Home » Pensamiento Crítico » Currently Reading:

Generar alternativas de sociedad para contener las formas fascistas

noviembre 7, 2018 Pensamiento Crítico No Comments

Alfredo Falero | ¿Por qué vuelve el fascismo? Se pueden dar muchas respuestas. Las que menos aportan son aquellas que quedan girando en torno al “funcionamiento” de los partidos políticos y de la “democracia” entendido todo como un sombrero que se coloca sobre cualquier cabeza.

De esta manera, las expresiones fascistas emergen, se desarrollan y prosperan en sociedades donde el sistema político no está consolidado o no funciona bien y deja lugar al político “outsider” o a lo “antipolítico”. Este estilo de respuesta cae en un reduccionismo explicativo pues omite problemáticas sociales sustantivas de fondo.

Otra respuesta simplificadora de la realidad podría ser: porque ya es la hora del trabajo sucio en el capitalismo y alguien lo tiene que hacer. Suena bien pero igualmente falta algo. Lo que los sociólogos podríamos llamar “mediaciones analíticas”, es decir capacidad de conectar una cosa con la otra. Esto se podría comparar con una variante en clave “demócrata” de la idea: “es la economía, estúpido”.

Cabe recordar que se trata de aquella frase -infinitas veces citada y parafraseada- de Bill Clinton durante la campaña electoral contra George H. W. Bush (el “Bush padre”) y que al parecer resultó muy efectiva. En otras palabras, habría que pensar el fascismo en términos de la problemática de la economía mundial actual y sus derivaciones y necesidades de acuerdo a los países lo cual va allanando un camino al fascismo para poder plasmarse. Es razonable pero sigue faltando integrar elementos sustanciales.

Seguramente existe algo de verdad en todo esto y debe contemplarse en la explicación, pero considerando que aquí se trata de apostar por una mínima contribución académica y no quedarse con una respuesta esquemática o con la frase fácil o pegadiza, es necesario promover otra reflexión posible. Y para ello es clave conectar la pregunta original con una definición de fascismo, ya que no toda forma de autoritarismo o totalitarismo puede definirse como fascismo. Lo ocurrido con el “tema Bolsonaro” generó un desafío explicativo adicional en relación a Brasil y su activo poder militar, pero igualmente el caso no escapa a integrar otros actores y ejes analíticos.

Si se coloca como referente central lo ocurrido con Hitler y Mussolini (entre otros, claro) y la segunda guerra mundial (la verdad es que por la magnitud de lo sucedido resulta inevitable hacerlo), aparece más que un partido político como actor o agente central, ya que también implica un movimiento que involucra a buena parte de la sociedad. Se trata por tanto de un proceso que pasa por una serie de etapas de crecimiento (incluyendo el electoral), en donde la figura de un líder carismático es clave.

Claro, no se trata de un movimiento en el sentido de “movimiento social” de sentido emancipatorio, de expansión de derechos, sino un movimiento reaccionario, impulsado por elites económicas y políticas aunque no lo parezca, que puede adquirir diversos disfraces. Y estos pueden ser socialmente muy seductores como el cuestionamiento a la corrupción o incluso puede implicar hacer gárgaras con la injusticia social.

En cuanto a la relación con el líder carismático, puede ser de utilidad el trabajo del historiador estadounidense Robert Paxton, más allá de acordar o no con el autor. Las pasiones movilizadoras que aglutinan una “tribu fascista” (podría denominarse así) en torno al “jefe”, son elementos como los siguientes: la primacía de la comunidad en el sentido que los deberes están por encima de todo derecho; el sentimiento de que esa comunidad es una víctima, lo que justifica toda medida contra los enemigos; la asociación con la idea de decadencia y de que la izquierda no es ajena en cuanto a responsabilidad en tal sentido, el sentimiento identitario de grandeza de la comunidad que contribuye a reforzar la identidad individual; una salida política que pasa por la perspectiva de autoridad del jefe que encarna todo lo anterior y en que el uso de la violencia se vuelve legítima si se consagra a la victoria de la comunidad.

Los anteriores elementos pueden permanecer latentes o marginales, pero no tienen por qué haber desaparecido. En este caso, la pregunta sobre el regreso del fascismo se transforma en “por qué el fascismo puede adquirir grandes dimensiones”. Porque no regresa lo que nunca se fue. Y la respuesta entonces es cuando las sociedades ven el fascismo –o mejor aún, las formas fascistas que puede adquirir diversos nombres- como la única salida posible frente a lo decadente y corrupto o como la respuesta ante el fracaso de todo lo anterior, lo cual incluye en clave europea la vieja perspectiva socialdemócrata y en clave latinoamericana los progresismos o las posturas nacional-populares.Resultado de imagen para alternativas de sociedad para contener las formas fascistas

Esto sugiere generación de consensos sociales. Las expresiones políticas fascistas en el sentido manejado no solo son cuestión de fanáticos. Implica construir patrones de percepción sobre formas de resolución simplificadas de los problemas –reales, es verdad- de inseguridad, corrupción, injusticia, entre otros. Esa simplificación va atada a la postura de que todo se trata de voluntad de hacer cosas (que el líder encarna como nadie), de ser ejecutivo y tomar decisiones y no andar con reflexiones innecesarias, de volver funcional una falsa polaridad social (del tipo violentos y víctimas de la violencia) y a la estructural incapacidad que se le adjudica a la izquierda para resolver tales problemas (ya sea por corrupción, debilidad, omisión, confusión, etc., según los casos).

Todo esto tiene evidentes similitudes o conexiones con el pensamiento militar de derecha. Sí, debe subrayarse ante tanta confusión interesada en la actualidad: no necesariamente existe una sola forma de pensamiento militar. Y dicho sea de paso, Brasil, más allá de su gran diversidad de realidades sociales, tiene excelentes condiciones sociales para construir patrones de percepción con componentes de pensamiento militar de derecha política.

Otro punto central es que para que se plasme socialmente el fascismo, los dueños del capital tienen una gran protagonismo. Se ha olvidado rápidamente que la burguesía americana puso el grito en el cielo por el New Deal de Roosevelt y que las petroleras y automotrices norteamericanas tuvieron estrechos vínculos con el proyecto y consolidación de Hitler o que Krupp o Thyssen vieron con entusiasmo su ascenso. O que la ideología nazi despertaba mucho interés en la burguesía y aristocracia sueca, por colocar solo un ejemplo de países cercanos. De la misma manera también suele evitarse pensar en el entramado de intereses empresariales que sustentan a Trump o que apoyan a Bolsonaro en Brasil, si bien no habrían sido necesariamente la primera opción.

La diferencia más sustantiva entre lo ocurrido en el siglo XX y lo que está ocurriendo con las formas fascistas en el siglo XXI es la transformación de la economía-mundo capitalista y –en ese marco- el papel del Estado-nación en relación a la economía que ya no puede ser el mismo. Es decir, ya no es posible pensar una “economía nacional” como entonces. No se trata entonces de oscilaciones de coyuntura sino de cambios de fondo. Esto significa que Trump o Bolsonaro pueden sugerir menores o mayores rasgos fascistas como figuras políticas al postularse como “anti establishment” por derecha y hasta pueden generarse algunas formas de proteccionismo económico según las posiciones de poder en la economía-mundo, pero lo que no pueden hacer es huir de su lógica central y las apuestas de sus principales agentes.

Así es que las formas de fascismo actuales pueden favorecer los intereses de las transnacionales pero también se generan límites recíprocos en ese matrimonio. Además se han generado posibilidades y límites nuevos con las transformaciones impuestas por la revolución informacional o cognitiva del capitalismo actual y sus diferentes expresiones en regiones centrales de acumulación y regiones periféricas.

América Latina, históricamente muy sujeta al precio de las materias primas, se vuelve profundamente inestable cuando no se está en un ciclo alcista de precios y eso puede favorecer salidas políticas muy diferentes. Pero ninguna de esas salidas escapa de lo primero. Aún Brasil con toda su potencialidad que, todo indica, ha recaído en los crónicos delirios de grandeza de sus elites y su expandida miopía en relación a derechos sociales. La mala noticia para nosotros es que la región toda está expuesta al peligroso comportamiento de sus sectores dominantes.

¿Cómo se lucha contra el fascismo?

Ciertamente no hay recetas porque, para comenzar, se trata de situaciones que pueden ser muy diferentes entre sí. Para volver a la referencia histórica, también Alemania e Italia implicaron en cuanto a lucha, situaciones sociales diferentes. La clave, como siempre, lo constituye el arco o espacio de movimientos sociales y su capacidad de movilización frente a la indiferencia o la criminalización de la protesta. Ambas son funcionales al poder y por tanto letales, ambas son de esperar en el inestable futuro próximo de América Latina.

Otra mala noticia es que los cuadros políticos progresistas y sus intelectuales no están preparados para enfrentar formas de fascismo. No puede evitarse pensar en lo sucedido con los gobiernos progresistas. Su apuesta –en general- por una participación limitada y funcional en el mejor de los casos, la construcción de un individualismo pasivo por un lado y “emprendedor” por otro, con escasa capacidad para entender los problemas sociales y mucho menos el funcionamiento del capitalismo, también han contribuido a generar una etapa “valle” de los movimientos sociales que en otros contextos (por ejemplo, en la etapa previa de progresismos y gobiernos nacional-populares) habían sido los grandes protagonistas.Resultado de imagen para alternativas de sociedad para contener las formas fascistas

Considerando a los militares como un estamento potencialmente proclive a adoptar posturas fascistas, un segundo elemento que es necesario integrar en el análisis es el relacionamiento que se debe tener. En cuanto a partidos políticos, si bien persistirán –en general- los buenos modales ante intereses y posicionamientos militares que explícita o implícitamente afectan la democracia, estos no conducen a nada. Uruguay es un excelente ejemplo en tal sentido.

Comparativamente con otros casos, la sociedad uruguaya no es un buen lugar para que se incuben y desarrollen formas fascistas de gobierno (esto no quiere decir que no surjan formas y posturas autoritarias). Pero ningún gobierno desde la salida de la última dictadura hasta el momento ha marcado taxativamente la responsabilidad militar pasada en el desastre ocurrido, los límites políticos que debe tener su accionar, ni ha sido contundente con sus exabruptos corporativistas y mucho menos ha sido consistente con la temática –aún abierta- de los derechos humanos y la memoria histórica. A cambio de algún apoyo en las inundaciones suena a muy poco.

Cuando se adoptan y adaptan formas fascistas en una sociedad, en sus cercanías suele sobrevenir la espera de la autocorrección quizás por una visión liberal, intuitiva, pre-científica de equilibrio o de ley invisible y la postura de excesiva mesura y precaución para no inquietar más de la cuenta suele imponerse en sus gobiernos. Todo lo cual es justamente lo que sustenta y envalentona las emergentes aspiraciones fascistas.

Porque el comportamiento dubitativo sucumbe precisamente frente a la imagen de comportamiento ejecutivo, duro, inflexible, que no se aparta de los objetivos trazados con que suelen presentarse las formas fascistas. No importante si esto es real o no -de hecho no lo es en las relaciones con el capital- sino que esta imagen suele imponerse. En suma, segundo punto, aunque suene poco académico: no se enfrentan las posturas fascistas en el sentido manejado, apelando a ondas de amor y paz y a una expectativa de conciliación.

Resultado de imagen para alternativas de sociedad para contener las formas fascistasEsto lleva, tercer elemento, a la lucha simbólica o de disputa de formas de concebir la sociedad. Muchos agentes sociales tienen responsabilidad en tal sentido, en particular movimientos y organizaciones sociales. También las universidades la tienen. Los trabajadores más sujetos a la precariedad y la inestabilidad laboral, los vecinos de los barrios y regiones metropolitanas más presionados por las consecuencias violentas de la fractura social (trayectorias delictivas y códigos violentos de comunicación), los sectores sociales en general con menos capacidad de diseccionar críticamente los mensajes que le llegan por distintas vías y/o que solo aspiran al mayor consumo, en fin, todo un conjunto de agrupamientos sociales están más expuestos que otros a asumir formas de ser y estar en la sociedad que se van conectando con actitudes y comportamientos fascistas.

Por ello es preciso explicar y fundamentar que existen otras alternativas de sociedad y que se pueden construir y expandir prácticas de auto-organización y conocimiento y saberes en tal sentido. Los sectores del capital más “inteligentes” (permítase la simplificación ya en el final), más activo con la revolución informacional y la expansión global, menos dispuesto al “esquema gorila” de dominación a escala nacional, ha entendido esto y lo ha tratado de funcionalizar a sus intereses. En consecuencia es preciso tener claridad sobre cómo se posicionan los distintos sectores del capital.

No se espere que las formas fascistas en clave siglo XXI aparezcan con los referentes simbólicos del siglo pasado (aunque todavía subsistan aquí y allá). De hecho, las más peligrosas son las que se visten de democracia aunque sean precisamente lo contrario y en regiones periféricas como América Latina, de desarrollo a partir de esquemas acostumbrados como la privatización de empresas estatales o la pérdida de peso del Estado en relación al mayor protagonismo de la empresa privada en todos los ámbitos. Antes como ahora, la coherencia ideológica no es precisamente lo que sustenta el desarrollo de formas fascistas.

Un elemento final es que el control de la fuerza de trabajo y de los movimientos sociales tiene características nacionales (si bien pueden generarse para ello acuerdos con otros países). Por contraposición, trabajadores e integrantes en general de organizaciones y movimientos sociales deben recuperar una escala de actuación transnacional. Si algo podría impulsar la contención de formas fascistas es el carácter transnacional de las prácticas de resistencia y de generación de alternativas de sociedad.

Seguramente esto suene poco factible frente a las amenazas actuales. Es que la incapacidad de imaginar lo alternativo, esta clausura mental sobre otros futuros posibles, es precisamente parte de una forma de fascismo societal que se ha venido imponiendo. Es ya momento de despojarse de tales cierres cognitivos si realmente pretendemos luchar contra el fascismo.

* Dr. en Ciencias Sociales especialización Sociología, docente e investigador de la Universidad de la República de Uruguay, autor de numerosas publicaciones en movimientos sociales; procesos globales y transformaciones territoriales y teoría social y pensamiento latinoamericano, co-coordinador del GT de CLACSO Intelectuales y Política. Publicado en hemisferioizquierdo.com

Comment on this Article:







*

La renta petrolera a partir de Marx ( Alí Rodríguez Araque)

Latinoamérica

¿Brasil encima de todo, (Norte) América primero o la fiesta de los banqueros?

   José Menézes Gomez| Durante el proceso electoral se impuso en Brasil un …

No solo es el petróleo: austeridad y Presupuesto 2019 en Ecuador

Jonathan Báez| La proforma del Presupuesto General del Estado (PGE) del año 2019 …

Bolsonaro, una amenaza para el Amazonas

Ulises Noyola Rodríguez| La región del Amazonas está amenazada por las actividades de …

La corrupción y la excepcionalidad de México

Oscar Ugarteche| El caso de nueva corrupción más saltante del siglo XXI es …

Cómo se reparte la torta del campo uruguayo

Global

Nuevos desafíos al multilateralismo: Cumplir la agenda 2030

Fernando Ayala|«La Agenda 2030 es un plan de acción en favor de las …

OMC: La batalla final ¿por la deconstrucción del modelo de globalización?

  Eduardo Camín-CLAE|El director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC) Roberto …

La Alianza Transatlántica sobrevivirá a Trump

Mark Weisbrot| Cada semana y, con frecuencia, más de una vez por semana, …

OIT quiere “mejor futuro del trabajo”, en medio del desempleo

  Eduardo Camín| La 19ª Reunión Regional Americana  de la Organización Internacional del …

Ecología

Informe Planeta Vivo 2018: ¿Antropoceno con crecimiento sostenible?

Damián Morassi| Cada dos años podemos ver el avance de la degradación ambiental …

Caos climático, capitalismo y geoingeniería

Silvia Ribeiro| Se acaba de hacer público un nuevo informe del Panel Intergubernamental …

La encrucijada climática

   Julio César Centeno|La especie humana se ha convertido en una amenaza para …

Se prohibirá el uso del fracking en México, anunció López Obrador

Vicente Juárez-La Jornada| Andrés Manuel López Obrador afirmó en San Luis Potosí que …

Energía

Dependencia mexicana de EEUU: Sube 63% importación de gasolinas; baja 50% la producción

Juan Carlos Miranda-La Jornada| La producción de gasolinas en México disminuyó 50 por …

Esperando el golpe (la nueva recesión)

Antonio Turiel-TheOilCrash| Si siguen  la prensa económica convencional, habrán notado que en las …

Guerra comercial entre EEUU y China: Los nuevos escenarios petroleros

Ernesto J. Navarro-RT| Las sanciones unilaterales de EE.UU. contra países productores impactan en …

Se prohibirá el uso del fracking en México, anunció López Obrador

Vicente Juárez-La Jornada| Andrés Manuel López Obrador afirmó en San Luis Potosí que …

Documentos

Consideraciones acerca del neoliberalismo en América latina y sus alternativas

Jales Dantas da Costa-Wolney Roberto Carvalho| Este artículo pretende contribuir a la evaluación …

La globalización y sus alternativas: una entrevista con Samir Amin

Instituto Tricontinental de Investigación Social| Justo antes de morir, Amin concedió una larga …

Las negociaciones entre la UE y Mercosur: entre asimetrías, concesiones y preservación del derecho al desarrollo

  Viviana Barreto y Natalia Carrau-Amigos de la Tierra| Las negociaciones entre la …

La alimentación mundial: entre inversiones oscuras y datos masivos

Grupo ETC| A todo lo largo de la cadena alimentaria hay furor por …

Biblioteca

Reformas fiscales en América Latina y el Caribe

Últimamente varios países de la región han iniciado proyectos de reformas fiscales de carácter regresivo, que han recibido el rechazo mayoritario de la población. En esta edición, se plantea que las reformas deben apuntar a un mayor desarrollo social y económico de carácter inclusivo, vinculado con la progresividad de los …

Hacia una agenda estratégica entre México y China

Enrique Dussel Peters (París, 1965), director del Centro de Estudios China-México (Cechimenx), ha publicado, en coordinación con Simón Levy-Dabbah, el libro Hacia una agenda estratégica México-China (AgendaAsia, COMEXI y Cechimex, México, 2018). La nueva obra incluye notables aportes de Liljana Arsovska, sinóloga, y Luis Rubio, economista; así como de los …

Evolución de la inversión en América Latina y el Caribe: hechos estilizados, determinantes y desafíos de política

En su edición correspondiente a 2018, el Estudio Económico de América Latina y el Caribe presenta una síntesis del desempeño de la economía regional durante 2017 un análisis de la evolución durante los primeros meses de 2018, así como las perspectivas para el año en su conjunto. Se examinan los …

Redes sociales: enredos y desenredos

Con los escándalos crecientes sobre la imbricación de las grandes plataformas de redes sociales digitales con el modelo de vigilancia imperante y la injerencia en procesos electorales, se fragiliza el mito de la neutralidad que estas empresas buscan fomentar.  ¿Qué implicaciones tiene para los derechos humanos y la democracia? ¿Se …

La Internacional del Capital Financiero

Detectan 600 mil empresas “fantasma” en México

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) de México identificó a 600 mil empresas …

El nerviosismo de las bolsas

  Francisco Louça| ¿Qué ha pasado este 10 de octubre? Las bolsas se …

¿Corrección bursátil?

 Michael Roberts|El mercado de valores de Estados Unidos se volvió volátil esta semana …

Las mafias y el FMI (video)

—   ¿Qué tienen en común Christine Lagarde, Rodrigo Rato y Dominique Strauss-Khan? …

Dinero endógeno: escondido a plena vista

Alejandro Nadal| Ya es lugar común criticar a los economistas convencionales por su …

Las mil y una noches: El macrismo hila una nueva ilusión cada día, esperando salvar su cabeza, como Scherezade

. Horacio Rovelli| El libro que conocemos como Las Mil y Una Noches …

MARX HA VUELTO: El mercado y las crisis

Vida y pensamiento de Rosa Luxemburgo (Vladimir Acosta)

<iframe width=”260″ height=”165″ src=”https://www.youtube.com/embed/jOGPaLm-fVs” frameborder=”0″ allow=”autoplay; encrypted-media” allowfullscreen></iframe>

LOS MITOS DEL LIBRE COMERCIO

CAPITALISMO: ¿Y si Marx tenía razón?

CAPITALISMO: Keynes vs. Hayek, ¿una pelea amañada?

Debate

Pinker y su optimismo ilustrado frente a Harari y su Sapiens

  Manuel de la Iglesia-Caruncho| Dos formidables obras sobre la civilización creada por …

Esperando el golpe (la nueva recesión)

Antonio Turiel-TheOilCrash| Si siguen  la prensa económica convencional, habrán notado que en las …

Deuda y guerra comercial: Hacia un nuevo capítulo de la crisis económica mundial

Carlos Carcione|La crisis financiera argentina, que continúa a pesar del auxilio del FMI, …

El negocio del endeudamiento, riquezas para unos pocos y pobreza para el pueblo argentino

Horacio Rovelli| La deuda siempre fue el mecanismo preferido de dominación.  En nuestro …

Venezuela

Venezuela-China: potencial y poder en desarrollo

  Ernesto Wong Maestre| La avalancha de acuerdos bilaterales firmados por el Gobierno …

Anclaje del salario al valor del Petro: ¿Puede funcionar?/ Algunas alertas/ La posición de Fedecámaras

José Gregorio Piña T.-15yultimo| Como siempre, hemos esperado percibir las reacciones de parte …

Los anuncios económicos de Maduro, versión 17 de agosto

El presidente de la República, Nicolás Maduro, ofreció la noche del viernes 17 …

CITGO: mentiras, verdades y posverdades

Luis Salas y Lenin Brea| Imagine que a usted, en una época de …

Opinión

Lehman Brothers, la caída hacia una de las peores crisis capitalistas que perdura

  Claudio della Croce-CLAE| El colapso financiero provocado por el estallido de la …

El internacionalismo proletario del gran empresariado y la izquierda chilena

Maximiliano Rodríguez||Casi como si estuvieran enarbolando las mejores tradiciones del socialismo, el gran …

Argentina: Otro camino para enfrentar la crisis

  Claudio Katz|La reciente devaluación empuja al país a una dramática espiral de …

Economía Mundial: 50 años de crisis crónica y una década de depresión

Carlos Carcione| Los primeros episodios de la “guerra comercial” desatada por Donald Trump …

Entrevistas

Mario Valencia:“Colombia tiene una vena rota por fuga de capitales”

  SES| El tan mentado milagro económico colombiano tiene, según dice Mario Valencia …

El T-MEC, ¿primer acuerdo internacional contra China?

  Genaro Rodríguez Navarrete| Enrique Dussel Peters (París, 1965), director del Centro de …

Mendoza Potellá: Hay que buscar inversión extranjera para PDVSA y olvidarse de Faja del Orinoco

Vanessa Davies-Contrapunto| No le quita el sueño si entre los adalides de la …

Eric Toussaint: “Macri necesita de ese crédito del FMI para seguir pagando la deuda”

 Sergio Ferrari| Luego de más de una década de “distanciamiento” oficial, el gobierno …

Temas

Argentina: Las provocaciones del superministro Dujovne, el portavoz del FMI

  Juan Guahán-|“Nunca se hizo un ajuste de esta magnitud en la Argentina …

El “colapso inducido” de Argentina como meta geopolítica del Nuevo Orden Mundial

  Claudio Fabián Guevara-Motor Económico|Una de las debilidades estructurales de la resistencia autóctona …

Un desenlace inevitable: El mecanismo de la deuda como forma de subordinación y control

Horacio Rovelli| En toda la historia Argentina la deuda externa se utilizó para …

Detalles de la guerra comercial EEUU-China y las cadenas globales de valor

Oscar Ugarteche-Alfredo Ocanpo Blanco| En La guerra comercial Estados Unidos China: una visión …

Blogs

El Banco Central de Venezuela y la Ley de Gresham

Luis Salas Rodríguez| El problema de las llamadas leyes de la economía es …

Sin mercado interno no hay paraíso

Luis Salas Rodríguez |A mediados del año pasado, concretamente el 24 de agosto, …

Pedagogía del especulado: Los ajuste de precio … ¿y la demanda?

Luis Salas| En días pasados en este mismo portal, en un excelente artículo …

Pedagogía del Especulado: Nicolás Copérnico, el bolívar y el principio de autoridad monetaria

Luis Salas| Nicolás Copérnico, como otros hombres y mujeres del Renacimiento, fue lo …

Noticias

Los BRICS valoran la idea de una criptomoneda alternativa al dólar

Grigory Sysoev-Sputnik| El grupo formado por Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica …

En el Banco Central argentino está prohibido discrepar

  Rubén Armendariz-CLAE|El Poder Ejecutivo dispuso remover al director del Banco Central de …

La mayoría de los adolescentes argentinos vive en la pobreza

 Rubén Armendáriz| Al menos uno de cada dos adolescentes es pobre: la incidencia …

Carlos Slim: Pérdida de empleos y hartazgo social, efectos de la revolución tecnológica

La rápida transformación que genera la revolución tecnológica ha provocado que empresas estén …

Enrique García: “Es momento de repensar la integración regional en Latinoamérica”

Veterano de muchas crisis, el boliviano Enrique García está a punto de terminar …

Ford anula inversión en nueva planta en México tras críticas de Trump

TdC|La automotora trasnacional Ford Motors anunció el 3 de enero que decidió cancelar …

ESPECIAL: TEORÍA DE LA DEPENDENCIA

América Latina desde la teoría de la dependencia

Claudio Katz|Desde hace cuatro décadas vivimos bajo la …

Dialéctica de la dependencia: lectura obligatoria para la izquierda latinoamericana

José Galindo| Al parecer, las formas de explotación …

Pensamiento crítico

Perón y el tratamiento injusto e inhumano del sistema capitalista

  El famosísimo discurso que Juan Domingo Perón pronunció ante empresarios en agosto de 1944 es una de las instancias en las que más claramente se expresa el pensamiento del expresidente argentino. Estos capitalistas reciben al entonces Secretario de Trabajo y Previsión preocupados por el discurso y las ideas que …

Generar alternativas de sociedad para contener las formas fascistas

Alfredo Falero | ¿Por qué vuelve el fascismo? Se pueden dar muchas respuestas. Las que menos aportan son aquellas que quedan girando en torno al “funcionamiento” de los partidos políticos y de la “democracia” entendido todo como un sombrero que se coloca sobre cualquier cabeza.