño de la economía regional durante 2017 un análisis de la evolución durante los primeros meses de 2018, así como las perspectivas para el año en su conjunto. Se examinan los …

La Internacional del Capital Financiero

Europa, el crepúsculo de la supervisión bancaria

  Aristóbulo de Juan| La supervisión bancaria se ha debilitado fuertemente . Yo …

Hegemonía del dólar y el crepúsculo del imperio

Alejandro Nadal| Estados Unidos ha dejado de ser una república. Se convirtió en …

El control del sistema de pagos internacionales en manos de Trump: agravar el riesgo

  Francisco Louça-Viento Sur|Riesgos hay siempre y recesiones también, es algo tan seguro …

La nueva lógica de los bancos demasiado grandes para quebrar

Oscar Ugarteche, Larry Vargas|– La quiebra de Lehman Brothers, en 2008, puso de …

Venezuela: El bloqueo y pirateo de fondos obligan a una moratoria de la deuda

Simón Andrés Zúñiga|  Venezuela está en una situación de economía de guerra: las …

La Inversión Extranjera Directa y la pobreza en América Latina

Pablo Quiñonez Riofrío-Celag|En las últimas décadas los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) …

MARX HA VUELTO: El mercado y las crisis

Vida y pensamiento de Rosa Luxemburgo (Vladimir Acosta)

<iframe width=”260″ height=”165″ src=”https://www.youtube.com/embed/jOGPaLm-fVs” frameborder=”0″ allow=”autoplay; encrypted-media” allowfullscreen></iframe>

LOS MITOS DEL LIBRE COMERCIO

CAPITALISMO: ¿Y si Marx tenía razón?

CAPITALISMO: Keynes vs. Hayek, ¿una pelea amañada?

Debate

UE: “reinventar” el modelo económico para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU para 2030

  Andrés Gil -Eldiario.es| Hace más de una década, Nicolas Sarkozy propuso “refundar” …

Multipolarismo y pluriversalismo en la geopolítica de la crisis mundial

Wim Dierckxsens, Wallter Formento, Julián Bilmes (CIEPE)|La crisis mundial en que nos encontramos, …

Los militares brasileños, el expansionismo, las fronteras ideológicas y la alianza con EEUU

  Aram Aharonian| Las aspiraciones geopolíticas de Brasil desde su restricción regional, centrada …

Pinker y su optimismo ilustrado frente a Harari y su Sapiens

  Manuel de la Iglesia-Caruncho| Dos formidables obras sobre la civilización creada por …

Venezuela

Venezuela: El bloqueo y pirateo de fondos obligan a una moratoria de la deuda

Simón Andrés Zúñiga|  Venezuela está en una situación de economía de guerra: las …

Golpe de Estado en Venezuela y capital financiero: Los buitres y el reparto del botín

 Simón Andrés Zúñiga|Apenas dos días después del golpe del 23 de Enero, una …

Rusia le echa una mano a Venezuela y reestructura su deuda

Ma. Alejandra Alvarado-Supuesto Negado| El pasado 15 de enero el viceministro ruso de …

Venezuela: ¿Adiós al anclaje del bolívar a El petro?

15yUltimo| Según la formula del anclaje del bolívar al El Petro presentada en …

Opinión

La crisis del sindicalismo contmporáneo y los impactos del derecho sindical y el del trabajo (español y portugués)

 Sávio Delano Vasconcelos Pereira| Este artículo se propone lanzar reflexiones críticas sobre las …

Adam Smith y los chalecos amarillos

Eric Toussaint|En realidad, a Adam Smith (1723-1790) se lo sigue conociendo muy mal. …

Lehman Brothers, la caída hacia una de las peores crisis capitalistas que perdura

  Claudio della Croce-CLAE| El colapso financiero provocado por el estallido de la …

El internacionalismo proletario del gran empresariado y la izquierda chilena

Maximiliano Rodríguez||Casi como si estuvieran enarbolando las mejores tradiciones del socialismo, el gran …

Entrevistas

Francisco Louca: La única lección es que hay que huir lo más pronto del FMI y su política de austeridad

Pedro Brieger-Nodal|El gobierno argentino está aplicando las recetas dictadas por el Fondo Monetario …

Pierre Salama: “Argentina está cerca del default”

  Julián Blejmar| “Surrealista”. Esa es la primer definición que se le ocurre …

El G20 y la gobernanza global: ¿cambiará algo después de Buenos Aires?

  L’Ombelico del Mondo|  José Antonio Sanahuja, Director de la Fundación Carolina y …

Mario Valencia:“Colombia tiene una vena rota por fuga de capitales”

  SES| El tan mentado milagro económico colombiano tiene, según dice Mario Valencia …

Temas

Brexit y el futuro del capitalismo

Alejandro Nadal|En junio de 2016 el pueblo en Inglaterra escogió abandonar la Unión …

La economia real muestra un estrepitoso fracaso del gobierno argentino

Horacio Rovelli|Desde el punto de vista de la economía real es claro y …

Argentina: Megadevaluación e inflación del 47,6% en 2018: ¿el 2019 será peor?

  Claudio della Croce| El gobierno de Mauricio Macri batió un record en …

Argentina: Privatización y extranjerización de la Patagonia, en tierra, mar y aire

 Susana Lara-El Cohete a la Luna|Desde las dos primeras compras de campos en …

Blogs

El Banco Central de Venezuela y la Ley de Gresham

Luis Salas Rodríguez| El problema de las llamadas leyes de la economía es …

Sin mercado interno no hay paraíso

Luis Salas Rodríguez |A mediados del año pasado, concretamente el 24 de agosto, …

Pedagogía del especulado: Los ajuste de precio … ¿y la demanda?

Luis Salas| En días pasados en este mismo portal, en un excelente artículo …

Pedagogía del Especulado: Nicolás Copérnico, el bolívar y el principio de autoridad monetaria

Luis Salas| Nicolás Copérnico, como otros hombres y mujeres del Renacimiento, fue lo …

Noticias

Los BRICS valoran la idea de una criptomoneda alternativa al dólar

Grigory Sysoev-Sputnik| El grupo formado por Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica …

En el Banco Central argentino está prohibido discrepar

  Rubén Armendariz-CLAE|El Poder Ejecutivo dispuso remover al director del Banco Central de …

La mayoría de los adolescentes argentinos vive en la pobreza

 Rubén Armendáriz| Al menos uno de cada dos adolescentes es pobre: la incidencia …

Carlos Slim: Pérdida de empleos y hartazgo social, efectos de la revolución tecnológica

La rápida transformación que genera la revolución tecnológica ha provocado que empresas estén …

Enrique García: “Es momento de repensar la integración regional en Latinoamérica”

Veterano de muchas crisis, el boliviano Enrique García está a punto de terminar …

Ford anula inversión en nueva planta en México tras críticas de Trump

TdC|La automotora trasnacional Ford Motors anunció el 3 de enero que decidió cancelar …

ESPECIAL: TEORÍA DE LA DEPENDENCIA

O sistema-mundo capitalista e os novos alinhamentos geopolíticos no século XXI: uma visão prospectiva

Carlos Eduardo Martins| Neste artigo, apontamos as principais características …

A Teoria marxista da dependencia e os desafios do século XXI

Carlos Eduardo Martins-Luiz Filgueiras| Ainda que tenham suas raízes no …

Pensamiento crítico

Neoderechas: contra el laicismo y los derechos sociales

Juan J. Paz y Miño Cepeda| La conquista del laicismo fue uno de los objetivos de los radicales y liberales latinoamericanos que enfrentaron a los conservadores y a la iglesia católica durante el siglo XIX y buena parte del XX. Con la implantación del laicismo coincidían varios principios: separar al …

Dossier: A cien años del asesinato de Rosa Luxemburgo

Varios Autores|Son muchos los símbolos que encierra la figura de Rosa Luxemburgo, una teórica marxista, que militó en el Partido Socialdemócrata de Alemania, hasta que en 1914 se opuso a la participación de los socialdemócratas en la Primera Guerra Mundial, por considerarla un enfrentamiento entre imperialistas.