Home » Energía » Currently Reading:

Siervos de Entropía

julio 20, 2017 Energía No Comments

Cuando te comías todas las gominolas de un nivel el juego se paraba, los fantasmas y Pac-Man volvían a sus posiciones iniciales, reaparecían las gominolas y comenzabas en un nuevo nivel. Con cada nivel que se progresaba, los fantasmas se movían cada vez más rápido.

Yo jugué mucho a ese juego con una videoconsola Atari (muy avanzada en su época) y con práctica llegué a pasar muchos niveles seguidos, hasta niveles donde los fantasmas se movían a una velocidad increíble. Al final, inevitablemente, siempre te mataban, y ésa era la única posibilidad para terminar la partida (aparte de apagar la consola). Lo más curioso de aquel juego era como, a pesar de lo banal del objetivo (conseguir tantos puntos – un ente abstracto sin mayor significado-  como fuera posible), era muy muy adictivo. De alguna manera, ese objetivo sencillo y ramplón era capaz de generar en el cerebro de los jugadores los adecuados mecanismos de recompensa que hacían que pudieras pasar un montón de horas intentando retrasar la – por otra parte ineludible – muerte y fin de la partida. Entre otras cosas, porque una de las gracias del juego era mostrar que eras capaz de hacer más puntos que los demás.

A cualquier lector avezado de este blog no se le oculta que este ejemplo tonto de un pasatiempo en el que se busca tener más y más sin que ello en realidad redunde en ningún beneficio mesurable es un buen ejemplo de tantos comportamientos desviados e insostenibles de nuestra sociedad. Se puede alegar, como frecuentemente hacemos, que este ansia por acaparar más y más de lo que sea (ya sea puntos electrónicos en un videojuego, ferraris en el garaje o mierdas pinchadas en un palo) es el resultado de un error educativo, y no dejará de ser cierto, pero quizá haya también algo más. Un trasfondo biológico que nos lleva a la maximización de los flujos, por destructivos que sean, una tendencia que de alguna manera está impresa en nuestro ser y que la sobreexcitación capitalista siemplemente ha elevado a la máxima potencia, pero que siempre ha estado ahí.ricos

Cuando se explica lo insostenible que es nuestra sociedad, abocada al objetivo de crecer sin límites en un planeta finito, a veces se nos compara con la levadura. Como es bien sabido, una pequeña muestra de levadura, convenientemente vertida en el zumo de la uva, aprovechará la enorme abundancia de azúcares del ambiente para reproducirse a un ritmo exponencial, y en el proceso, también exponencialmente, agotará los recursos que la hicieron medrar tan rápidamente y aumentará la cantidad de alcohol, que a la postre convertirá el ambiente en excesivamente tóxico para el microorganismo y le condenará a su colapso y extinción. No se puede negar la enorme fuerza de la comparación entre la levadura y la Humanidad: un exceso de recursos les lleva a crecer alocadamente y al final el ambiente degradado que ellas mismas han generado les lleva a sucumbir completamente. Lo curioso desde el punto de vista biológico es que este ejemplo de crecimiento desbocado y sin autocontrol es algo repetido con cierta frecuencia en la naturaleza: en la marabunta, en las plagas de langosta o de lemmings, en las mareas rojas de algas… Siempre la misma historia: una especie tiene demasiado éxito en el acceso a los recursos y acaba destruyendo el hábitat que la sustenta, hasta que ya no puede sustentarle y acaba colapsando, muchas veces de forma completa, por inanición.

La función última de los seres vivos es, todavía hoy, un misterio. Desde el punto de la Física, que es el que yo conozco mejor, por definición un ser vivo es un ente que vive en una continua lucha contra el Segundo Principio de la Termodinámica (ya saben, el que establece que la entropía del Universo siempre crece). Los seres vivos, para mantener su organización interna y funcionalidad, tienen que mantener un flujo continuo de materia y energía: materia, para autorepararse, y energía, para mantenerse en marcha. Ese flujo positivo de materia y energía también puede ser interpretado como un flujo negativo de entropía: los seres vivos se deshacen de la entropía que genera su propia existencia, y lo hacen a costa de aumentar más rápidamente la entropía de su entorno. Esta interpretación de los seres vivos como sistemas lejos del equilibrio termodinámico y fuentes de entropía fue sugerida ya por Richard Feynman en la década de los 50 del siglo pasado y desarrollada en la década siguiente por Ilya Prigogine, y ha sido utilizada profusamente desde entonces.

En realidad, la idea de que los seres vivos son estructuras altamente disipativas es fuertemente perturbadora, porque plantea un inquietante interrogante sobre la función real de los seres vivos. Si al final lo que posibilita la vida es el gradiente del potencial químico que accidentalmente se crea en algunos rincones del Universo, ese gradiente que va desde los recursos a los residuos y que hace nuestra mera existencia posible, los seres vivos cumplirían la función de destruir de la manera más rápida posible esos gradientes, es decir, maximizando la tasa de creación de entropía, hasta el extremo de llevarles a su autodestrucción. Esa trampa natural, de que somos nosotros mismos los que consumimos los gradientes de recursos que propician nuestra existencia por el mero hecho de vivir, es otra de esas amargas lecciones que nos deja el Segundo Principio de la Termodinámica, posiblemente la más deprimente y fatalista de las leyes y principios de la Física.

Con todo, los seres vivos individuales parecen haber desarrollado estrategias para reducir su flujo entrópico a uno que les permita mantener su entorno habitable durante más tiempo (nunca eternamente, por supuesto, pero nada es eterno). Sin embargo, algunas especies tiene dificultades para estabilizar su débito entrópico-metabólico, sobre todo porque no consiguen mantenerse en equilibrio con su ecosistema (en casos como el de la levadura, porque su ecosistema ha sido artificialmente adulterado) y así se comportan como verdaderos maximizadores de la entropía (dicho de otro modo, gestionan mal la abundancia). También de manera natural, los ecosistemas desequilibrados tienden a colapsar y a ser substituidos por otros mucho más equilibrados y con menor débito entrópico-metabólico.

No deja de ser paradójico que la especie que más fomenta los desequilibrios que favorecen las plagas (es decir, las explosiones biológicas que maximizan la creación de entropía), y para comenzar la de sí misma, es el que se jacta de ser la única inteligente en este planeta. Eso no quiere decir que las comunidades humanas estén condenadas a ser macroorganismos maximizadores del débito entrópico y por tanto abocadas a su autodestrucción acelerada. No,  no es ése el destino de todas las civilizaciones humanas. Algunas han demostrado ser capaces de moderar su débito entrópico-metabólico, de vivir intentando no acelerar la inevitable entropización del entorno, el crecimiento de la destrucción. Civilizaciones que aprendieron a vivir en armonía con la naturaleza, vivir a un ritmo metabólico justo y necesario. Pero el capitalismo ha sido concebido para maximizar la entropía colectiva.
CIBERGUERRA4
Puede sonar a un poco reduccionista la definición del capitalismo como un sistema que maximiza la producción de entropía de la Humanidad, pero en realidad es exactamente ésa su función. Es bien conocido que en el capitalismo lo que es importante no es el stock absoluto, sino la maximización, justamente, de los flujos. No es importante el PIB en sí, lo que es importante es su tasa de crecimiento, porque ella expresa la esperanza de crecimiento del capital, es decir, la tasa de interés que puede esperara conseguir de sus inversiones. Por ese motivo, no es importante cuánto se tiene, sino tener siempre más y además que la velocidad del crecimiento sea cada vez mayor en términos absolutos (pues ha de llegar a un porcentaje mínimo en términos relativos, y por tanto el incremento es mayor cuanto más se tiene). Por eso mismo, no importa si se degrada el entorno o si disminuyen los recursos necesarios para seguir en marcha; lo que importa es que los flujos sean crecientes, es decir, que se consuman más recursos y se produzcan más residuos, es decir, que crezca la entropía y que cada vez lo haga más rápido. Al final, ésa es la verdadera función del capitalismo: acelerar hacia el colapso entrópico.

De entre los muchos residuos y subproductos tóxicos que se generan con la aceleración entrópica del capitalismo, uno de los peores es la propaganda, que tiene el poder de intoxicar mentes y nublar el entendimiento delante de verdades simples. Por ese motivo, por culpa del fuerte y persistente efecto de la propaganda, se ven los intentos de vivir dentro de los límites biofísicos que nos marca el planeta y de reducir nuestra tasa entrópica a un mínimo razonable como actitudes infantiles, bienintencionadas pero poco maduras, cuando no reaccionarias (como a veces se ataca desde ciertos sectores de la izquierda a las propuestas decrecentistas). Entre tanto, el capitalismo juega a una especie de Pac-Man macabro, buscando maximizar el número de puntos – las unidades monetarias con las que cuantifica su “éxito”, aunque éstas no tengan ningún valor intrínseco – sin darse cuenta de que a la larga, forzosamente, será destruido por los fantasmas de la entropía.

Pero, hace falta insistir en ello, el curso que seguimos no es inevitable. Imagínense que jugasen al Pac-Man intentando evitar comer la última gominola del primer nivel. Ciertamente no sería fácil, y el acoso de los fantasmas sería constante, pero como no se acelerarían (al no pasar de nivel) sería mucho más sencillo moverse, durante más tiempo, en el filo de la entropía. Está claro que la mayoría de la gente consideraría tal manera de jugar muy estúpida, porque haríamos pocos puntos, pero imagínense ahora que la competición fuera no a conseguir muchos puntos, sino a durar el mayor tiempo posible.

Sabemos que tenemos que morir, sabemos que no podemos ganar la batalla a la entropía por tiempo indefinido. Del mismo modo, como macroorganismos vivos que son, las civilizaciones mueren, y por fuerza nuestra propia civilización tendrá que morir. Pero no es lo mismo morir después de una vida dichosa y en equilibrio, que morir violentamente después de innumerables excesos, dolor y destrucción.

La obsesión del capitalismo por maximizar los flujos mientras destruye la base material que le sustentan es algo muy grave. Pero peor que eso es la falta de capacidad de aceptar críticas razonadas basadas en datos y argumentos sólidos basados en las ciencias empíricas, hasta el punto de que el pensamiento económico actual en poco puede diferenciarse de un culto religioso destructivo. La visceralidad de la reacción de los zelotes de este culto, lo agresivo e irreflexivo de sus respuestas cuando uno plantea las alternativas razonables para evitar estrellarse (decrecimiento, economía de estado estacionario,…) consumismo1muestran a las claras que aquéllos que rigen nuestra sociedad son sacerdotes del culto a la Entropía, entronizada como una diosa pagana de la destrucción. Sólo quieren maximizar el capital por maximizar el capital, entendido ya como un incremento de unos números registrados en un sistema electrónico, no un crecimiento de un capital físico real. Ya no se busca crear objetos durables (hasta las casas y las infraestructuras se construyen para que tengan caducidad), ya no se busca crear un capital físico, sino la mera maximización de flujos. Básicamente, sólo se busca ganar más puntos en el Pac-Man aunque eso acelere nuestra llegada al choque contra el fantasma de la entropía. ¿Para qué? Realmente son sólo siervos de Entropía, Diosa de la Muerte y la Destrucción.

Todos somos, en realidad, siervos del mal, siervos de Entropía, pues con nuestras acciones diarias dentro de esta sociedad en la que vivimos estamos contribuyendo más de lo que realmente sería necesario a gastar recursos y degradar el medio ambiente, a incrementar la entropía en suma. Tenemos que aprender (yo el primero) a vivir dentro de los límites, a no tener vergüenza de vivir en armonía y equilibrio. No es una cuestión moral, pero es una cuestión de supervivencia. Y debemos de ser capaces de explicar estas cosas sin temer ser reprendidos o avergonzados por ello.

Comment on this Article:







*

Latinoamérica

EEUU, el petróleo venezolano y la piedra en el zapato de Tillerson

Aram Aharonian| A la luz del anuncio de la realización de elecciones presidenciales …

La integración: ¿Atrapada entre la soberbia imperialista y el pragmatismo neodesarrollista?

Javier Tolcachier| La reciente gira del secretario de Estado de los Estados Unidos …

El debate de la reforma económica en Cuba: ¿Incluyente, preciso y articulador?

  Pedro Monreal González| Las crisis modifican los discursos políticos que coexisten en …

TLC, una muerte anunciada al agro ecuatoriano

  Martín Pastor| Una manera rápida de aniquilar el sector agropecuario en Latinoamérica …

Plantídoto

Cómo se reparte la torta del campo uruguayo

Global

EEUU contra la OMC y el orden multilateral

Oscar Ugarteche, Armando Negrete| Las reglas comerciales internacionales y las bases institucionales del …

Europa ante su tumba financiera

José Fernández Vega | El famoso autor de El capital en el siglo …

Los pulpos del comercio electrónico

Deborah James| Así como en los ‘90 las corporaciones industriales, de servicios y …

Aumenta la desigualdad: 1% de la población tiene más recursos que todo el resto de la humanidad

La desigualdad en el ingreso siguió en aumento el año pasado. Sólo ocho …

Ecología

Nuevas trampas transgénicas

Silvia Ribeiro| A las empresas de transgénicos no les alcanza con tener el …

Los siete pecados de la carne (producida en la ganadería industrial)

Antonio Cerrillo-Vanguardia| “A este paso, en 10 años todos seremos vegetarianos, aunque no …

Se busca humano para inhalar gases a 11 euros la hora: Volkswagen confirma que la ética no es sus prioridad

Berna González Harbour–El País| No. No estamos en Auschwitz en 1944. Pero en …

Los que fríen el planeta y la geoingeniería

  Silvia Ribeiro|  La semana pasada, se filtró a la prensa un informe …

Energía

PDVSA: Escenarios de Produccion 2018/Perfil de Ingresos vs. recorte OPEP

Einstein Millán Arcia | Han pasado casi 3 meses desde aquel sábado 25 …

Impacto del Cambio Climático y el declive del petróleo en el transporte

Antonio García-Olivares-The Oil Crash| Tanto el cambio climático como la declinación del petróleo …

Industria petrolera: Los balances de las multinacionales se derrumban

 Manuel Peinado Lorca, Viento Sur| Las multinacionales petroleras más grandes del mundo están …

Petroleras invierten miles de millones en la contaminante industria mundial del plástico

Victoria Korn|Ecologistas de todo el mundo advierten que las corporaciones de combustibles fósiles, …

Documentos

Menezes: Crisis, imperialismo y Estado

José Menezes Gomes| El presente texto destaca cómo las contradixxiones manifestadas en la …

Es el sistema, no la corrupción: Las corporaciones al mando en Argentina

Carlos A. Villalba| Para Tony Soprano, el tema más importante de cada uno …

Deuda externa: La “Doctrina Espeche”, vigencia y actualidad

Ramiro Chimuris| Es interesante resaltar, desde el punto de vista de la ciencia …

33 tesis para una reforma de la disciplina de la economía

  Rethinking Economics| Estas 33 Tesis, elaboradas por estudiantes, economistas y académicos reunidos …

Biblioteca

Teoría de la Dependencia| Una revalorización del pensamiento de Marini para el Siglo XXI

El presente ensayo de Adrián Sotelo Valencia -sociólogo, investigador del Centro de Estudios Latinoamericanos (CELA) de la FCPyS de la UNAM, México- tiene por objetivo evaluar y validar la vigencia de la teoría marxista de la dependencia (TMD) para el siglo XXI en la perspectiva del pensamiento de Ruy Mauro …

Teitelbaum: El colapso del progresismo y el desvarío de las izquierdas

El problema que aborda el autor en este libro es el del colapso del progresismo. Pero no limitado a América Latina. En su argumentación Teitelbaum cambia el orden habitual: después del fin de las ilusiones progresistas que terminaron en un colapso, –y cuando debería haber una respuesta de la izquierda–, ésta está totalmente …

Beinstein: “Macri, orígenes e instalación de una dictadura mafiosa”

Jorge Beinstein, profesor emérito de la Universidad Nacional de La Plata, actualmente es titular del seminario de doctorado “Crisis sistémica global” de la Universidad de Buenos Aires. Especializado en prospectiva económica y geopolítica ha sido titular de cátedras en universidades europeas y latinoamericanas, Beinstein es el autor del libro “Macri, orígenes e instalación de una …

Cuba y América Latina: Desafíos del legado revolucionario

cuba y amlat legado revolucionario

La Internacional del Capital Financiero

Érase una vez un Banco Mundial

Jorge Gaggero| La reciente visita del Papa Francisco a los países de Chile …

El relato de la crisis griega por Yanis Varoufakis, que se rodeó de asesores-guardianes del orden dominante

Eric Toussaint|Si no han leído todavía Comportarse como adultos de Yanis Varoufakis, pídanlo …

El bitcoin en la geopolítica

Wim Dierckxsens y Walter Formento |La cripto-moneda es una innovación que tiene el …

Deuda externa: La “Doctrina Espeche”, vigencia y actualidad

Ramiro Chimuris| Es interesante resaltar, desde el punto de vista de la ciencia …

Petro y criptomonedas: mitos y realidades (parte IV)

  José Gregorio Piña T.| Este es un complemento de las consideraciones que …

Da moratória de 1918 à moratória do 1998 e o retorno da dominação financeira sobre a Rússia

José Menezes Gomes| O presente trabalho trata de dois momentos distintos  relacionados a …

CAPITALISMO: Adam Smith, ¿origen del libre mercado?

CAPITALISMO: La Riqueza de las Naciones, ¿el nuevo evangelio?

CAPITALISMO: Ricardo y Malthus, ¿han dicho libertad?

CAPITALISMO: ¿Y si Marx tenía razón?

CAPITALISMO: Keynes vs. Hayek, ¿una pelea amañada?

Debate

Teoría macroeconómica: la bisagra y la hegemonía neoclásica

Alejandro Nadal| En los años anteriores a la crisis financiera de 2008 parecía …

¿Hacia una economía sin dinero? No tan rápido

Alejandro Nadal| Mucho se habla de la desaparición del dinero en efectivo en …

La coherencia del FMI

Tomás Lukin| Con el estallido de la crisis internacional en 2008 el Fondo …

TLC UE-Mercosur, la agenda de la Argentina macrista para “volver al mundo”

CEAF| Entre el 20 y el 24 marzo, en Buenos Aires, se realizó …

Venezuela

PDVSA: Escenarios de Produccion 2018/Perfil de Ingresos vs. recorte OPEP

Einstein Millán Arcia | Han pasado casi 3 meses desde aquel sábado 25 …

Petro y criptomonedas: mitos y realidades (partes 5, 6 y 7)

  José Gregorio Piña T.|Estos escritos son un complemento de las consideraciones que …

El Papel Blanco del Petro: la propuesta financiera del gobierno venezolano

El Petro (PTR) tiene su origen en la idea del Presidente Hugo Chávez …

Petro y criptomonedas: mitos y realidades (parte IV)

  José Gregorio Piña T.| Este es un complemento de las consideraciones que …

Opinión

ONGs, el ataque a la credibilidad de Oxfam y las casuales casualidades

Aram  Aharonian| La Organización No Gubernamental Oxfam, la misma que en las últimas …

EEUU, el petróleo venezolano y la piedra en el zapato de Tillerson

Aram Aharonian| A la luz del anuncio de la realización de elecciones presidenciales …

Cuestión de semántica

Luis Casado-Politika|Un pánico bursátil hermano gemelo de los precedentes, que coincide con el …

Feudalismo bancario

Alejandro Nadal| Durante los siglos VIII y XV predominó en Europa un sistema …

Entrevistas

David Harvey: “Estamos viviendo en el mundo de la esclavitud de la deuda”

Jeremy Scahill| El geógrafo David Harvey analiza en la primera entrega de esta …

Gaviria Ocampo: “Cerca del 40% del presupuesto de Colombia se destina a guerra y deuda”

Jérôme Duval|El economista colombiano, William Gaviria Ocampo, hace una alarmante descripción de la …

José Gabriel Palma: ¿Neoliberalismo o neoparasitismo?, radiografía al ciclo político económico

Cristina Ruiz del Ferrier y Horacio Rovelli |“Así como ya se auto-regalaron los …

Arjun Appadurai y la financiarización de la economía: El pensamiento neoliberal hoy es dominante

Natalia Aruguete| El antropólogo indio Arjun Appadurai analiza el capitalismo financiero destacando que …

Temas

Ecuador: El retorno de los Tratados Bilaterales de “Invasión” (TBI)

Martín Pastor| La maquinaria neocolonial y neoliberal avanza en Ecuador bajo el discurso …

Poder de mercado y enigmas macroeconómicos

  Alejandro Nadal|La concentración de poder económico es algo que salta a la …

Favorecer la ganancia y afectar los salarios en el eje de la política económica del gobierno Macri

  Julio C. Gambina| El gobierno tomó deuda pública esta semana, ofreciendo bonos …

EEUU, el petróleo venezolano y la piedra en el zapato de Tillerson

Aram Aharonian| A la luz del anuncio de la realización de elecciones presidenciales …

Blogs

El Banco Central de Venezuela y la Ley de Gresham

Luis Salas Rodríguez| El problema de las llamadas leyes de la economía es …

Sin mercado interno no hay paraíso

Luis Salas Rodríguez |A mediados del año pasado, concretamente el 24 de agosto, …

Pedagogía del especulado: Los ajuste de precio … ¿y la demanda?

Luis Salas| En días pasados en este mismo portal, en un excelente artículo …

Pedagogía del Especulado: Nicolás Copérnico, el bolívar y el principio de autoridad monetaria

Luis Salas| Nicolás Copérnico, como otros hombres y mujeres del Renacimiento, fue lo …

Noticias

Los BRICS valoran la idea de una criptomoneda alternativa al dólar

Grigory Sysoev-Sputnik| El grupo formado por Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica …

En el Banco Central argentino está prohibido discrepar

  Rubén Armendariz-CLAE|El Poder Ejecutivo dispuso remover al director del Banco Central de …

La mayoría de los adolescentes argentinos vive en la pobreza

 Rubén Armendáriz| Al menos uno de cada dos adolescentes es pobre: la incidencia …

Carlos Slim: Pérdida de empleos y hartazgo social, efectos de la revolución tecnológica

La rápida transformación que genera la revolución tecnológica ha provocado que empresas estén …

Enrique García: “Es momento de repensar la integración regional en Latinoamérica”

Veterano de muchas crisis, el boliviano Enrique García está a punto de terminar …

Ford anula inversión en nueva planta en México tras críticas de Trump

TdC|La automotora trasnacional Ford Motors anunció el 3 de enero que decidió cancelar …

ESPECIAL: TEORÍA DE LA DEPENDENCIA

Imperialismo y dependencia: semejanzas y diferencias con la época de Marini

 Cludio Katz| En los últimos trabajos de su …

Crítica a la crítica de Katz a Marini sobre la Teoría de la Dependencia

Adrián Sotelo Valencia| ¿Una de la Teoría de …

Pensamiento crítico

Imperialismo y dependencia: semejanzas y diferencias con la época de Marini

 Cludio Katz| En los últimos trabajos de su intensa trayectoria, Ruy Mauro Marini – el principal teórico de la dependencia – indagó la dinámica de la mundialización. Observó el inicio de un nuevo periodo asentado en el funcionamiento internacionalizado del capitalismo (Marini, 1996: 231-252). Algunos intérpretes estiman que esa investigación …

El modelo económico neoliberal, el cambio y la variable ideológica

José C. Valenzuela Feijóo| Empecemos recordando una hipótesis clásica: “la ideología de la clase dominante, como regla funciona como ideología dominante a escala de la sociedad global.” Es decir, la ideología de “los de arriba” no sólo guía a la clase capitalista. También, ha penetrado a la clase trabajadora y …