Home » Opinión » Currently Reading:

Confesiones secretas del dólar (un cuento moral)

mayo 27, 2018 Opinión No Comments

Mario Rapoport| Me consideran el tipo más universal del planeta, aunque en verdad pertenezco a un solo país. Tengo como segundo domicilio los paraísos fiscales donde me relajo de mis arduas tareas: allí hago retiros espirituales para lavar mis pecados. Mi nombre primitivo viene del tálero, moneda acuñada en España por el emperador Carlos I y relacionada con el Thaler de Alemania, que en inglés se pronuncia dólar.

I

Mi primera aparición en la península data de alrededor del 1500, en la misma época que otras monedas insignificantes, pero tuve la suerte de llegar a ser un pedazo de papel verde, bien impreso y elegante que, aunque lo confieso, no tengo respaldo alguno, soy la moneda más atractiva del mundo.

Mis antiguos dueños se dedicaron a usar y malgastar el oro y la plata que saqueaban en el nuevo continente y a emitir otras monedas. Frente a su indiferencia tenté mi suerte radicándome más al norte, en los Estados Unidos de América. Allí las diez colonias independientes me recibieron muy bien como Spanish Milled Dollar (dólar español de plata pulida), siendo adoptado en 1785 como moneda oficial de Estados Unidos. En 1792 se creó una moneda propia, el Dólar de Plata Americano, cuyo valor se equiparó al español, de allí mi origen hispano.Resultado de imagen para primer dolar

Tuve pronto varias conversaciones con Alexander Hamilton, el secretario del Tesoro, un hombre astuto de ideas proteccionistas cuyo objetivo principal era el de salvaguardar de sus competidores extranjeros el comercio y las nacientes industrias que iban surgiendo en esas tierras. A él le resultaba poco conveniente estar bajo la dependencia del oro o de su pariente imperial, la libra y necesitaba una moneda fuerte. No adhería al libre comercio al igual que sus inmediatos sucesores. Quería que el país se industrialice a toda costa, una condición esencial para el progreso de la economía. Pronto hice una fuerte amistad con el general Washington, a quien solía ayudarlo en la compra de armas para afirmar la independencia americana y me decía en confidencia que le gustaría figurar en los primeros billetes que se emitieran con un retrato suyo (sería en 1869).

Habiendo ganado la confianza de la gente me guardaban como ahorro o se desprendían de mi comprando bienes de consumo o maquinarias y retornaba a ellos a través de los ingresos por sus productos o salarios: con el crecimiento del país mi rol también crecía. Me codiciaban cada vez más y yo andaba orondo de un lado al otro, poniendo el valor a todos los bienes e indicando con mi presencia en distintos sectores a mis amigos del Tesoro o a los mismos presidentes el curso que seguía la economía. Nunca les alcanzaba para sus propósitos y me hacían reiteradas copias cuando lo necesitaban. La cuestión es que mis amos comenzaron a dominar el mundo, tanto con mi ayuda como con sus sofisticados armamentos.

Las grandes fortunas del país compuesta por los Robber Barons –los Rockefeller, los Vanderbilt, los Morgan– mis dueños más cercanos, usaban métodos inescrupulosos para enriquecerse. Me querían tanto, que por precipitados y ambiciosos casi me matan. En las apuestas primero y luego en la Bolsa jugaron conmigo sin límite alguno, y terminé agotado, dejando arruinada a la mayoría de la gente, hasta que con el país en plena crisis de los treinta me sacaron de mi relación enfermiza con el oro. Ya no valía casi nada, y en todo el mundo comenzaron a apartarse de mí. Parecía de vuelta un pobre caballero español, como Don Quijote.

Resultado de imagen para robber baronsEn ese momento surgieron enemigos que no eran simples alucinaciones, sino hombres malvados con un pequeño bigotito o con ojos rasgados que querían esclavizar al mundo. Mis amos fueron astutos, comenzaron a fabricarme a montones, con lo que financiaron la compra de armas poderosas que además de a nuestros ejércitos iban también a los aliados, y la guerra se ganó, en parte, gracias a mi ayuda. Luego en la posguerra contribuí a la reconstrucción de países amigos de Europa que estaban casi destruidos y con el fantasma de posibles amenazas desde el Este.

Antes, en Bretton Woods, donde me había hecho dueño de la economía mundial, se crearon dos instituciones para regular el sistema financiero internacional y evitar otra crisis como la del ‘30. Se decía que era una especie de New Deal internacional para ayudar a los países en problemas con sus balanzas de pagos. Y aunque en mi propio país había algunos que no querían financiar el mundo con el Tesoro norteamericano, finalmente cedieron si el dólar se convertía en la moneda universal frente a los que predicaban la idea de creación de una nueva moneda común a todos. El FMI se transformó en un Club del Dólar y en mi principal instrumento.

Los controles de capital que algunos querían poner en su estatuto inicial no figuraron y las otras monedas me rendían pleitesía. Aun así, cuando se terminó la expansión de posguerra, me vi amenazado por diferentes lados. Los gastos de una nueva guerra en Asia en la que mi país resultó mal parado; la recuperación económica de mis competidores europeos; la propia expansión de mis inversiones; el aumento del precio de productos esenciales, como el petróleo; me obligaron a terminar mi relación fija con el oro, que había retornado en Bretton Woods, y crearon una gran liquidez internacional. Esto que pareció un indicio de debilidad me dio más libertad de acción. Con mi valor abaratado y la ayuda del Club del Dólar, hice abundantes préstamos en América latina a tasas variables. Cuando mis capitales lo necesitaron subimos la tasa de interés y volvieron de nuevo acrecentados, creando una gran crisis en lo países endeudados.

Encontré, además, nuevos instrumentos con los que pude conservar mi predominio y evitar una baja sustantiva de mi valor original, debido a la existencia de grandes déficits gemelos, fiscal y de la cuenta corriente en la balanza de pagos en mi país de origen. Soy el único que puede endeudarse con otros en mis propios términos, lo que constituye en la práctica casi una deuda interna que se soluciona simplemente emitiendo o manipulando los tipos de cambio. Además, obtengo fácilmente créditos o apoyos de mis rivales, que me guardan en sus reservas o compran los bonos que les vendo, obligados a admitir que soy la única moneda universal.

Luego, a través de instrumentos financieros que introduje en los mercados, y de las desregulaciones económicas, la apertura comercial y la libertad de acción de los movimientos de capital en el mundo, predicadas por las teorías neoliberales que logré imponer, se fueron creando numerosas burbujas especulativas, y finalmente la crisis del 2008, de la que resulté menos afectada que otras monedas como el euro. Aquellas teorías plantean la idea de que la moneda es neutra, pero se muy bien que no es así porque en los hechos actúan sobre mi todo el tiempo en defensa de nuestros intereses.

Mi Club del Dólar incita a los países a endeudarse y luego realiza programas de ajuste señalando que el principal problema de los deudores se debe a sus abultados déficits, tema del cual los Estados Unidos mismos no son un ejemplo. Se arguye para reducirlo bajar prioritariamente los salarios y las jubilaciones y achicar el Estado, de modo de poder pagar prioritariamente los servicios del endeudamiento.

No se incluyen como parte de ese déficit los sectores que evaden impuestos, tienen su dinero offshore y se dedican al “lavado del dinero”, como se denomina una forma de ocultar ganancias, incluso criminales. Ni tampoco el hecho de que el déficit fiscal, incorporando la deuda, se debe en gran parte al mismo pago de sus intereses y amortizaciones. Es como un círculo vicioso. Pero esta interpretación es la que predomina. La llamada globalización y las crisis que se fueron generando sucesivamente concentraron las riquezas del globo en un puñado de multimillonarios, que son mis socios principales. Por otra parte, las finanzas terminaron imponiéndose sobre la producción y me dieron un mayor lugar en la economía mundial.

En los últimos tiempos sorprendí a todos volviendo a viejos planteos proteccionistas que ya había utilizado en el pasado. Con ello recuerdo a propios y a extraños que me debo a los que dirigen mi país antes que a nadie. De todos modos, los que operan bien conmigo, el viejo tálero devenido dólar, ya ni siquiera necesitan verme debido al uso de las nuevas tecnologías de la información y pueden ocultar sin rubor sus ganancias en los paraísos fiscales, que a la mayoría es lo que les interesa. El mundo es un casino y sus fichas son cada vez más secretas, así como sus jugadores.

II

Uno de mis vecinos del sur del continente tenía fuertes desequilibrios externos, devaluaciones y procesos inflacionarios, El Club del Dólar, que habíamos creado, obró en consecuencia. Logró endeudarlo fuertemente, sobretodo cuando los gobernaban unos militares que tenían hojas de afeitar en vez de dedos y con ellas les cortaban la cabeza a sus opositores. Querían yugular de golpe la inflación disminuyendo un 40 por ciento los salarios y tomando otras medidas de ajuste, pero no pudieron bajar el proceso inflacionario de los tres dígitos, mientras quebraban negocios e industrias, aumentaba la pobreza y se iniciaba una hiperinflación larvada que luego cobró todo su ímpetu en gobiernos posteriores. Se reorganizó el sistema financiero a favor de los bancos con tasas de interés altísimas y se incentivó la fuga de capitales con una tablita cambiaria. La deuda que tomó su país equivalía prácticamente al monto de esa fuga. La historia siguió con gobiernos de origen democrático, cuando algunos pseudo economistas convencieron a sus dirigentes que la inflación y la deuda se eliminarían empardando sus pesos en lo que ellos llamaron el uno a uno.Imagen relacionada

Quisieron que valiéramos igual, pero yo valía mucho más y entraron en una crisis profunda en 2001. Algunos pregonaban que era preferible que los gobernaran económicamente desde el exterior porque eran incapaces de hacerlo ellos mismos. Fue entonces que una tribu de ideas extravagantes se hizo del poder y nos pudieron hostigar por un rato, pero gracias al apoyo de los grandes medios de información, fuimos convenciendo a muchos que las cosas debían cambiar, que no podían vivir desendeudados porque nos estaban perjudicando. Del servicio de su deuda vivimos nosotros, sus mejores amigos. Especialmente nos siguió una gran parte de sectores medios y altos de la población, que como los aztecas adoran los dioses extranjeros, se llamen Hernán Cortés o George Washington.

Ya se había permitido que la compraventa de sus inmuebles y otros bienes se hiciera en mis propios billetes. Pero en cuanto les permiten comprarme libremente me secuestran y sacan del país poniendo en peligro la posible devolución futura de su deuda, lo que devalúa el peso e incrementa el proceso inflacionario. La inyección de pesos en el mercado cuando las autoridades les venden bonos acentúa ese círculo vicioso y todos corren sin parar para no perder el tren de sus negocios. Deberíamos instalar allí una fábrica de billetes verdes con mi nombre y el rostro de Washington en el anverso, pero con la famosa foto del Tío Sam llamando a reclutar soldados para nuestras guerras en el reverso. Un compromiso que deberían firmar para poder comprarme.

* Profesor emérito de la Universidad de Buenos Aires.

Comment on this Article:







*

Plantídoto

Latinoamérica

Ser potencia agrícola deteriora la alimentación en Brasil

  Mario Osava-IPS| Brasil está entre los mayores productores y exportadores agrícolas del …

Política fiscal y deuda pública en América Latina y el Caribe: Unas políticas ortodoxas asfixiantes.

John Freddy Gómez , Camila Andrea Galindo| La más reciente publicación de la …

Muchas muertes y poca tierra ha dejado la ley de restitución en Colombia

Bibiana Ramírez-Prensa Rural| Uno de los mayores problemas en Colombia sigue siendo la …

Análisis de la estrategia del Uruguay para su inserción comercial a nivel internacional

   Roberto Chiazzaro|  La crisis del petróleo acaecida a mediados de los años …

Cómo se reparte la torta del campo uruguayo

Global

Abolir una injusticia flagrante: el trabajo infantil

Eduardo Camin| Es común que en el tratamiento de temas que tengan que …

El tabaco sigue matando, las transnacionales tabacaleras siguen lucrando

Sergio Ferrari|  Si bien el consumo del tabaco cayó significativamente en el mundo …

El “socialismo de mercado” chino

  Alejandro Teitelbaum| En China actual coexisten individuos supermillonarios y centros urbanos y …

Eudald Carbonell: La revolución tecnológica se cobrará 1.000 millones de vidas en 20 años/ Revolución verde

Irene Hernández Velazco| Este reputado paleontólogo codirige desde 1991 el yacimiento de Atapuerca. …

Ecología

Empresas asesinas en la Amazonia: la impunidad de los ricos

Eduardo Camin| Es negro el cielo, y las camisas tendidas en el alambre …

Ser potencia agrícola deteriora la alimentación en Brasil

  Mario Osava-IPS| Brasil está entre los mayores productores y exportadores agrícolas del …

La UE acuerda que el 32% de energía sea renovable en 2030 y prohíbe el ‘impuesto al sol’

Lucía Villa-Público.es| El Parlamento Europeo, la Comisión y los 28 Estados miembros llegaron …

Piratas (de la geoingeniería marina) en el Pacífico

Silvia Ribeiro| Los piratas de la geoingeniería marina no se rinden. Aunque la …

Energía

Empresas asesinas en la Amazonia: la impunidad de los ricos

Eduardo Camin| Es negro el cielo, y las camisas tendidas en el alambre …

La UE acuerda que el 32% de energía sea renovable en 2030 y prohíbe el ‘impuesto al sol’

Lucía Villa-Público.es| El Parlamento Europeo, la Comisión y los 28 Estados miembros llegaron …

China genera energía en Argentina y también genera debate

Daniel Gutman-IPS| Como en otros países de América Latina, en los últimos años …

Venezuela: Política petrolera a la manera de los músicos del ¨Titanic¨

 Carlos Mendoza Potellá|“Mitos y realidades de la industria petrolera venezolana” fue el título …

Documentos

La salida del capitalismo al fallar el intento de salir de la crisis capitalista

  Wim Dierckxsens, Walter Formento, Andrés Piqueras| La actual crisis mundial del capital …

Recomendaciones para atender la coyuntura económica y marcar un nuevo rumbo de la economía

Movimiento de trabajadoras y trabajadores del Banco Central de Venezuela| El presidente Nicolás …

Comercio electrónico, futuro del trabajo y su impacto en las mujeres

Sofia Scasserra| A veces el debate en torno al futuro del trabajo se …

Cepal: La inefciencia de la desigualdad

Cepal| El reciente trabajo de investigación que la Cepal ha presentado en la …

Biblioteca

CLACSO: El vuelo del Fénix. El Capital, lecturas críticas a 150 años de su publicación

¿A 150 años de cuál obra?, se pregunta Roger Landa, el compliador de “EL VUELO DEL FÉNIX/ El Capital: Lecturas críticas a 150 años de su publicación (1867-2017), en la introducción -Das Kapital en sus 150 años (1867-2017)- de esta publicación del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) En el …

BNDES, Grupos Económicos, Sector Público y Sociedad Civil

El libro recién lanzado sobre el Banco Nacional de Desarrollo del Brasil, BNDES, Grupos Econômicos, Setor Público e Sociedade Civil tiene su foco en el período 2003-2014. Se trata de una investigación de varios años que hicieron economistas, geógrafos y sociólogos que trabajan en diferentes universidades de Brasil. BNDES_grupos_economicos_sociedade_civil    

Teoría de la Dependencia| Una revalorización del pensamiento de Marini para el Siglo XXI

El presente ensayo de Adrián Sotelo Valencia -sociólogo, investigador del Centro de Estudios Latinoamericanos (CELA) de la FCPyS de la UNAM, México- tiene por objetivo evaluar y validar la vigencia de la teoría marxista de la dependencia (TMD) para el siglo XXI en la perspectiva del pensamiento de Ruy Mauro …

Teitelbaum: El colapso del progresismo y el desvarío de las izquierdas

El problema que aborda el autor en este libro es el del colapso del progresismo. Pero no limitado a América Latina. En su argumentación Teitelbaum cambia el orden habitual: después del fin de las ilusiones progresistas que terminaron en un colapso, –y cuando debería haber una respuesta de la izquierda–, ésta está totalmente …

La Internacional del Capital Financiero

Hegemonía monetaria: el costo de la transición

Alejandro Nadal| Antes de aclarar una mañana de julio 1974, en la base …

Argentina: Volver al pasado

Pedro Biscay| A principio de año, el Ministro de Finanzas Luis Caputo logró …

Piratas siglo XXI Los destinos favoritos de los evasores y delincuentes

Rodolfo Bejarano Bernal| Los destinos favoritos de los evasores y delincuentes son Bahamas, …

Consecuencias del fallo de Griesa en el endeudamiento latinoamericano

Guillermo Oglietti| Un vicio fundacional de nuestras repúblicas latinoamericanas ha sido la predisposición …

Ecuador: ¿Y la corrupción contra el fisco?

Juan J. Paz y Miño Cepeda| El capitalismo es una especie de telón …

Éric Toussaint: «América Latina en el ciclo infernal de la deuda desde hace 200 años»

Marie Charrel-Le Monde| Éric Toussaint es doctor en ciencias políticas y portavoz del …

MARX HA VUELTO: El mercado y las crisis

MARX HA VUELTO: Burgueses y proletarios

CAPITALISMO: Keynes vs. Hayek, ¿una pelea amañada?

Debate

El negocio del endeudamiento, riquezas para unos pocos y pobreza para el pueblo argentino

Horacio Rovelli| La deuda siempre fue el mecanismo preferido de dominación.  En nuestro …

Entre las tasas de crecimiento y el deterioro de la calidad de vida

Eduardo Camín| Un documento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) dado a conocer …

Desafíos estratégicos que impone la cuarta revolución industrial

Mario Ramón Duarte| Cuando queremos detenernos a pensar solo por un momento las …

Teoría macroeconómica: la bisagra y la hegemonía neoclásica

Alejandro Nadal| En los años anteriores a la crisis financiera de 2008 parecía …

Venezuela

Recomendaciones para atender la coyuntura económica y marcar un nuevo rumbo de la economía

Movimiento de trabajadoras y trabajadores del Banco Central de Venezuela| El presidente Nicolás …

Venezuela: Política petrolera a la manera de los músicos del ¨Titanic¨

 Carlos Mendoza Potellá|“Mitos y realidades de la industria petrolera venezolana” fue el título …

Venezuela: Salarios y precios en dólares: ¿igual a ganar más?

Luis Salas-15yultimo| La única propuesta económica del candidato oposicionista Henry Falcón, obró un …

Venezuela: ¿Cuánto dinero cuesta un desalojo campesino?

 Marco Teruggi| ¿Cuánto dinero hace falta para mover los hilos necesarios a un …

Opinión

Confesiones secretas del dólar (un cuento moral)

Mario Rapoport| Me consideran el tipo más universal del planeta, aunque en verdad …

Trump, ¿guerra económica mundial?

John Saxe-Fernández- La Jornada|El torrente imperialista de la unilateralidad bélica post 11/S y …

El Fondo no cambia, cambió la Argentina

Pedro Brieger|El martes 8 de mayo el ministro de Finanzas Nicolás Dujovne planteó …

Agroecología: nuevo paradigma agroalimentario

Crispim Moreira| El actual sistema agroalimentario es insostenible. Nunca lograremos el reto de …

Entrevistas

Eric Toussaint: “Macri necesita de ese crédito del FMI para seguir pagando la deuda”

 Sergio Ferrari| Luego de más de una década de “distanciamiento” oficial, el gobierno …

David Graeber: La sociedad de los empleos de mierda

Eric Allen sido, el Vice | En 1930, el economista británico John Maynard …

Eleonora Forenza :El TLC Mercosur-UE atenta contra la equidad de género, en favor de las grandes corporaciones

Jorge Marchini| Eleonora Forenza, eurodiputada italiana del Grupo GUE/NGL, la izquierda en el …

Rosa Marques: “En Brasil recrudeció la represión y vulneración a los derechos”

Jorge Marchini| Rosa Maria Marques, es profesora titular del Departamento de Economía y …

Temas

Argentina, en picada hasta el Fondo

Claudio Katz|La crisis ya devoró a tres estrellas del “mejor equipo de los …

Las rabietas de Trump y la economía mundial

  Michael Roberts| La reunión del G7 en Quebec, Canadá, fue un hito …

Argentina: Lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no nace

Horacio Rovelli| El principal problema que tiene Argentina es su clase dominante, parasitaria …

Contraataca China ante más aranceles (por 50 mil millones de dólares) de Trump

  El gobierno de Donald Trump anunció aranceles de 25 por ciento sobre …

Blogs

El Banco Central de Venezuela y la Ley de Gresham

Luis Salas Rodríguez| El problema de las llamadas leyes de la economía es …

Sin mercado interno no hay paraíso

Luis Salas Rodríguez |A mediados del año pasado, concretamente el 24 de agosto, …

Pedagogía del especulado: Los ajuste de precio … ¿y la demanda?

Luis Salas| En días pasados en este mismo portal, en un excelente artículo …

Pedagogía del Especulado: Nicolás Copérnico, el bolívar y el principio de autoridad monetaria

Luis Salas| Nicolás Copérnico, como otros hombres y mujeres del Renacimiento, fue lo …

Noticias

Los BRICS valoran la idea de una criptomoneda alternativa al dólar

Grigory Sysoev-Sputnik| El grupo formado por Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica …

En el Banco Central argentino está prohibido discrepar

  Rubén Armendariz-CLAE|El Poder Ejecutivo dispuso remover al director del Banco Central de …

La mayoría de los adolescentes argentinos vive en la pobreza

 Rubén Armendáriz| Al menos uno de cada dos adolescentes es pobre: la incidencia …

Carlos Slim: Pérdida de empleos y hartazgo social, efectos de la revolución tecnológica

La rápida transformación que genera la revolución tecnológica ha provocado que empresas estén …

Enrique García: “Es momento de repensar la integración regional en Latinoamérica”

Veterano de muchas crisis, el boliviano Enrique García está a punto de terminar …

Ford anula inversión en nueva planta en México tras críticas de Trump

TdC|La automotora trasnacional Ford Motors anunció el 3 de enero que decidió cancelar …

ESPECIAL: TEORÍA DE LA DEPENDENCIA

El ciclo dependiente cuarenta años después

Claudio Katz| La teoría de la dependencia afronta …

Theotonio dos Santos y la moda en los intelectuales

Enrique Dussel| Se nos ha ido un gran …

Pensamiento crítico

La estrategia del capital

Beatriz Stolowicz| Las reflexiones que voy a compartir con ustedes las presento en mi condición de latinoamericanista, de profesión y de corazón. La coyuntura en la que me coloco es la regional, marcada por crisis políticas y derrotas electorales que desde diciembre de 2015 se suceden en Argentina, Brasil, Bolivia, …

Beatriz Stolowicz: Desenmascarar las estrategias del capital

  Gabriel Delacoste-Brecha| De visita en Montevideo, presentó los resultados de sus últimas investigaciones plasmadas en su último libro, “El misterio del posneoliberalismo”. El segundo tomo, “La estrategia para América Latina”, recientemente publicado en Colombia, narra el accionar del capital y de los sectores dominantes en esta región, haciendo una …