Home » Ecología » Currently Reading:

¿Cambio climático S.A.?

agosto 8, 2017 Ecología No Comments

Nuria del Viso–eldiario| Transnacionales de distintos sectores buscan hacer del cambio climático una gran oportunidad de lucro, desde las petroleras a las compañías de seguros, pasando por el complejo de la seguridad, que lo mismo suministra concertinas para blindar las fronteras que personal o sistemas de vigilancia.

Hace apenas unos días conocimos el desprendimiento de un iceberg gigante del casquete de la Antártida que nos recuerda por enésima vez que algo anda muy mal en el ecosistema planetario. La larga trayectoria de mercantilización de la naturaleza y privatización de bienes comunes ha cobrado especial intensidad en las últimas cuatro décadas.Resultado de imagen para cambio climatico s.a.

Durante esta etapa, el neoliberalismo actúa despolitizando cuestiones políticas y presentándolas libres de ideología, como si fueran problemas neutros que precisan soluciones técnicas. Y así está ocurriendo en el tratamiento del cambio climático. Las élites están presentando la desestabilización del clima como un problema estrictamente ambiental ‒climático‒, prácticamente como si resultara inevitable, como una catástrofe natural más que tan solo precisa de una adaptación.

Pero este planteamiento esconde una parte importante de la realidad. Es cierto que la crisis climática entraña elementos técnicos derivados de un exceso de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera, sumidero natural ahora saturado. Pero junto a ellos aparecen de forma inseparable aspectos políticos. De ahí que resulte crucial cómo se está enmarcando y definiendo la cuestión climática, porque de ello dependerá la forma de encarar el calentamiento global y las respuestas que se van a ofrecer.

En primer lugar, el calentamiento global tiene raíces antropogénicas, es decir, está causado por las actividades humanas. El análisis de las causas del fenómeno nos remite a un modelo de sociedad altamente dependiente de los combustibles fósiles que se gestó en Europa a partir de la revolución industrial. Pese a algunos tímidos esfuerzos, las emisiones crecen a un ritmo cada vez más rápido, lo que ya va a causar un aumento irreversible en la temperatura del planeta. Nuestras decisiones inmediatas se mueven en un estrecho aunque fundamental margen de maniobra que determinará si ese aumento es de 2 ºC (escenario manejable), o llega hasta los 6 ºC (escenario catastrófico).

Esto apunta al carácter profundamente político del fenómeno en el que, lejos de existir una responsabilidad genérica de todos y todas, el desafío climático remite a responsabilidades bien diferenciadas e impactos también desiguales: ni las responsabilidades por la generación del fenómeno son equiparables ni las sociedades y grupos sociales son igualmente vulnerables. De hecho, se establece una relación inversa entre responsabilidad y vulnerabilidad en la que aquellos más responsables por la generación del problema son los menos vulnerables.

Resultado de imagen para cambio climatico y corporacionesY tal escenario nos conduce a un segundo elemento. Dependiendo de en qué términos sociopolíticos se defina el cambio climático, nos jugamos qué marco de derechos y libertades se implantará en las próximas décadas: si sale adelante un modelo  securitario y corporativo, podríamos fácilmente deslizarnos hacia escenarios de corte ecofascista, en los que unos se atrincheren acaparando los recursos disponibles, mientras otros queden expuestos a las inclemencias climáticas y con graves carencias de acceso a recursos básicos como el alimento o el agua.

El cambio climático está ya deteriorando nuestros suelos y derritiendo glaciares, algo que impactará en la disponibilidad de recursos básicos. A la vez, se ha introducido en el imaginario la idea de escasez, lo que nos lleva al tercer elemento. La crisis climática se plantea en términos de conflicto, un conflicto de carácter político y socioecológico ‒o ecológico-distributivo, si se prefiere. Sin embargo, no se trata del conflicto de corte hobbesiano de todos contra todos en lucha por unos recursos escasos, como nos quieren hacer creer. El conflicto se sitúa en otra parte. En el capitalismo del desastre se están consolidando dos categorías de personas: los que están a salvo y los que están expuestos a la desestabilización climática, es decir, privilegiados y desposeídos.

En uno de los juegos de prestidigitación del gusto de las élites, el cambio climático está viviendo su abracadabra por obra de los ejércitos y las corporaciones, con la colaboración necesaria de grupos políticos en el poder. Un libro singular editado por Nick Buxton y Ben Hayes,   Cambio climático S.A. , publicado por FUHEM Ecosocial, perfila estos procesos y explica cómo las élites utilizan el cambio climático como el siguiente motivo de temor. Diversos informes militares y políticos de gobiernos y de instituciones supranacionales presentan la crisis climática como un problema creciente de seguridad y lo califican de «multiplicador de amenazas», lo que alude al supuesto de que, inevitablemente, se dispararán hostilidades. Sin duda, pintar un mundo cruzado de amenazas catastróficas facilita que la gente renuncie voluntariamente a parcelas de sus derechos y libertades a cambio de un poco de seguridad, seguridad que el complejo militar-industrial se ofrece a brindarnos gustosamente.Resultado de imagen para cambio climatico y corporaciones

Sin embargo, estas respuestas militarizadas, lejos de resolver el problema, lo profundizan. Los autores del citado libro recuerdan que el ejército de EE UU es el principal consumidor de hidrocarburos, cuyo acceso busca garantizarse a toda costa, aunque esto cueste un sinfín de “guerras preventivas” y la desestabilización de regiones enteras del mundo, como estamos viendo en el Norte de África y Oriente Medio (objetivo que, de paso, resulta funcional a los intereses de las grandes corporaciones petroleras). No obstante, esta realidad, por más difícil que sea de ocultar, vuelve a oscurecerse a través de costosas operaciones de  lifting publicitario de los ejércitos para mostrarse con una cara más ecológica (como antes buscaron parecer más humanitarios). Un empeño digno del gran Houdini si no fuera porque algunas de las iniciativas, como desarrollar “balas verdes”, con menos cantidad de plomo pero igualmente mortíferas, son dignas del gran Gila, aunque mucho más peligrosas.

En este contexto, transnacionales de distintos sectores buscan hacer del cambio climático una gran oportunidad de lucro, desde las petroleras a las compañías de seguros, pasando por el complejo de la seguridad, que lo mismo suministra concertinas para blindar las fronteras que personal o sistemas de vigilancia. En un mundo acosado por el miedo y donde primen respuestas basadas en la fuerza, el sector de la seguridad aguarda optimista ante sus perspectivas de negocio.

Desde Europa somos testigos ‒bastante indiferentes‒ de cómo el cierre de fronteras está dejando fuera a millones de personas expuestas a la miseria y a la muerte en travesías inhumanas. Pero no olvidemos que «las armas también apuntan hacia adentro», como señala Nick Buxton. De hecho, vemos cómo se endurecen las leyes de control social en distintas partes del mundo (ahí tenemos la «ley Mordaza»), y se vigilan nuestras comunicaciones y datos.Resultado de imagen para cambio climatico y corporaciones

Entre las falsas soluciones, la tecnología se presenta como la “solución” frente al cambio climático. Las grandes compañías experimentan con una supuesta “agricultura inteligente” mientras despojan de sus tierras al campesinado en los cinco continentes o comercian con los derechos sobre el agua. Pero la aplicación más sorprendente de la tecnología frente a la crisis climática viene de la mano de la geoingeniería. Así, para las élites resulta más plausible ‒y económicamente viable‒ “fertilizar” los océanos o lanzar millones de partículas de sulfato a la estratosfera (para que actúen de parasoles), que reducir el uso de hidrocarburos. En cualquier caso, si es que estas ilusorias “soluciones” funcionaran en alguna medida, no sería con un efecto global único de reducción de temperatura para el beneficio de la humanidad; al contrario, dependiendo de en qué partes del mundo se apliquen, puede causar efectos colaterales en otros lugares y acabar otros ‒los más vulnerables‒ pagando los platos rotos de la geoingeniería. Así, quien controle el termostato planetario controlará el mundo, lo que supone una nueva vuelta de tuerca en un mundo dividido entre privilegiados y desposeídos. Tales respuestas, además, lejos de democratizar la tecnología, concentran aún más el poder en menos manos, lo que acentúa parte de nuestros problemas vinculados a la falta de democracia en la toma de decisiones.

En este contexto apremiante de crisis climática urge desenmascarar las falsas soluciones e identificar las vías que contienen posibles respuestas.  Un reciente informe de Cathy Baldwin y Robin King, titulado   What about the people? ,  indica cómo la formación de vínculos sociales constituye la principal estrategia y herramienta de defensa de las comunidades ante los desastres. Y es que la articulación de la ciudadanía contiene algunas de las respuestas que necesitamos ante la desestabilización del clima. En esta misma línea, los citados Buxton y Hayes aportan un amplio abanico de acciones que, alrededor del mundo, están llevando a cabo multitud de grupos de la sociedad civil organizada, resistiendo a las estrategias corporativas y de seguridad y luchando por recuperar el control de bienes naturales esenciales.

Necesitamos articular respuestas justas ante la crisis climática. Probablemente, no serán soluciones completas, quizá no nos lleven muy lejos y haya que explorar otros caminos, pero al menos contendrán algunos de los rasgos que colectivamente consideremos imprescindibles. Atendiendo a las causas, las acciones deben tender al cambio del modelo energético, la reducción de la extracción desenfrenada de bienes naturales, el apoyo a formas tradicionales de resiliencia comunitaria, un Estado del bienestar sólido y el fortalecimiento de los mecanismos democráticos. En estas decisiones nos jugamos el futuro.

————————————————

ANEXO:

Resultado de imagen para cambio climatico y corporacionesInforme climático de la Academia de Ciencias de EEUU contradice a Trump

El informe “contradice directamente” afirmaciones de Donald Trump, según las cuales “la contribución humana al cambio climático es incierta y la capacidad de predecir sus efectos es limitada”, dijo el NYT.

Washington. Las temperaturas promedio aumentan drástica y rápidamente en Estados Unidos, y las últimas décadas han sido las más cálidas en mil 500 años, según un informe del gobierno federal citado este martes por The New York Times.

“Los estadunidenses están sintiendo ahora los efectos del cambio climático”, señala el documento, elaborado por 13 agencias pero que todavía no ha sido publicado ni aprobado por la administración del presidente Donald Trump. El informe “contradice directamente afirmaciones del presidente Trump y miembros de su gabinete según los cuales la contribución humana al cambio climático es incierta y la capacidad de predecir sus efectos es limitada”, dijo el Times. Un documento es realizado cada cuatro años como parte de una evaluación climática a nivel nacional. El texto fue firmado por la Academia Nacional de Ciencias.

“Lo que el clima cambie en el futuro dependerá de las emisiones que se realicen y de la sensibilidad del sistema climático a esas emisiones”, señala el texto, según el Times. Estados Unidos anunció el viernes que seguirá participando en las negociaciones internacionales sobre cambio climático con el fin de proteger sus intereses, a pesar de su previsto retiro del acuerdo de París de 2015 sobre calentamiento global.

 

Comment on this Article:







*

Latinoamérica

EEUU, el petróleo venezolano y la piedra en el zapato de Tillerson

Aram Aharonian| A la luz del anuncio de la realización de elecciones presidenciales …

La integración: ¿Atrapada entre la soberbia imperialista y el pragmatismo neodesarrollista?

Javier Tolcachier| La reciente gira del secretario de Estado de los Estados Unidos …

El debate de la reforma económica en Cuba: ¿Incluyente, preciso y articulador?

  Pedro Monreal González| Las crisis modifican los discursos políticos que coexisten en …

TLC, una muerte anunciada al agro ecuatoriano

  Martín Pastor| Una manera rápida de aniquilar el sector agropecuario en Latinoamérica …

Plantídoto

Cómo se reparte la torta del campo uruguayo

Global

EEUU contra la OMC y el orden multilateral

Oscar Ugarteche, Armando Negrete| Las reglas comerciales internacionales y las bases institucionales del …

Europa ante su tumba financiera

José Fernández Vega | El famoso autor de El capital en el siglo …

Los pulpos del comercio electrónico

Deborah James| Así como en los ‘90 las corporaciones industriales, de servicios y …

Aumenta la desigualdad: 1% de la población tiene más recursos que todo el resto de la humanidad

La desigualdad en el ingreso siguió en aumento el año pasado. Sólo ocho …

Ecología

Nuevas trampas transgénicas

Silvia Ribeiro| A las empresas de transgénicos no les alcanza con tener el …

Los siete pecados de la carne (producida en la ganadería industrial)

Antonio Cerrillo-Vanguardia| “A este paso, en 10 años todos seremos vegetarianos, aunque no …

Se busca humano para inhalar gases a 11 euros la hora: Volkswagen confirma que la ética no es sus prioridad

Berna González Harbour–El País| No. No estamos en Auschwitz en 1944. Pero en …

Los que fríen el planeta y la geoingeniería

  Silvia Ribeiro|  La semana pasada, se filtró a la prensa un informe …

Energía

PDVSA: Escenarios de Produccion 2018/Perfil de Ingresos vs. recorte OPEP

Einstein Millán Arcia | Han pasado casi 3 meses desde aquel sábado 25 …

Impacto del Cambio Climático y el declive del petróleo en el transporte

Antonio García-Olivares-The Oil Crash| Tanto el cambio climático como la declinación del petróleo …

Industria petrolera: Los balances de las multinacionales se derrumban

 Manuel Peinado Lorca, Viento Sur| Las multinacionales petroleras más grandes del mundo están …

Petroleras invierten miles de millones en la contaminante industria mundial del plástico

Victoria Korn|Ecologistas de todo el mundo advierten que las corporaciones de combustibles fósiles, …

Documentos

Menezes: Crisis, imperialismo y Estado

José Menezes Gomes| El presente texto destaca cómo las contradixxiones manifestadas en la …

Es el sistema, no la corrupción: Las corporaciones al mando en Argentina

Carlos A. Villalba| Para Tony Soprano, el tema más importante de cada uno …

Deuda externa: La “Doctrina Espeche”, vigencia y actualidad

Ramiro Chimuris| Es interesante resaltar, desde el punto de vista de la ciencia …

33 tesis para una reforma de la disciplina de la economía

  Rethinking Economics| Estas 33 Tesis, elaboradas por estudiantes, economistas y académicos reunidos …

Biblioteca

Teoría de la Dependencia| Una revalorización del pensamiento de Marini para el Siglo XXI

El presente ensayo de Adrián Sotelo Valencia -sociólogo, investigador del Centro de Estudios Latinoamericanos (CELA) de la FCPyS de la UNAM, México- tiene por objetivo evaluar y validar la vigencia de la teoría marxista de la dependencia (TMD) para el siglo XXI en la perspectiva del pensamiento de Ruy Mauro …

Teitelbaum: El colapso del progresismo y el desvarío de las izquierdas

El problema que aborda el autor en este libro es el del colapso del progresismo. Pero no limitado a América Latina. En su argumentación Teitelbaum cambia el orden habitual: después del fin de las ilusiones progresistas que terminaron en un colapso, –y cuando debería haber una respuesta de la izquierda–, ésta está totalmente …

Beinstein: “Macri, orígenes e instalación de una dictadura mafiosa”

Jorge Beinstein, profesor emérito de la Universidad Nacional de La Plata, actualmente es titular del seminario de doctorado “Crisis sistémica global” de la Universidad de Buenos Aires. Especializado en prospectiva económica y geopolítica ha sido titular de cátedras en universidades europeas y latinoamericanas, Beinstein es el autor del libro “Macri, orígenes e instalación de una …

Cuba y América Latina: Desafíos del legado revolucionario

cuba y amlat legado revolucionario

La Internacional del Capital Financiero

Érase una vez un Banco Mundial

Jorge Gaggero| La reciente visita del Papa Francisco a los países de Chile …

El relato de la crisis griega por Yanis Varoufakis, que se rodeó de asesores-guardianes del orden dominante

Eric Toussaint|Si no han leído todavía Comportarse como adultos de Yanis Varoufakis, pídanlo …

El bitcoin en la geopolítica

Wim Dierckxsens y Walter Formento |La cripto-moneda es una innovación que tiene el …

Deuda externa: La “Doctrina Espeche”, vigencia y actualidad

Ramiro Chimuris| Es interesante resaltar, desde el punto de vista de la ciencia …

Petro y criptomonedas: mitos y realidades (parte IV)

  José Gregorio Piña T.| Este es un complemento de las consideraciones que …

Da moratória de 1918 à moratória do 1998 e o retorno da dominação financeira sobre a Rússia

José Menezes Gomes| O presente trabalho trata de dois momentos distintos  relacionados a …

CAPITALISMO: Adam Smith, ¿origen del libre mercado?

CAPITALISMO: La Riqueza de las Naciones, ¿el nuevo evangelio?

CAPITALISMO: Ricardo y Malthus, ¿han dicho libertad?

CAPITALISMO: ¿Y si Marx tenía razón?

CAPITALISMO: Keynes vs. Hayek, ¿una pelea amañada?

Debate

Teoría macroeconómica: la bisagra y la hegemonía neoclásica

Alejandro Nadal| En los años anteriores a la crisis financiera de 2008 parecía …

¿Hacia una economía sin dinero? No tan rápido

Alejandro Nadal| Mucho se habla de la desaparición del dinero en efectivo en …

La coherencia del FMI

Tomás Lukin| Con el estallido de la crisis internacional en 2008 el Fondo …

TLC UE-Mercosur, la agenda de la Argentina macrista para “volver al mundo”

CEAF| Entre el 20 y el 24 marzo, en Buenos Aires, se realizó …

Venezuela

Petro y criptomonedas: mitos y realidades (partes 8 y 9)

José Gregorio Piña| Este escrito es un complemento de las consideraciones que hemos …

PDVSA: Escenarios de Produccion 2018/Perfil de Ingresos vs. recorte OPEP

Einstein Millán Arcia | Han pasado casi 3 meses desde aquel sábado 25 …

Petro y criptomonedas: mitos y realidades (partes 5, 6 y 7)

  José Gregorio Piña T.|Estos escritos son un complemento de las consideraciones que …

El Papel Blanco del Petro: la propuesta financiera del gobierno venezolano

El Petro (PTR) tiene su origen en la idea del Presidente Hugo Chávez …

Opinión

ONGs, el ataque a la credibilidad de Oxfam y las casuales casualidades

Aram  Aharonian| La Organización No Gubernamental Oxfam, la misma que en las últimas …

EEUU, el petróleo venezolano y la piedra en el zapato de Tillerson

Aram Aharonian| A la luz del anuncio de la realización de elecciones presidenciales …

Cuestión de semántica

Luis Casado-Politika|Un pánico bursátil hermano gemelo de los precedentes, que coincide con el …

Feudalismo bancario

Alejandro Nadal| Durante los siglos VIII y XV predominó en Europa un sistema …

Entrevistas

Pedro Páez: “América latina está sufriendo una trampa”

Natalia Aruguete| Referente del pensamiento económico heterodoxo latinoamericano y actual superintendente de Control …

David Harvey: “Estamos viviendo en el mundo de la esclavitud de la deuda”

Jeremy Scahill| El geógrafo David Harvey analiza en la primera entrega de esta …

Gaviria Ocampo: “Cerca del 40% del presupuesto de Colombia se destina a guerra y deuda”

Jérôme Duval|El economista colombiano, William Gaviria Ocampo, hace una alarmante descripción de la …

José Gabriel Palma: ¿Neoliberalismo o neoparasitismo?, radiografía al ciclo político económico

Cristina Ruiz del Ferrier y Horacio Rovelli |“Así como ya se auto-regalaron los …

Temas

Luis De Guindos y el Eurogrupo. ¿Quién gobierna Europa?

Miguel Urbán-Público.es| Después de diversos intentos fallidos de Mariano Rajoy para colocar a …

Las razones subyacentes de la Larga Depresión

Michael Roberts| Hay dos nuevos papeles sustanciales que ofrecer un análisis interesante sobre …

Ecuador: El retorno de los Tratados Bilaterales de “Invasión” (TBI)

Martín Pastor| La maquinaria neocolonial y neoliberal avanza en Ecuador bajo el discurso …

Poder de mercado y enigmas macroeconómicos

  Alejandro Nadal|La concentración de poder económico es algo que salta a la …

Blogs

El Banco Central de Venezuela y la Ley de Gresham

Luis Salas Rodríguez| El problema de las llamadas leyes de la economía es …

Sin mercado interno no hay paraíso

Luis Salas Rodríguez |A mediados del año pasado, concretamente el 24 de agosto, …

Pedagogía del especulado: Los ajuste de precio … ¿y la demanda?

Luis Salas| En días pasados en este mismo portal, en un excelente artículo …

Pedagogía del Especulado: Nicolás Copérnico, el bolívar y el principio de autoridad monetaria

Luis Salas| Nicolás Copérnico, como otros hombres y mujeres del Renacimiento, fue lo …

Noticias

Los BRICS valoran la idea de una criptomoneda alternativa al dólar

Grigory Sysoev-Sputnik| El grupo formado por Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica …

En el Banco Central argentino está prohibido discrepar

  Rubén Armendariz-CLAE|El Poder Ejecutivo dispuso remover al director del Banco Central de …

La mayoría de los adolescentes argentinos vive en la pobreza

 Rubén Armendáriz| Al menos uno de cada dos adolescentes es pobre: la incidencia …

Carlos Slim: Pérdida de empleos y hartazgo social, efectos de la revolución tecnológica

La rápida transformación que genera la revolución tecnológica ha provocado que empresas estén …

Enrique García: “Es momento de repensar la integración regional en Latinoamérica”

Veterano de muchas crisis, el boliviano Enrique García está a punto de terminar …

Ford anula inversión en nueva planta en México tras críticas de Trump

TdC|La automotora trasnacional Ford Motors anunció el 3 de enero que decidió cancelar …

ESPECIAL: TEORÍA DE LA DEPENDENCIA

Imperialismo y dependencia: semejanzas y diferencias con la época de Marini

 Cludio Katz| En los últimos trabajos de su …

Crítica a la crítica de Katz a Marini sobre la Teoría de la Dependencia

Adrián Sotelo Valencia| ¿Una de la Teoría de …

Pensamiento crítico

Imperialismo y dependencia: semejanzas y diferencias con la época de Marini

 Cludio Katz| En los últimos trabajos de su intensa trayectoria, Ruy Mauro Marini – el principal teórico de la dependencia – indagó la dinámica de la mundialización. Observó el inicio de un nuevo periodo asentado en el funcionamiento internacionalizado del capitalismo (Marini, 1996: 231-252). Algunos intérpretes estiman que esa investigación …

El modelo económico neoliberal, el cambio y la variable ideológica

José C. Valenzuela Feijóo| Empecemos recordando una hipótesis clásica: “la ideología de la clase dominante, como regla funciona como ideología dominante a escala de la sociedad global.” Es decir, la ideología de “los de arriba” no sólo guía a la clase capitalista. También, ha penetrado a la clase trabajadora y …