Home » Global » Currently Reading:

El panóptico digital

abril 23, 2018 Global No Comments

Nieves y Miro Fuenzalida| Facebook es la vitrina al narcisismo humano con sus amistades definidas por algoritmos, por la idolatría de las imágenes, el exhibicionismo patético y el robotismo de los “likes”. Una parodia de la amistad, la comprensión y los sentimientos compartidos. Lo cierto es que no se necesita ser un genio para saber que desde hace mucho tiempo Facebook explota económicamente la privacidad y que es un vehículo de vigilancia al servicio de los aparatos de seguridad.

Una concentración de fotos personales, hábitos, actividades, itinerarios, etc., gratuita y voluntariamente proporcionados en un sistema altamente centralizado,¡que mejor!. Los servicios de inteligencia no necesitan meter las manos directamente en Facebook porque los archivos son públicos. Según un exagente de la CIA la agencia ha venido usando Facebook desde el 2006 como una herramienta de reclutamiento para servicios clandestinos, entre otras cosas. Lo que es sorprendente es que, a propósito del escándalo de Cambridge Analytica, la gente se sorprenda que otras agencias usen los datos de Facebook para manipular las conductas políticas y consumistas.

A finales del siglo pasado  se vio entusiastamente a la red digital como un ejercicio de libertad y movilidad ilimitada. Hoy día lo menos que uno podría decir es que el entusiasmo inicial fue demasiado prematuro y la libertad que traía ha dado paso al control y vigilancia total. Como dice el filosofo coreano-alemán Byung-Chu Han en lugar del panóptico disciplinario hoy nos encontramos con el panóptico digital que es mucho mas eficiente.

Aquí la entrega de datos no ocurre por coacción, sino por una necesidad interna, por un desnudamiento voluntario. La gente sube a la red todo tipo de información sin saber quien, ni que, ni cuando, ni en que lugar se sabe de uno. Un nuevo instrumento psicopolítico que permite lograr un conocimiento integral de la dinámica que acompaña a la sociedad de la comunicación.

Para controlar a la población el Estado ha venido desarrollando aparatos ideológicos mucho más sutiles que la pura fuerza bruta. Uno de los más recientes, según Foucault, ha sido el poder disciplinario o sistema de normas que surge en la sociedad industrial para ajustar el cuerpo a la producción mecánica. Las disciplinas son los métodos que permiten el control minucioso de las operaciones del cuerpo con el fin de garantizar la sujeción constante de sus fuerzas e imponer una relación de docilidad y utilidad.

En otras palabras, un poder normativo compuesto de preceptos y prohibiciones que elimina desviaciones o anomalías y que opera sobre el cuerpo y la mente para crear sujetos obedientes. La fábrica, la cárcel, el colegio, el hospital, el cuartel, la oficina, son los lugares disciplinarios típicos de la sociedad industrial. Dentro de este marco la biopolítica es la que se ocupa de la reproducción, las tasas de natalidad y mortalidad, los niveles de salud y la esperanza de vida que se convierten en objetos de control y regulación.

En el régimen neoliberal estas técnicas son totalmente inadecuadas y no describen lo que actualmente ocurre. La biopolítica, que se sirve de las estadísticas de la población, no tiene acceso a la psique. La demografía no es una psicografía. Y ésta es la diferencia con el Big Data que posibilita la construcción y explotación del psicodrama individual y colectivo. Un conocimiento de dominación que permite intervenir en la psique y condicionarla a un nivel prerreflexivo. Aquí es donde se produce el giro de la biopolítica a la psicopolítica, del disciplinamiento corporal a la optimización mental. El neoliberalismo no se ocupa primariamente de lo biológico, corporal o somático. Su interés está en la psique porque es allí donde encuentra una nueva forma de producción capitalista inmaterial e incorpórea, como son la información y los programas. La psicopolítico, a diferencia de la biopolítica, es capaz de llegar a los procesos psíquicos de manera mucho mas rápida, segura y eficaz.

Según su lema, en el régimen neoliberal el individuo es empresario de sí mismo… ¿realmente? En la práctica, lo que realmente vemos es al individuo que se transforma en un sujeto que se explota a sí mismo en forma voluntaria. Ésta es la magia del sistema. El poder, en lugar de apoderarse directamente del individuo, opera sutilmente para que él mismo reproduzca el estado de dominación que interpreta como libertad. La entrega de datos, por ejemplo, no sucede por coacción, sino por una necesidad interna. Finalmente, la libertad y la explotación llegan a coincidir plenamente.

El viejo poder disciplinario constreñía de forma violenta con preceptos y prohibiciones en contraste con el panóptico digital, que es más seductor que represor y, en lugar de operar en contra de la voluntad de los sujetos, dirige esa voluntad en su favor. No impone silencio, sino que exige compartir, participar y comunicar nuestras opiniones, necesidades, deseos y preferencias que luego se traducen en datos. Una técnica de poder que, en lugar de negar la libertad, la explota y rediseña. La decisión libre ahora se transforma en la libre elección entre distintas ofertas… “me gusta”, “no me gusta”.

En el capitalismo del consumo se venden significados y valores emotivos. El sistema neoliberal usa las emociones para estimular la producción y el rendimiento. La racionalidad, que fue el medio típico de la sociedad industrial, se considera ahora demasiado rígida e inflexible y en su lugar la sociedad de la información prefiere la emocionalidad y el libre despliegue de la personalidad. Lo propio de la racionalidad es la objetividad, la generalidad y la permanencia a diferencia de la emocionalidad que es subjetiva, situacional y variable.

La economía neoliberal, en beneficio del incremento de la producción, diseña e impulsa la emocionalización del proceso productivo y la inestabilidad y destrucción de la continuidad. La manipulación de las emociones en esta nueva economía sirve para estimular la compra y generar nuevas necesidades. Las emociones reguladas por el sistema límbico, que es la sede de los impulsos, son el fundamento energético de la acción que operan en un nivel prerreflexivo, semi-inconsciente. Es en este nivel somático donde la psicopolítica neoliberal opera a través del Big Data para influir en nuestras acciones, sin que nos demos cuenta.

Según la convención prevalente, especialmente en la comunidad cibernética, el dataismo inaugura una segunda Ilustración. En la primera, la estadística liberó el pensamiento de la mitología. Según Voltaire la estadística significaba ilustración, un conocimiento objetivo fundamentado por números y movido por números, opuesto a la narración mitológica. En la segunda Ilustración los datos pasan a ser el lente transparente y confiable y todo debe ser convertido en datos e información para liberar el conocimiento de toda ideología. ¿Cierto?

No. No exactamente, porque la pretensión de superar la ideología es en sí misma una ideología. El Big Data supone liberar el conocimiento de toda traza subjetiva y de toda intuición que, en última instancia, solo suple la falta de datos objetivos. En situaciones complejas, según el datismo, la intuición es ciega y la teoría cae bajo la sospecha de ser una ideología. Si tenemos los datos la teoría sobra; olvida la lingüística, la sociología, la ontología y la sicología. La cuestión no es porqué la gente hace lo que hace, sino que la gente lo hace y  podemos seguir y medir lo que hace con una fidelidad sin precedentes. Si tenemos suficientes datos, ellos hablan por si mismos.

El problema es que, si recordamos la primera Ilustración, la razón desplazó la imaginación, la corporalidad y el deseo con resultados bastante problemáticos. La misma dialéctica, según B. C. Han, amenaza la segunda Ilustración que favorece los datos, la información y la transparencia generando una nueva forma de violencia. La Ilustración que surgió para eliminar los mitos, acabó enredada en la mitología. En virtud de la misma dialéctica, la segunda Ilustración, que se opone a la ideología, acaba convirtiéndose en una ideología. Incluso en una “barbarie de los datos”.

Si miramos bien, tendríamos que decir que los números y los datos no son narrativos, sino aditivos. Y esto es bien importante, porque el sentido radica en una narración. ¿Qué pasa, por ejemplo, cuando la simismidad del individuo se reduce a algo puramente cuantificable? Obviamente no responde a la más importante pregunta: ¿quien soy yo?

Los datos y los números, por muy exactos que sean, no proporcionan el autoconocimiento, no cuentan nada sobre el yo. El dataismo no tiene nada que decir sobre esto porque, en el fondo, es una técnica de control que busca estabilizar y reproducir el sistema dominante por medio de una propagación y control psicológico. Cada palabra, cada búsqueda, cada hábito, cada clic que hacemos se registra reproduciendo toda nuestra vida en la red. Los datos se recopilan, se compran y se interrelacionan para generar perfiles que proporcionan una visión sobre la vida privada de cada uno. Una memoria digital total en la que todos estamos atrapados.

En la biopolítica no había acceso a la psique. En la psicopolítica digital el Big Data es capaz de hacer legibles incluso los deseos de los que nosotros mismos no somos conscientes, de proporcionar acceso al reino inconsciente de nuestras acciones e inclinaciones. Visto de este modo, es posible una psicopolítica que pueda intervenir y explotar lo profundo de nuestra psique y poner de manifiesto patrones de conductas colectivas que permitan el acceso al inconsciente colectivo. A esta altura, la psicopolítica digital es capaz de apoderarse del comportamiento de las masas a un nivel que escapa a la conciencia. Cambridge Analytica es sólo un ejemplo de lo que ocurre.

La estadística fue el Big Data del siglo XVIII:  contar, medir y comparar todo. El Romanticismo de la época fue la resistencia a la razón estadística, la aversión hacia la media y la normalidad. A lo estadísticamente probable opuso lo singular, lo improbable, lo repentino, lo raro, lo extremo. Nietzsche preguntaba “¿cómo se entiende que la estadística muestra la existencia de leyes históricas? ¿Leyes? Lo cierto es que demuestra cuán vulgar y repugnantemente uniforme es la masa”. A lo que aquí apuntaba Nietzsche es que los números estadísticos solo prueban que los humanos somos animales gregarios y que con el tiempo aumentamos en igualdad. ¿No es esta uniformización la que caracteriza a la actual sociedad de la información?

Algo siempre escapa a la somnolencia de la horda. A la violencia del consenso, a la convención inflexible del neoliberalismo se opone el hereje. La otredad y la extrañeza perturba la comunicación de lo igual. El hereje es el que se libera de la coacción de la conformidad, el que resiste la dictadura del consenso y la vigilancia total. El que se niega a ser una mercancía en Facebook y, en su lugar, construye espacios libres en los que sea posible cultivar lo diferente.

Comment on this Article:







*

Plantídoto

Latinoamérica

México frente a la Cuarta Revolución Industrial

Napoleón Gómez Urrutia| La industria de la transformación está experimentando una revolución de …

Las violaciones de la transnacional Glencore, y el diálogo social sugerido por la OIT

Eduardo Camín| La globalización poco a poco conduce a que la economía mundial …

Ser potencia agrícola deteriora la alimentación en Brasil

  Mario Osava-IPS| Brasil está entre los mayores productores y exportadores agrícolas del …

Política fiscal y deuda pública en América Latina y el Caribe: Unas políticas ortodoxas asfixiantes.

John Freddy Gómez , Camila Andrea Galindo| La más reciente publicación de la …

Cómo se reparte la torta del campo uruguayo

Global

Futuro del trabajo basado en producción y empleo sostenibles: ¿las cooperativas?

Eduardo Camin|Cada año, el primer sábado de julio, la comunidad internacional celebra el …

Trabajo y empleo en el sector de la prestación de cuidados para el futuro del trabajo

Eduardo Camín| Sin que se advierta demasiado, se está deslizando en la realidad …

Fin del G7, fin de la OTAN, ¿Fin del unipolarismo occidental?

Wim Dierckxsens, Walter Formento| Desde el fin de la guerra fría, con la …

Abolir una injusticia flagrante: el trabajo infantil

Eduardo Camin| Es común que en el tratamiento de temas que tengan que …

Ecología

No solo de agua vive el agro uruguayo: impactos de la aplicación de la nueva Ley de Riego sobre el suelo

Anahit Aharonian, Carlos Céspedes, Claudia Piccini| El pasado mes de octubre de 2017 y …

Cibiogem y el negocio de los mosquitos transgénicos

Silvia Ribeiro| Les urgía. Ante la inminencia del cambio de autoridades, la Comisión …

La farsa del “arroz dorado” transgénico

Silvia Ribeiro| La FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos) de Estados Unidos, acaba …

Empresas asesinas en la Amazonia: la impunidad de los ricos

Eduardo Camin| Es negro el cielo, y las camisas tendidas en el alambre …

Energía

Energía en Latinoamérica: cada vez menos para más personas

Demián Morassi, Erasmo Calzadilla y Aníbal Hernández| Por cuarto año presentamos nuestra revisión …

Crónica de una muerte anunciada: La desactivación del Plan Nuclear argentino

  Instituto de Energía Scalabrini Ortiz|En el día de la Energía Atómica y …

Empresas asesinas en la Amazonia: la impunidad de los ricos

Eduardo Camin| Es negro el cielo, y las camisas tendidas en el alambre …

La UE acuerda que el 32% de energía sea renovable en 2030 y prohíbe el ‘impuesto al sol’

Lucía Villa-Público.es| El Parlamento Europeo, la Comisión y los 28 Estados miembros llegaron …

Documentos

El sueño hemisférico

Ana Esther Ceceña, David Barrios| Los meses turbulentos que precedieron las elecciones venezolanas …

De las “ciencias económicas” a la posteconomía: Reflexiones sobre el sin-rumbo de la economía

Alberto Acosta-John Cajas Guijarro| En el presente artículo reflexionamos sobre varios problemas de …

Argentina: El modelo económico insustentable sigue tocando Fondo

EPPA| La fuerte revalorización del dólar en nuestra economía es parte de una …

La salida del capitalismo al fallar el intento de salir de la crisis capitalista

  Wim Dierckxsens, Walter Formento, Andrés Piqueras| La actual crisis mundial del capital …

Biblioteca

De las “ciencias económicas” a la posteconomía: Reflexiones sobre el sin-rumbo de la economía

Alberto Acosta-John Cajas Guijarro| En el presente artículo reflexionamos sobre varios problemas de las -mal llamadas- “ciencias económicas”. Partimos de las múltiples dimensiones concretas de la crisis civilizatoria del capital, frente a la cual las “ciencias económicas” -en tanto cómplices del sistema- no han dado respuestas pues están atrapadas en …

CLACSO: El vuelo del Fénix. El Capital, lecturas críticas a 150 años de su publicación

¿A 150 años de cuál obra?, se pregunta Roger Landa, el compliador de “EL VUELO DEL FÉNIX/ El Capital: Lecturas críticas a 150 años de su publicación (1867-2017), en la introducción -Das Kapital en sus 150 años (1867-2017)- de esta publicación del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) En el …

BNDES, Grupos Económicos, Sector Público y Sociedad Civil

El libro recién lanzado sobre el Banco Nacional de Desarrollo del Brasil, BNDES, Grupos Econômicos, Setor Público e Sociedade Civil tiene su foco en el período 2003-2014. Se trata de una investigación de varios años que hicieron economistas, geógrafos y sociólogos que trabajan en diferentes universidades de Brasil. BNDES_grupos_economicos_sociedade_civil    

Teoría de la Dependencia| Una revalorización del pensamiento de Marini para el Siglo XXI

El presente ensayo de Adrián Sotelo Valencia -sociólogo, investigador del Centro de Estudios Latinoamericanos (CELA) de la FCPyS de la UNAM, México- tiene por objetivo evaluar y validar la vigencia de la teoría marxista de la dependencia (TMD) para el siglo XXI en la perspectiva del pensamiento de Ruy Mauro …

La Internacional del Capital Financiero

Trump lanza guerra autodestructiva contra Beijing

Ulises Noyola Rodríguez| La guerra comercial entre Estados Unidos y China se ha …

Hegemonía monetaria: el costo de la transición

Alejandro Nadal| Antes de aclarar una mañana de julio 1974, en la base …

Argentina: Volver al pasado

Pedro Biscay| A principio de año, el Ministro de Finanzas Luis Caputo logró …

Piratas siglo XXI Los destinos favoritos de los evasores y delincuentes

Rodolfo Bejarano Bernal| Los destinos favoritos de los evasores y delincuentes son Bahamas, …

Consecuencias del fallo de Griesa en el endeudamiento latinoamericano

Guillermo Oglietti| Un vicio fundacional de nuestras repúblicas latinoamericanas ha sido la predisposición …

Ecuador: ¿Y la corrupción contra el fisco?

Juan J. Paz y Miño Cepeda| El capitalismo es una especie de telón …

MARX HA VUELTO: El mercado y las crisis

MARX HA VUELTO: Burgueses y proletarios

CAPITALISMO: Keynes vs. Hayek, ¿una pelea amañada?

Debate

Deuda y guerra comercial: Hacia un nuevo capítulo de la crisis económica mundial

Carlos Carcione|La crisis financiera argentina, que continúa a pesar del auxilio del FMI, …

El negocio del endeudamiento, riquezas para unos pocos y pobreza para el pueblo argentino

Horacio Rovelli| La deuda siempre fue el mecanismo preferido de dominación.  En nuestro …

Entre las tasas de crecimiento y el deterioro de la calidad de vida

Eduardo Camín| Un documento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) dado a conocer …

Desafíos estratégicos que impone la cuarta revolución industrial

Mario Ramón Duarte| Cuando queremos detenernos a pensar solo por un momento las …

Venezuela

Recomendaciones para atender la coyuntura económica y marcar un nuevo rumbo de la economía

Movimiento de trabajadoras y trabajadores del Banco Central de Venezuela| El presidente Nicolás …

Venezuela: Política petrolera a la manera de los músicos del ¨Titanic¨

 Carlos Mendoza Potellá|“Mitos y realidades de la industria petrolera venezolana” fue el título …

Venezuela: Salarios y precios en dólares: ¿igual a ganar más?

Luis Salas-15yultimo| La única propuesta económica del candidato oposicionista Henry Falcón, obró un …

Venezuela: ¿Cuánto dinero cuesta un desalojo campesino?

 Marco Teruggi| ¿Cuánto dinero hace falta para mover los hilos necesarios a un …

Opinión

Confesiones secretas del dólar (un cuento moral)

Mario Rapoport| Me consideran el tipo más universal del planeta, aunque en verdad …

Trump, ¿guerra económica mundial?

John Saxe-Fernández- La Jornada|El torrente imperialista de la unilateralidad bélica post 11/S y …

El Fondo no cambia, cambió la Argentina

Pedro Brieger|El martes 8 de mayo el ministro de Finanzas Nicolás Dujovne planteó …

Agroecología: nuevo paradigma agroalimentario

Crispim Moreira| El actual sistema agroalimentario es insostenible. Nunca lograremos el reto de …

Entrevistas

Eric Toussaint: “Macri necesita de ese crédito del FMI para seguir pagando la deuda”

 Sergio Ferrari| Luego de más de una década de “distanciamiento” oficial, el gobierno …

David Graeber: La sociedad de los empleos de mierda

Eric Allen sido, el Vice | En 1930, el economista británico John Maynard …

Eleonora Forenza :El TLC Mercosur-UE atenta contra la equidad de género, en favor de las grandes corporaciones

Jorge Marchini| Eleonora Forenza, eurodiputada italiana del Grupo GUE/NGL, la izquierda en el …

Rosa Marques: “En Brasil recrudeció la represión y vulneración a los derechos”

Jorge Marchini| Rosa Maria Marques, es profesora titular del Departamento de Economía y …

Temas

Pymes argentinas exigen la suspensión de las negociaciones de TLC, en especial con la UE

Rodolfo Koé Gutiérrez| Los pequeños y medianos empresarios argentinos se declararon en alerta …

Ahora,la suspensión del monotributo social agropecuario en Argentina

Alberto Gandulfo| Mientras avanza la crítica situación económica en la Argentina ,en estos …

La empresa estatal en Cuba: ¿Nace una estrella constitucional?

  Pedro Monreal| El anteproyecto de una reformada Constitución cubana incorpora la empresa …

Molesto por aranceles de represalia, EEUU demandó a China, la UE y México ante la OMC

Estados Unidos presentó demandas separadas ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) contra …

Blogs

El Banco Central de Venezuela y la Ley de Gresham

Luis Salas Rodríguez| El problema de las llamadas leyes de la economía es …

Sin mercado interno no hay paraíso

Luis Salas Rodríguez |A mediados del año pasado, concretamente el 24 de agosto, …

Pedagogía del especulado: Los ajuste de precio … ¿y la demanda?

Luis Salas| En días pasados en este mismo portal, en un excelente artículo …

Pedagogía del Especulado: Nicolás Copérnico, el bolívar y el principio de autoridad monetaria

Luis Salas| Nicolás Copérnico, como otros hombres y mujeres del Renacimiento, fue lo …

Noticias

Los BRICS valoran la idea de una criptomoneda alternativa al dólar

Grigory Sysoev-Sputnik| El grupo formado por Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica …

En el Banco Central argentino está prohibido discrepar

  Rubén Armendariz-CLAE|El Poder Ejecutivo dispuso remover al director del Banco Central de …

La mayoría de los adolescentes argentinos vive en la pobreza

 Rubén Armendáriz| Al menos uno de cada dos adolescentes es pobre: la incidencia …

Carlos Slim: Pérdida de empleos y hartazgo social, efectos de la revolución tecnológica

La rápida transformación que genera la revolución tecnológica ha provocado que empresas estén …

Enrique García: “Es momento de repensar la integración regional en Latinoamérica”

Veterano de muchas crisis, el boliviano Enrique García está a punto de terminar …

Ford anula inversión en nueva planta en México tras críticas de Trump

TdC|La automotora trasnacional Ford Motors anunció el 3 de enero que decidió cancelar …

ESPECIAL: TEORÍA DE LA DEPENDENCIA

Renovación de la teoría marxista de la dependencia o esbozo de una nueva teoría?

¿ Jaime Osorio| Nadie se opone a priori …

El ciclo dependiente cuarenta años después

Claudio Katz| La teoría de la dependencia afronta …

Pensamiento crítico

Renovación de la teoría marxista de la dependencia o esbozo de una nueva teoría?

¿ Jaime Osorio| Nadie se opone a priori a una renovación del marxismo y en particular de la teoría marxista de la dependencia (TMD). Una postura en tal sentido es propia del dogmatismo y de las creencias religiosas. Pero convocar a la idea de renovación de una teoría para tergiversar …

Walter Benjamin, marxista-libertario

Michel Löwy| Walter Benjamin ocupa un lugar único en la historia del pensamiento marxista moderno: es el primer partidario del materialismo histórico en romper radicalmente con la ideología del progreso. Su marxismo posee por ello una cualidad particular, que lo distingue de las formas dominantes y oficiales y le confiere …