Home » Global » Currently Reading:

El G-20 y la guerra fría tecnológica

julio 7, 2019 Global No Comments
 

Michael Roberts| La cumbre del G20 de la semana pasada en Osaka no llegó a ningún acuerdo sustancial en la guerra comercial y tecnológica que los EE.UU. está librando con China. A lo sumo, se alcanzó una tregua en la escalada de aranceles y otras medidas contra las empresas de tecnología chinas. Pero no se consiguió un acuerdo duradero.

Porque se trata de una ‘guerra fría’ entre el poder económico en relativo declive de los EE.UU. y el nuevo y peligroso rival por la supremacía económica, China. Al igual que la última ‘guerra fría’ entre los EE.UU. y la URSS, podría durar una generación o más antes de que surja un ganador. Y las probabilidades de que sea EE.UU. disminuyen cuanto más tiempo dure la guerra fría.

En el G20, Trump y Xi acordaron una tregua en la escalada de medidas de represalia y renovarán las ‘negociaciones’. Trump hizo algunas concesiones, permitiendo a las empresas estadounidenses reanudar la venta de productos a Huawei. Por lo tanto, es de suponer, las apps de Google, Android, etc. volverán a aparecer en los dispositivos de Huawei. Y China será capaz de, presumiblemente, comprar los procesadores y chips que necesita de Intel, Qualcom y Micron. Pero no está claro si esas concesiones incluyen que Huawei pueda vender a empresas de Estados Unidos (es decir, redes 5G).

Pero tan seguro como que la noche sigue al día, la guerra comercial se reanudará en algún momento, porque las principales exigencias de Estados Unidos son simplemente inaceptables para China, a saber, que China renuncie a competir con la tecnología de Estados Unidos y acepte la supervisión de EE.UU. de sus asuntos económicos.

El G-20 puede ofrecer un breve respiro a los mercados financieros, pero no frenará la desaceleración general que la economía mundial está experimentando, con la probable y cada vez más cercana nueva recesión de la producción, el comercio y la inversión. Los índices de actividad a nivel mundial en los sectores de fabricación y los llamados servicios ya han disminuido a niveles no vistos desde el final de la Gran Recesión en 2009.

En junio, el índice de actividad global de JP Morgan sugiere que el crecimiento económico mundial se ha reducido a un ritmo anual del 2,5% – una cifra que se suele considerar el umbral de una ‘velocidad de pérdida’, es decir, por debajo de esa tasa se podría caer en una recesión global.

La realidad es que Trump no puede revertir el declive constante de la capacidad manufacturera industrial de Estados Unidos ni el desafío de China a su superioridad tecnológica. El empleo manufacturero en los EE.UU. ha caído de alrededor de una cuarta parte de la población activa en 1970 al 9% en 2015. Esta disminución no se debe a que los desagradables extranjeros hacen  trampa en los acuerdos comerciales, como Trump le gusta afirmar. La mayoría de los estudios (no todos) descartan esta tesis.  Un estudio mío con otros autores concluye que la competencia china ha provocado la pérdida de 985.000 empleos en la manufactura entre 1999 y 2011. Eso es menos de una quinta parte de la pérdida total de empleos industriales durante ese período y una parte muy pequeña del declive a largo plazo del declive industrial.

La principal razón por la que Trump no puede traer de vuelta a casa estos empleos en la industria manufacturera se debe a que en buena parte se han perdido debido al éxito de la ‘eficiencia’ en los EE.UU.  Durante las últimas tres décadas y media, los fabricantes han recortado siete millones de puestos de trabajo, produciendo más cosas que nunca. El Instituto de Política Económica (EPI) señala en The Manufacturing Footprint and the Importance of U.S. Manufacturing Jobs que “para entender porque han desaparecido tantos puestos de trabajo, la respuesta una y otra vez con los datos es que no ha sido el comercio la causa, sino ante todo la tecnología…

El ochenta por ciento de los puestos de trabajo perdidos no fueron reemplazado por trabajadores en China, sino por las máquinas y la automatización. Ese es el principal problema si desaparecen las tarifas. Lo que se descubre es que las empresas estadounidenses están en condiciones de sustituir a sus trabajadores más caros por máquinas“.

Lo que estos estudios revelan es lo que la teoría económica marxista ha dicho muchas veces. Bajo el capitalismo, el aumento de la productividad del trabajo es resultado de la mecanización y la reducción de mano de obra, es decir, mediante la reducción de los costes laborales. Marx explica en El Capital que esta es una de las características clave de la acumulación capitalista -el sesgo pro-capital de la tecnología- algo que sigue ignorando la teoría económica convencional hasta hoy.

Marx lo explicó de manera diferente a la teoría económica convencional. La inversión en el capitalismo se lleva a cabo con fines de lucro, no para aumentar la producción o la productividad como tal. Si el beneficio no aumenta mediante más horas de trabajo (más trabajadores y jornadas más largas) o mediante la intensificación del esfuerzo (velocidad y energía – tiempo y movimiento), la productividad del trabajo sólo puede aumentar gracias a una mejor tecnología. Por lo tanto, en términos marxistas, la composición orgánica del capital (el valor de la maquinaria e instalaciones en relación con el número de trabajadores) debe aumentar continuamente.

A pesar de lo que cree la teoría económica convencional de ‘libre mercado’, históricamente, ha sido el gasto público el que ha sustentado el desarrollo de tecnologías no probadas. Por lo general se ha producido por la fuerza, siendo la innovación en periodos de guerra un motor notable de desarrollo, dando lugar a grandes avances en materiales, productos y procesos. La comercialización del motor a reacción, de los cohetes, del radar y toda la informática moderna tienen su origen en la Segunda Guerra Mundial, y la Guerra Fría y la carrera espacial los desarrollaron, desencadenando la actual era tecnológica en la década de 1990.

La carrera espacial fue importante ya que ambos bandos en la Guerra Fría utilizaron a los científicos e ingenieros alemanes capturados para impulsar sus proyectos de cohetes. Esto culminó con el programa Apolo del presidente Kennedy. Los EE.UU. fueron derrotados por los soviéticos a la hora de enviar al primer hombre al espacio, pero reaccionaron dedicando inmensos recursos para ponerse al día. En el apogeo de la carrera espacial participaron casi 400.000 personas, con la colaboración de 20.000 empresas industriales y universidades privadas. No sólo produjo numerosas innovaciones – gran parte de la tecnología necesaria para llegar a la Luna no existía cuando el programa fue anunciado – sino que creó grupos de nuevas industrias de alta tecnología en los EE.UU., a partir de las redes que habían comenzado a surgir durante la guerra.

Esto aceleró el desarrollo de numerosas tecnologías informáticas, tales como los circuitos integrados, la transferencia masiva de datos y software de sistemas. Estas fueron las tecnologías de vanguardia que impulsaron el desarrollo de IBM y HP como gigantes informáticos. Otros ingenieros del programa fundaron Intel y otras muchas empresas de tecnología de vanguardia. Sin Apolo, es poco probable que Silicon Valley se hubiera convertido en la gran potencia tecnológica y económica que se da por sentado actualmente. Apolo también impulsó otras innovaciones empresariales más amplias, incluyendo algunas de las que los consultores han vivido desde entonces, como la planificación estratégica, la elaboración de presupuestos, así como nuevos procesos perfeccionados de administración y toma de decisiones.

Pero, a medida que la rentabilidad del sector capitalista cayó (desde mediados de la década de 1960) se redujeron los impuestos y, por tanto el gasto en innovación financiado por el estado se redujo drásticamente. La falta de inversiones estatales ha hecho que ahora el avance tecnológico estadounidense dependa cada vez más de la inversión del sector privado. Pero no de forma automática. El sector capitalista de Estados Unidos, al igual que los de las principales economías capitalistas, optó por trasladar su producción al extranjero en busca de mano de obra barata para luego exportarla a los Estados Unidos. Primero con inversiones en América Latina (especialmente en México) y más tarde en China.

Hubo una excepción: el sector de altas tecnologías de EE.UU. Los avances tecnológicos de Estados Unidos dependen ahora completamente de la inversión privada. Todo en Estados Unidos depende ahora de las FAANGs (Facebook, Apple, Alphabet, Netflix, Google) y de Microsoft. Estas empresas invierten ellas solas un asombroso 80 por ciento en innovación. Esta cifra casi corresponde a todo el gasto público en educación, transporte, ciencia, espacio y tecnología. Este volumen de gasto empequeñece al programa Apollo, cuya inversión en una década ascendió aproximadamente a 150.000 millones de dólares de hoy. Es decir, menos de dos años del gasto total actual de las FAANG.

El sector de alta tecnología estadounidense es el último bastión de la superioridad productiva de Estados Unidos. El banco de inversión Goldman Sachs ha señalado que, desde 2010, este sector es el único en el que las ganancias corporativas han crecido. Y esto, según Goldman Sachs, se debe enteramente a las empresas de super-tecnología. Los beneficios globales, sin tomar en cuenta a las empresas tecnológicas estadounidenses, son sólo moderadamente más altos que antes de la crisis financiera; mientras tanto, los beneficios de las tecnológicas han crecido rápidamente, reflejando su impacto mundial.

Si China es capaz de competir con las FAANGS, la rentabilidad del capital estadounidense caería significativamente, y con ella la inversión, el empleo y los ingresos en Estados Unidos la próxima década. Esta es la razón de la guerra comercial y tecnológica y por lo que continuará.

*Reconocido economista marxista británico, que ha trabajador 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.

 

Comment on this Article:







*

La renta petrolera a partir de Marx ( Alí Rodríguez Araque)

Latinoamérica

Venezuela: entre la disolución y la reconstrucción 

  Carmelo da Silva- La persona más brillante y hermosa que he tenido el …

Venezuela: ¿despegue económico en 2020?

Carmelo da Silva| El Vicepresidente económico de Venezuela, Tarek El Aisami, tras su …

Argentina: En la recta final, tironean entre sí distintas fracciones del capital

 Horacio Rovelli| El gobierno de Cambiemos que endeudó irresponsablemente al país, que desindustrializó, …

Normas internacionales del trabajo: se ratifican pero no se rectifican

Eduardo Camin| Una campaña de la Organización Internacional del Trabajo para que los países …

Cómo se reparte la torta del campo uruguayo

Global

¿Se puede alimentar al mundo entero y garantizar que nadie pase hambre?

ONU| Actualmente las cadenas de producción alimentaria elaboran suficiente comida para nutrir a …

Agricultura 4.0: Digitalización y poder corporativo en la cadena industrial alimentaria

  Verónica Villa Arias| Las fusiones extremas entre las corporaciones de la cadena …

Internet de las vacas

Silvia Ribeiro| Puede ser que le suene a broma, pero es real. Es …

Alemania, la locomotora europea, pisa el freno

Eduardo Camin |La economía alemana pisa el freno. Ya empezó a caer en …

Ecología

¿Retos medioambientales? Trabajo decente, empleo verde, resiliencia, migración y desarrollo sostenible

Eduardo Camin| Antes de la celebración de la Cumbre de las Naciones Unidas …

Cambio climático: Empleos verdes y desarrollo sostenible, el capitalismo triunfante

Eduardo Camin | En el período previo a la Cumbre sobre la Acción …

Agricultura 4.0: Digitalización y poder corporativo en la cadena industrial alimentaria

  Verónica Villa Arias| Las fusiones extremas entre las corporaciones de la cadena …

Internet de las vacas

Silvia Ribeiro| Puede ser que le suene a broma, pero es real. Es …

Energía

Fatalidad

 Antonio Turiel-The Oil Crash| A medida que los signos de que se avecina …

¿Está firme la recuperación de Pemex?

Ulises Noyola Rodríguez| El gobierno de López Obrador se puso la meta de …

Energía en Latinoamérica. Momento histórico: el consumo alcanza a la producción

Demián Morassi|Como cada año, acercamos las estadísticas energéticas en Latinoamérica. Aprovechando los datos …

Citgo: cómo el clan Guaidó se apoderó de 13 mil 500 millones de dólares

  Einstein Millan Arcia| Ya habíamos advertido sobre la inminente debacle que se erigía …

Documentos

Ecuador y el derecho a la ciudad

Jorge Jurado | El presente trabajo pretende un cuestionamiento a la adopción simple, …

Desenvolvimento e Democracia: um olhar sobre a semiperiferia brasileira na era neoliberal

Wolney de Carvalho y Jales Dantas da Costa| O artigo analisa a evolução …

Argentina: Bases para un programa económico de reconstrucción nacional

Una propuesta de medidas de corto, mediano y largo plazo para el próximo …

Dossier: A cien años del asesinato de Rosa Luxemburgo

Varios Autores|Son muchos los símbolos que encierra la figura de Rosa Luxemburgo, una …

Biblioteca

Cepal: La inversión extranjera directa en América latina y el Caribe

El presente informe La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe es la edición correspondiente a 2019 de la serie anual que publica la Unidad de Inversiones y Estrategias Empresariales de la División de Desarrollo Productivo y Empresarial de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe …

Cepal: Estudio económico de América Latina y el Caribe-El nuevo contexto financiero

En su edición número 71, que corresponde a 2019, el Estudio Económico de América Latina y el Caribe consta de tres partes. En la primera se resume el desempeño de la economía regional en 2018 y se analiza su evolución durante los primeros meses de 2019, así como las perspectivas para el …

Los gobiernos progresistas latinoamericanos del siglo XXI

El libro Los gobiernos progresistas latinoamericanos del siglo XXI. Ensayos de interpretación histórica, fue escrito por los investigadores y militantes Franck Gaudichaud, Massimo Modonesi y Jeffery R. Webber,y  publicado por UNAM.

Más allá de los monstruos

  Es tiempo de reflexión y análisis de la situación del continente nuestroamericano con una mirada larga. Porque vamos lejos, apostando por la construcción de un nuevo ciclo de luchas que, parados en las conquistas y en los niveles de organización alcanzados en la etapa anterior del ciclo progresista, nos …

La Internacional del Capital Financiero

La hegemonía del dólar no será eterna

Alejandro Nadal- El 31 de enero de este año varios países de la Unión …

Trump monetario: entre lacayos y charlatanes

Alejandro Nadal- El presidente estadounidense Donald Trump anunció en julio pasado que haría la …

¿Una economía de rentistas?

Michael Roberts| La “financiarización” ha sido presentada por algunos economistas heterodoxos como la …

Pánico en la Reserva Federal y retorno del Credit Crunch sobre un mar de deudas

  Eric Toussaint| Ante la catástrofe, el martes 17 de septiembre de 2019 …

Pesadilla en el banco central

Alejandro Nadal|Estas noches de verano los bancos centrales sufren una pesadilla recurrente. Sueñan …

La baja de tasas de la FED fortalece la certeza de la proximidad de una nueva crisis

  Carlos Carcione| El cambio de política del Sistema de la Reserva Federal …

MARX HA VUELTO: El mercado y las crisis

Vida y pensamiento de Rosa Luxemburgo (Vladimir Acosta)

<iframe width=”260″ height=”165″ src=”https://www.youtube.com/embed/jOGPaLm-fVs” frameborder=”0″ allow=”autoplay; encrypted-media” allowfullscreen></iframe>

LOS MITOS DEL LIBRE COMERCIO

CAPITALISMO: ¿Y si Marx tenía razón?

CAPITALISMO: Keynes vs. Hayek, ¿una pelea amañada?

Debate

Venezuela: entre la disolución y la reconstrucción 

  Carmelo da Silva- La persona más brillante y hermosa que he tenido el …

¿Una economía de rentistas?

Michael Roberts| La “financiarización” ha sido presentada por algunos economistas heterodoxos como la …

Economía mundial: un nuevo crack a la vista

Carlos Carcione| Los mercados financieros internacionales dieron una nueva muestra sensibilidad extrema el …

La pesadilla del capitalismo y la inversión de la curva de rendimientos

  Alejandro Nadal|La guerra comercial entre China y Estados Unidos ha desbordado el …

Venezuela

Venezuela: entre la disolución y la reconstrucción 

  Carmelo da Silva- La persona más brillante y hermosa que he tenido el …

Venezuela: ¿despegue económico en 2020?

Carmelo da Silva| El Vicepresidente económico de Venezuela, Tarek El Aisami, tras su …

Venezuela: Bloqueo al “dinero plástico”; alternativas

José Gregorio Piña T.| Lo primero que debemos precisar es que el Ejecutivo …

Venezuela: De Cristallex a Citgo y el Arco Minero

Otto Van Der Velde Q.| La historia venezolana de esta trasnacional canadiense del …

Opinión

Grecia: El largo camino por recorrer

Costas Lapavitsas| Los resultados de las elecciones griegas han sido, ante todo, una …

La oportunidad de Christine Lagarde para reformar la eurozona

Wolfgang Münchau | La nominación de Christine Lagarde como la próxima presidenta del …

Apuntes de sociología militante: Los peligros asociados a la debacle macrista

  Jorge Elbaum| La política es un sistema de juego en el que …

La teoría de la relatividad judicial

Miguel Rodríguez Villafañe| Albert Einstein uno de los mejores científicos del siglo XX, …

Entrevistas

Claudio Lara: El multilateralismo está en crisis

Natalia Aruguete-Página12| La crisis global desatada a partir del estallido financiero de 2008 …

El ascenso de China como potencia mundial. Entrevista a Au Loong-Yu

Ashley Smith entrevista a Au Loong-Yu| El rápido ascenso de China como un …

Francisco Louca: La única lección es que hay que huir lo más pronto del FMI y su política de austeridad

Pedro Brieger-Nodal|El gobierno argentino está aplicando las recetas dictadas por el Fondo Monetario …

Pierre Salama: “Argentina está cerca del default”

  Julián Blejmar| “Surrealista”. Esa es la primer definición que se le ocurre …

Temas

Venezuela: Bloqueo al “dinero plástico”; alternativas

José Gregorio Piña T.| Lo primero que debemos precisar es que el Ejecutivo …

YA SUMAMOS SURYSURTV.net

  La Patria Grande está pariendo un nuevo canal,  para la creación y …

América Latina: Detrás de los tratados, la integración desintegradora

Eduardo Camín| Nuestra América navega en las agitadas aguas del siglo XXI. Los …

La industria textil y la cuarta revolución industrial

Eduardo Camin| Si la Cuarta Revolución Industrial ha de ser un motor de …

Blogs

El Banco Central de Venezuela y la Ley de Gresham

Luis Salas Rodríguez| El problema de las llamadas leyes de la economía es …

Sin mercado interno no hay paraíso

Luis Salas Rodríguez |A mediados del año pasado, concretamente el 24 de agosto, …

Pedagogía del especulado: Los ajuste de precio … ¿y la demanda?

Luis Salas| En días pasados en este mismo portal, en un excelente artículo …

Pedagogía del Especulado: Nicolás Copérnico, el bolívar y el principio de autoridad monetaria

Luis Salas| Nicolás Copérnico, como otros hombres y mujeres del Renacimiento, fue lo …

Noticias

Los BRICS valoran la idea de una criptomoneda alternativa al dólar

Grigory Sysoev-Sputnik| El grupo formado por Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica …

En el Banco Central argentino está prohibido discrepar

  Rubén Armendariz-CLAE|El Poder Ejecutivo dispuso remover al director del Banco Central de …

La mayoría de los adolescentes argentinos vive en la pobreza

 Rubén Armendáriz| Al menos uno de cada dos adolescentes es pobre: la incidencia …

Carlos Slim: Pérdida de empleos y hartazgo social, efectos de la revolución tecnológica

La rápida transformación que genera la revolución tecnológica ha provocado que empresas estén …

Enrique García: “Es momento de repensar la integración regional en Latinoamérica”

Veterano de muchas crisis, el boliviano Enrique García está a punto de terminar …

Ford anula inversión en nueva planta en México tras críticas de Trump

TdC|La automotora trasnacional Ford Motors anunció el 3 de enero que decidió cancelar …

ESPECIAL: TEORÍA DE LA DEPENDENCIA

Actualización o veneración de la teoría de la dependencia

Claudio Katz| Nuestra reformulación de la teoría de …

O sistema-mundo capitalista e os novos alinhamentos geopolíticos no século XXI: uma visão prospectiva

Carlos Eduardo Martins| Neste artigo, apontamos as principais características …

Pensamiento crítico

El colapso inducido de Argentina como meta geopolítica del Nuevo Orden Mundial

Claudio Fabián Guevara| La debacle no es consecuencia de una política errada, sino de un diseño para poner al país de rodillas. Los objetivos del colapso sobrepasan los imaginarios de la izquierda tradicional. Una de las debilidades estructurales de la resistencia autóctona frente a los procesos de expansión imperialista es una …

Para Thomas Piketty la desigualdad es ideológica y política

Eduardo Febbro| En «Capital e ideología», el economista francés derriba las narrativas del liberalismo. Las desigualdades jamás son “naturales” sino edificadas por una ideología que crea las categorías divisorias: mercado, salarios, capital, deuda, entre otras, sostiene el economista francés