Home » Ecología »Energía » Currently Reading:

Fatalidad

agosto 22, 2019 Ecología, Energía No Comments

 Antonio Turiel-The Oil Crash| A medida que los signos de que se avecina una nueva crisis económica se consolidan, va creciendo en la ciudadanía un sentimiento de  malaise, de resignación delante de lo que ha de venir. Sabemos que vamos a estar peor, mucho peor. Intuimos que estamos llegando al final de un largo camino que ha durado décadas, que la opulencia con la que hemos vivido no podrán disfrutarla nuestros hijos ni soñarla nuestros nietos; pero preferimos no movernos por el temor culpable de perder más rápidamente aquello a lo que, en buena lid, tampoco tendríamos derecho.

Preferimos quedarnos quietos y callar, sabiendo que poco a poco seremos desposeídos, en vez de protestar y quizá sufrir una caída más rápida – sí, aunque más digna. Resultado de imagen para migrantes mueren

Vemos cada día morir a cientos delante de las puertas de Europa y, para no amargarnos delante de lo miserable de la situación y de lo miserables que somos por aceptarla sin levantarnos, inventamos excusas miserables para intentar demostrar que en realidad los miserables son los otros: los desgraciados que huyen, pagando lo que sea a mafias para escapar con sus familias de infiernos que muchas veces hemos creado nosotros; los que sobre el terreno recogen puñados, solo puñados, del agua de esta lluvia que no amaina, quizá también para acallar sus maltrechas conciencias; los Gobiernos que reaccionan tarde, mal y nunca, tratando como problemas puntuales, como casos aislados, este rayo que no cesa…

Todos, nos decimos, actúan por oscuros intereses; ninguno, pensamos, es trigo limpio. Queremos demostrar que los miserables son los otros, porque mirar a los muertos, reales y bien reales, que se estrellan contra el dintel de nuestra casa, no es una visión agradable. Es otro quien tiene la culpa. Los que mueren de alguna manera se lo han merecido. Eso es lo que queremos demostrar.

¿Demostrar, a quién? ¿A quién le interesan nuestros gallináceos argumentos? En realidad, no le interesan a nadie, particularmente a nadie que esté viviendo ese drama. Solo nos interesan a nosotros, son el analgésico con el que intentamos calmar nuestra dolorida conciencia. Es doloroso pensar en esta cruda y desgraciada realidad, y por eso es mejor zanjar rápido el tema, aunque sea de mala manera, con malos argumentos.

A veces encontramos una vía razonable y no tan dolorosa de abordar este problema: es cuando nos decimos, y es verdad, que hay que actuar en origen, que hay que conseguir mejorar las condiciones de vida de esta gente para que no quieran huir de su país. Pero en la mayoría de los casos la manera más eficaz de conseguir esa mejora sería que, simplemente, les dejáramos en paz y no intentáramos apropiarnos de sus recursos, ya sea por medio de gobiernos títere que nos vendan barato, ya por medios más directos si a mano viene.

Pero, no, eso no se puede discutir. Ese comercio asimétrico, lo sabemos todos, es la base de nuestro bienestar. Es más fácil echarle la culpa a los gobiernos endémicamente corruptos de la región (sin ver que son nuestros gobiernos no mucho menos corruptos quienes los apuntalan) o las guerras recurrentes que se dan en esos países (aunque estén financiadas y provistas por nuestras empresas). Llegados a esas conclusiones desagradables, se cierra el ciclo y se vuelve atrás. No, los miserables son los otros.

Está muriendo gente. ¿Cómo puede ser que unas vidas valgan más que otras?

Ojalá nunca nos traten ellos, a nosotros y a nuestras familias, como les estamos tratando nosotros, a ellos y a sus familias.

Vamos bajando lentamente por la pendiente del colapso. El colapso, ya lo sabemos, es un proceso, no un momento. Se desarrolla en escalas de tiempo históricas: al menos varias décadas, y eso si va rápido. Y no siempre es un colapso completo: todo depende de la inteligencia colectiva de la gente de cada territorio, pues el colapso va por barrios y no en todos los sitios pasará lo mismo.

Vamos bajando lentamente, como digo. En Europa, los vientos más fríos vienen de su locomotora, Alemania. En el país teutón (y por ende en todo el resto del continente) crece el miedo a la recesión. También, recientemente se anunció que el gobierno alemán plantea Resultado de imagen para carne leche huevoscrear impuestos a la carne, leche y huevos,  para luchar contra el Cambio Climático, dicen. Y con el telón de fondo de la Huelga Mundial por el Clima, el próximo 27 de septiembre, en Alemania se ha reabierto el debate para limitar la cantidad de vuelos internacionales que podrán hacer sus ciudadanos.

Y no solo eso: sorprendentemente, la propia Asociación de la Aviación Alemana apoya el fomento del ferrocarril para la eliminación de los vuelos domésticos.

¿Que tienen en común esos tres hechos – recesión, impuesto a los alimentos y limitación de los vuelos? Las tres, obviamente, implican una disminución de las emisiones de CO2 de Alemania. El más efectivo para la reducción de las emisiones es, curiosamente, el primero: en las últimas décadas, no ha habido nada que consiguiera reducir tanto las emisiones en un solo año que la Gran Depresión de 2008-2009 (aunque solo fuera algo temporal).

La reducción del número de vuelos, obviamente, también es eficaz reduciendo las emisiones de CO2, aunque no sea el sector de la aviación el principal emisor. Y en cuanto a los impuestos a la alimentación (y al margen de los beneficios para la salud de reducir el consumo generalmente excesivo de carne en el mundo occidental), su efecto es discutible: si bien la ganadería industrial implica grandes consumos de energía y por tanto de emisiones, la propia agricultura industrial es también altamente consumidora de energía, y la reducción porcentual de emisiones podría no ser tan alta como se piensa.

Hay otro factor que unifica estos tres hechos (recesión, alimentación y vuelos), y que obviamente no se le ha pasado desapercibido a los lectores habituales de este blog: las tres cosas tienen que ver con la necesidad urgente de adaptarse al rápido descenso de la disponibilidad de petróleo que sin duda se va a sufrir durante los próximos años.

Pero hay un último factor que unifica los tres hechos, uno que todo el mundo empieza a percibir, a veces de manera inconsciente.  ¿A quiénes perjudican más estos hechos?  A los más pobres, lógicamente. La recesión, por motivos obvios: la ola de despidos que ya se vive en la banca y en el sector de la automoción vendrá seguida de una oleada más amplia que afectará a todos los sectores productivos.

Son los trabajadores, sobre todo los menos cualificados, los que más probabilidades tienen de sufrir en sus carnes, y con mayor intensidad, la recesión que viene. Los impuestos a la alimentación perjudican, sobre todo, a quienes dedican una mayor parte de su renta a comprar comida, es decir, a los pobres (evidenciando de paso lo inane de la espuria diferencia entre pobreza energética y pobreza a secas). Y la limitación de volar se aplicará a quien no pueda pagar los cargos por los viajes “extra”, que de nuevo son las clases menos pudientes.

¿No les recuerda a algo todo esto? Es la misma historia que subyace en el caso de la demonización del diésel. Tenemos, por una parte, la razón aducida: los coches de diésel (solo los coches, nada de camiones, barcos o resto de maquinaria) son muy contaminantes y dañinos. Tenemos la razón real: el problema, apremiante, de la falta de recursos, pues la producción de diésel cae más rápido que las de otros combustibles porque faltan petróleos de calidad para producirlo. Es el pico del diésel.

Y tenemos, por fin, la solución asimétrica, que en el caso del diésel es la Algarada del Diésel (como magistralmente la definió Beamspot): el plan de que el necesario abandono del vehículo privado de diésel lo paguemos todos, aunque solo lo disfruten algunos.

Éste es el planteamiento que se está haciendo, es lo que se ha hecho hasta ahora y es lo que previsiblemente se va a seguir haciendo: se difunde la razón aducida para ocultar la razón real y así imponer una solución asimétrica. La ocultación de la razón real (que en todos los casos es la escasez de recursos originada por el peak oil) es fundamental, porque si discutiéramos las causas reales de los problemas que sufrimos veríamos que lo que se presenta como parches inconexos para problemas aislados y puntuales es en realidad una pobre respuesta al problema real, que no solo no lo aborda sino que acaba siendo una excusa para la desposesión de las clases medias, para empujarnos a la mayoría a La Gran Exclusión.

Si estuviéramos discutiendo las causas reales de los problemas entenderíamos que con quitar los coches de diésel no solucionaremos nada de manera duradera, porque nos va a faltar diésel para los camiones, los barcos, las excavadoras, los tractores y las cosechadoras. Si la producción de diésel va a disminuir drásticamente será necesario racionar, y se tendrá que abandonar la Globalización, se tendrá que reducir drásticamente el comercio internacional, se tendrá que prestar una atención preferente a las necesidades locales y, en última instancia, se tendrá que abandonar un modelo económico basado en el crecimiento.

No será que no se haya repetido esto hasta la saciedad. Por ejemplo,un reciente informe encargado por la ONU a un grupo de científicos muestra que la energía barata ha llegado a su fin y que el capitalismo ya no es viable. Hay que emprender una gran transformación de nuestro sistema económico y productivo.

Hace años que sabemos eso, y no solo lo sabemos los científicos. También lo saben los grandes poderes económicos. Esos mismos que promueven la Algarada del Diésel, los impuestos a la alimentación, la limitación de los desplazamientos, y los que sin duda aprovecharán la nueva oleada recesiva para precarizar aún más el empleo y degradar aún más a la clase media. En suma: estos poderes económicos ya están, por la vía de facto, promoviendo un nuevo sistema económico y productivo, uno que pueda ser viable en un mundo en decrecimiento forzoso por la falta de recursos. Lo que pasa es que ese modelo no es justo, ni equitativo, ni probablemente sea democrático. Es otra cosa.

Siempre me han hecho gracia aquellas personas que me acusan de catastrofista y de deprimente. No, señores y señoras, deprimente es aceptar que esto es así y que no se puede hacer nada para cambiar. Deprimente es esa manida idea del  “No hay alternativa”. Deprimente es decir “Esto es lo que hay” y “no podemos hacer nada para cambiarlo”. Deprimente es ver el curso actual y previsible de los acontecimientos como una fatalidad, una desgracia inevitable. Deprimente es ver como la vida se vuelve más precaria y no atreverse a siquiera soñar con algo mejor que esto.

Yo creo que podemos cambiar. Yo creo que, de hecho, podemos mejorar. Yo estoy convencido de que, con nuestros conocimientos y capacidad técnica, podemos dejarles un futuro espléndido a nuestros hijos y mucho más equitativo, no solo en nuestro país sino a escala global. Un futuro con una calidad de vida semejante, si no mejor, a la que disfrutamos hoy en día en Occidente. Precisamente porque tengo una formación técnica yo veo que el problema principal no es técnico, sino social. Y lo primero que hace falta cambiar es esa actitud derrotista que hace interpretar esta miseria perpetrada como el signo de los hados, como si que nosotros mismos echemos este planeta a rodar por un acantilado fuese una fatalidad.

Comment on this Article:







*

La renta petrolera a partir de Marx ( Alí Rodríguez Araque)

Latinoamérica

Crece la precarización, pobreza y desigualdad en Ecuador

Jonathan Báez| La situación del Ecuador es complicada, los niveles de precarización, pobreza …

Deuda argentina: Crónica de un colapso anunciado

Carlos Carcione| El anuncio del ministro Lacunza de no pagar en sus fechas …

Las mujeres soportan la “segregación ocupacional” en América Latina

OIT-IPS|  Por cada hora trabajada, las mujeres de América Latina y el Caribe …

Las mujeres soportan la “segregación ocupacional” en América Latina

OIT-IPS|  Por cada hora trabajada, las mujeres de América Latina y el Caribe …

Cómo se reparte la torta del campo uruguayo

Global

Internet de las vacas

Silvia Ribeiro| Puede ser que le suene a broma, pero es real. Es …

Alemania, la locomotora europea, pisa el freno

Eduardo Camin |La economía alemana pisa el freno. Ya empezó a caer en …

¿Guerra económica?: China devalúa su moneda y suspende compras agrícolas a EEUU

Isabella Arria| China anunció este martes la suspensión de la compra de productos agrícolas de …

El eterno recomienzo de las agendas de desarrollo: 2000, 2015 y ahora 2030

Eduardo Camin| En septiembre de 2000, basada en un decenio de grandes conferencias …

Ecología

Internet de las vacas

Silvia Ribeiro| Puede ser que le suene a broma, pero es real. Es …

Cambio climático y mitigación

Michael Roberts| Hay un nuevo documento del FMI sobre el cambio climático y …

Fatalidad

 Antonio Turiel-The Oil Crash| A medida que los signos de que se avecina …

La extinción de los elefantes y la reunión en Ginebra

Alejandro Nadal|“La palabra ‘marfil’ timbraba en el aire, era susurrada, era parte de …

Energía

Fatalidad

 Antonio Turiel-The Oil Crash| A medida que los signos de que se avecina …

¿Está firme la recuperación de Pemex?

Ulises Noyola Rodríguez| El gobierno de López Obrador se puso la meta de …

Energía en Latinoamérica. Momento histórico: el consumo alcanza a la producción

Demián Morassi|Como cada año, acercamos las estadísticas energéticas en Latinoamérica. Aprovechando los datos …

Citgo: cómo el clan Guaidó se apoderó de 13 mil 500 millones de dólares

  Einstein Millan Arcia| Ya habíamos advertido sobre la inminente debacle que se erigía …

Documentos

Ecuador y el derecho a la ciudad

Jorge Jurado | El presente trabajo pretende un cuestionamiento a la adopción simple, …

Desenvolvimento e Democracia: um olhar sobre a semiperiferia brasileira na era neoliberal

Wolney de Carvalho y Jales Dantas da Costa| O artigo analisa a evolução …

Argentina: Bases para un programa económico de reconstrucción nacional

Una propuesta de medidas de corto, mediano y largo plazo para el próximo …

Dossier: A cien años del asesinato de Rosa Luxemburgo

Varios Autores|Son muchos los símbolos que encierra la figura de Rosa Luxemburgo, una …

Biblioteca

Cepal: Informe de avance cuatrienal sobre el progreso y los desafíos regionales de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

CEPAL| Casi cuatro años después de que la comunidad internacional aprobara la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la Tercera Reunión del Foro de los Países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible es una ocasión propicia para hacer …

Más allá de los monstruos

La siguiente es la presentación del libro Más allá de los Monstruos, una obra colectiva, coordinada por Matías Caciabúe y Katu Aconada y con prólogo de Aram Aharonian, editada por la argentina Universidad Nacional de Río Cuarto,  cuya meta es ayudar  a construir una trinchera de ideas  para enfrentar a …

Introducción a la Economía Argentina: Una visión desde la periferia

El  texto de Gerardo Fabían de Santis, de la Editorial de la Universidad Nacional de La Plata (EDULP), tiene como objetivo brindar al estudiante que se inicia en las cuestiones económicas una serie de conocimientos básicos sobre la ciencia económica y el sistema económico de un país, considerando algunos de …

Bancos Centrales orientados al desarrollo

Las trabajadoras y los trabajadores bancarios tenemos el deber y el derecho de participar en la discusión pública en torno a las funciones y objetivos del sistema financiero, para la construcción de una banca pública y privada orientada a la producción, el desarrollo y el empleo, señala el prólogo de …

La Internacional del Capital Financiero

Pesadilla en el banco central

Alejandro Nadal|Estas noches de verano los bancos centrales sufren una pesadilla recurrente. Sueñan …

La baja de tasas de la FED fortalece la certeza de la proximidad de una nueva crisis

  Carlos Carcione| El cambio de política del Sistema de la Reserva Federal …

La búlgara Kristalina Georgieva será la nueva jefa del FMI en lugar de Christine Lagarde

  Los 28 países de la Unión Europea tuvieron que elegir su candidato …

“Obstáculos al crecimiento”: El programa del FMI en Ecuador

Mark Weisbrot y Andrés Arauz-CEPR| En marzo de 2019, el Directorio Ejecutivo del …

Renúncia fiscal e novo ciclo de endividamento: a receita para o desastre

José Menezes Gomes| A economia brasileira esta completando 25 de Plano Real e …

Las contradicciones de Christine Lagarde

Alejandro Nadal| El clima de la economía mundial es inquietante. Las tormentas siempre …

MARX HA VUELTO: El mercado y las crisis

Vida y pensamiento de Rosa Luxemburgo (Vladimir Acosta)

<iframe width=”260″ height=”165″ src=”https://www.youtube.com/embed/jOGPaLm-fVs” frameborder=”0″ allow=”autoplay; encrypted-media” allowfullscreen></iframe>

LOS MITOS DEL LIBRE COMERCIO

CAPITALISMO: ¿Y si Marx tenía razón?

CAPITALISMO: Keynes vs. Hayek, ¿una pelea amañada?

Debate

Economía mundial: un nuevo crack a la vista

Carlos Carcione| Los mercados financieros internacionales dieron una nueva muestra sensibilidad extrema el …

La pesadilla del capitalismo y la inversión de la curva de rendimientos

  Alejandro Nadal|La guerra comercial entre China y Estados Unidos ha desbordado el …

Marginar a la población o defender el trabajo y la producción nacional (México, un espejo que adelanta)

  Horacio Rovelli| En la obra de Lewis Carroll, mientras Alicia está meditando …

EEUU–China: La tregua no aleja un nuevo pico en la crisis de la economía mundial

Carlos Carcione| El foco del escenario económico mundial del último año fue colocado …

Venezuela

Venezuela: De Cristallex a Citgo y el Arco Minero

Otto Van Der Velde Q.| La historia venezolana de esta trasnacional canadiense del …

Venezuela, de la hiperinflación al hiperdesinfle de los bolsillos: ¿viene un aumento salarial?

Luis Salas Rodríguez|El 11 de abril pasado se publicó en 15 y Último …

Citgo: cómo el clan Guaidó se apoderó de 13 mil 500 millones de dólares

  Einstein Millan Arcia| Ya habíamos advertido sobre la inminente debacle que se erigía …

La renta del petróleo no es el futuro de Venezuela pero sin la renta del petróleo no tiene futuro

Luis Salas-15yUltimo| La intempestiva publicación de los indicadores económicos por el BCV, desató …

Opinión

Grecia: El largo camino por recorrer

Costas Lapavitsas| Los resultados de las elecciones griegas han sido, ante todo, una …

La oportunidad de Christine Lagarde para reformar la eurozona

Wolfgang Münchau | La nominación de Christine Lagarde como la próxima presidenta del …

Apuntes de sociología militante: Los peligros asociados a la debacle macrista

  Jorge Elbaum| La política es un sistema de juego en el que …

La teoría de la relatividad judicial

Miguel Rodríguez Villafañe| Albert Einstein uno de los mejores científicos del siglo XX, …

Entrevistas

Claudio Lara: El multilateralismo está en crisis

Natalia Aruguete-Página12| La crisis global desatada a partir del estallido financiero de 2008 …

El ascenso de China como potencia mundial. Entrevista a Au Loong-Yu

Ashley Smith entrevista a Au Loong-Yu| El rápido ascenso de China como un …

Francisco Louca: La única lección es que hay que huir lo más pronto del FMI y su política de austeridad

Pedro Brieger-Nodal|El gobierno argentino está aplicando las recetas dictadas por el Fondo Monetario …

Pierre Salama: “Argentina está cerca del default”

  Julián Blejmar| “Surrealista”. Esa es la primer definición que se le ocurre …

Temas

YA SUMAMOS SURYSURTV.net

  La Patria Grande está pariendo un nuevo canal,  para la creación y …

América Latina: Detrás de los tratados, la integración desintegradora

Eduardo Camín| Nuestra América navega en las agitadas aguas del siglo XXI. Los …

La industria textil y la cuarta revolución industrial

Eduardo Camin| Si la Cuarta Revolución Industrial ha de ser un motor de …

Las tensiones comerciales y el empeño en salvar al capitalismo a costa de los más débiles

Eduardo Camin| El 21º informe de vigilancia de la Organización Mundial del Comercio …

Blogs

El Banco Central de Venezuela y la Ley de Gresham

Luis Salas Rodríguez| El problema de las llamadas leyes de la economía es …

Sin mercado interno no hay paraíso

Luis Salas Rodríguez |A mediados del año pasado, concretamente el 24 de agosto, …

Pedagogía del especulado: Los ajuste de precio … ¿y la demanda?

Luis Salas| En días pasados en este mismo portal, en un excelente artículo …

Pedagogía del Especulado: Nicolás Copérnico, el bolívar y el principio de autoridad monetaria

Luis Salas| Nicolás Copérnico, como otros hombres y mujeres del Renacimiento, fue lo …

Noticias

Los BRICS valoran la idea de una criptomoneda alternativa al dólar

Grigory Sysoev-Sputnik| El grupo formado por Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica …

En el Banco Central argentino está prohibido discrepar

  Rubén Armendariz-CLAE|El Poder Ejecutivo dispuso remover al director del Banco Central de …

La mayoría de los adolescentes argentinos vive en la pobreza

 Rubén Armendáriz| Al menos uno de cada dos adolescentes es pobre: la incidencia …

Carlos Slim: Pérdida de empleos y hartazgo social, efectos de la revolución tecnológica

La rápida transformación que genera la revolución tecnológica ha provocado que empresas estén …

Enrique García: “Es momento de repensar la integración regional en Latinoamérica”

Veterano de muchas crisis, el boliviano Enrique García está a punto de terminar …

Ford anula inversión en nueva planta en México tras críticas de Trump

TdC|La automotora trasnacional Ford Motors anunció el 3 de enero que decidió cancelar …

ESPECIAL: TEORÍA DE LA DEPENDENCIA

Actualización o veneración de la teoría de la dependencia

Claudio Katz| Nuestra reformulación de la teoría de …

O sistema-mundo capitalista e os novos alinhamentos geopolíticos no século XXI: uma visão prospectiva

Carlos Eduardo Martins| Neste artigo, apontamos as principais características …

Pensamiento crítico

Para Thomas Piketty la desigualdad es ideológica y política

Eduardo Febbro| En «Capital e ideología», el economista francés derriba las narrativas del liberalismo. Las desigualdades jamás son “naturales” sino edificadas por una ideología que crea las categorías divisorias: mercado, salarios, capital, deuda, entre otras, sostiene el economista francés

Desenmascarando el actual ciclo conservador: El macrismo forma parte del pasado

Mario Rapoport| Mauricio Macri llegó a la presidencia conformando un nuevo espacio político con el nombre de “Cambiemos”. Aunque su objetivo no es un cambio hacia delante para poner al país en la senda del desarrollo económico sino más bien, uno en reversa procurando recuperar nuevamente privilegios perdidos, o sea volver …